0 Liked

La Gracia Para la Excelencia

(Lee Daniel 6:1-3)

 

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” En nuestro mensaje anterior vimos cómo Daniel se sobrepuso a las tormentas del cambio y siempre salió avante por la Gracia de Dios. Hoy vamos a volver a ver qué le pasó a Daniel cuando comenzó a servir a este tercer rey.

 

La Biblia dice, “Para el control eficaz de su reino, Darío consideró prudente nombrar a ciento veinte sátrapas  y tres administradores, uno de los cuales era Daniel. Estos sátrapas eran responsables ante los administradores, a fin de que los intereses del rey no se vieran afectados.  Y tanto se distinguió Daniel por sus extraordinarias cualidades administrativas, que el rey pensó en ponerlo al frente de todo el reino.” Otras traducciones dicen que Daniel tenía “un espíritu excelente.”

 

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Es posible que no seas capaz de controlar todo lo que te sucede, pero seguramente sí puedes controlar cómo reaccionas y respondes.

a) A veces le pasan cosas malas a la gente buena. Ninguno de nosotros está a salvo de los problemas.

b) Daniel enfrentó reto tras reto sin que fuera su culpa. Él no estaba haciendo nada malo.

c) Daniel no tenía el poder de controlar lo que le sucedía, pero sin duda tenía el poder de controlar sus acciones.

d) Ni una sola vez Daniel levantó sus manos en señal de derrota o desesperación. Ni una sola vez Daniel renunció, cedió o renunció. Daniel estuvo decidido a superar todos los desafíos por la gracia de Dios.

e) Daniel se enfrentó a todos los problemas, con fe, con plena confianza en Dios.

f) Huir de un problema no hará que éste desaparezca. La gracia de Dios está sobre ti para que puedas enfrentar y superar todos los desafíos que se presenten en tu ruta hacia tu destino.

 

2.  La gracia de Dios está a tu alcance para la excelencia.

a) Daniel se despertó una mañana para descubrir que él era un esclavo en Babilonia. Él no hizo nada malo, pero aun así terminó siendo un esclavo.

b) Daniel podía haber desarrollado una mentalidad de esclavo. Él podía haber dejado que le invadiera un espíritu de derrota. Pero en lugar de eso, Daniel abrazó el espíritu de la victoria de Dios.

c) Daniel no trató de sobrevivir simplemente como un esclavo. Daniel sabía que la gracia de Dios estaba sobre él para prosperarle.

d) Daniel hizo todo con un espíritu de excelencia, tanto así que fue ascendido a los puestos más altos en el reino durante el mandato de tres reyes diferentes.

e) Cuando abrazas la gracia de Dios para ser excelente, nadie será capaz de evitar que seas promovido, ascendido, que avances rápidamente y que tengas una victoria continua.

f) Si permites que el Espíritu de Dios te guíe, encontrarás que Él te guiará a hacer todo con un espíritu de excelencia que coincide con Su carácter.

g) Yo me uní al Ejército a la tierna edad de 17 años. Estoy a punto de jubilarme, 25 años después de haber alcanzado la posición más alta en mi campo. ¿Cómo? Por la gracia de Dios; abrazando Su espíritu de excelencia.

 

3.  Como embajador del cielo tú representas diariamente la excelencia.

a) Jesús nos reconcilió con Dios y Él ahora nos envía como Embajadores a reconciliar al mundo Consigo mismo (2 Corintios 5: 18-20).

b) A los creyentes en Éfeso Pablo les dijo: “Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no a los hombres” (Efesios 6: 7).

c) A los creyentes en Colosas Pablo les dijo: “Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo.” (Col 3:23).

d) Cualquier cosa que hagas, debes hacerla con un espíritu de excelencia, creyendo que lo estás haciendo para Dios y no para los hombres.

e) Puede que las personas nunca vean a Dio, pero ellos te ven a ti todos los días. Si dices que eres un Cristiano, tú eres la imagen de Dios y del cielo.

f) Cuando trabajas con un espíritu de excelencia tú estás representando a Dios y su Reino correctamente. Cualquier cosa que sea menos que eso es una “conducta impropia” de un ciudadano del cielo.

g) Cuando haces las cosas con un espíritu de excelencia, Dios recibirá la gloria y tú obtendrás los beneficios. Soy un testigo de ello.

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Tú eres un Dios excelente, gobiernas un excelente Reino, y Tú me salvaste para que sirva de una manera excelente. Yo declaro que así lo hago. Yo comienzo este día y todos los días resuelto a hacer todo lo que hago con un espíritu de excelencia. Tú eres excelente y Tu espíritu está en mí. El Espíritu Santo me da la gracia para actuar de forma excelente diariamente. La gente no Te puede ver a Ti, pero sí me pueden ver a mí todos los días, y ellos saben que Te represento. Así que voy a representarte bien. Tú me das las palabras que decir. Bendices la obra de mis manos. Me das la gracia para que trabaje con diligencia, con fidelidad y con éxito. Puede que las personas no vayan a la iglesia, pero sí van a trabajar, y se encontrarán contigo en mi trabajo a través de mí. La gente será capaz de verte a Ti y Tu excelencia en la manera en la que vivo mi vida, desempeño mis funciones y me conduzco. Soy Tu Embajador, represento al cielo todos los días, y voy a representarte bien. No porque yo sea tan bueno, sino tan sólo porque Tú eres muy bueno. Tan solo por Tu gracia. Así que aquí estoy Padre, me entrego a Ti para ser utilizado diariamente. Al comenzar este día mi mantra es: “¡El mundo verá a Jesús en mí!” Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.


¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.