0 Liked

La Gracia y la Buena Tierra

Esta mañana continuamos nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”. Hemos estado estudiando la Parábola del Sembrador durante meses. En esta ocasión quiero retomar la Parábola con un mensaje titulado, “La Gracia y la Buena Tierra.”

 

Jesús dijo:

 

“El campesino representa al que anuncia las buenas noticias.  Las semillas que cayeron en el camino representan a los que escuchan las buenas noticias, pero luego viene Satanás y hace que olviden todo lo que oyeron.

Las semillas que cayeron entre piedras representan a quienes oyen el mensaje del reino de Dios y rápidamente lo aceptan con gran alegría.  Pero como no lo entienden muy bien, la alegría les dura muy poco. Tan pronto como tienen problemas, o son maltratados por ser obedientes a Dios, se olvidan del mensaje.

Hay otros que son como las semillas que cayeron entre los espinos. Oyen el mensaje, pero no dejan que el mensaje cambie su vida. Sólo piensan en las cosas que necesitan, en cómo ganar dinero, y en cómo disfrutar de esta vida.

Finalmente, las semillas que cayeron en buena tierra representan a los que escuchan el mensaje y lo aceptan. Esas personas cambian su vida y hacen lo bueno. Son como las semillas que produjeron espigas con treinta, sesenta y hasta cien semillas.” (Marcos 4:13-20 TLA)

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Jesús nos introdujo en un período (dispensación) de la gracia.

a)  La Biblia dice: “La ley fue dada por medio de Moisés; La gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo “(Juan 1:17).

b)  No hay nada malo con la Ley de Moisés. El problema para nosotros es que es demasiado correcta. La ley de Moisés es tan santa que ninguno de nosotros podría cumplirla. La buena noticia es que Jesús la cumplió por nosotros. El Nuevo Testamento dice: “Ya no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia” (Romanos 6:14).

c)  La gracia de Dios no es obtenida, es gratuita y, en la mayoría de los casos, claramente inmerecida.

d)  Dios no nos bendice porque seamos buenos. Él nos bendice por gracia, porque Él es bueno.

 

2.  La gracia de Dios no te libera del requisito de ser buena tierra.

a)  La misma persona perfecta y sin pecado [Jesús] que nos condujo a una dispensación de la gracia habló sobre nuestra exigencia de ser buena tierra.

b)  Algunos enarbolan tanto la gracia de Dios que no ponen ningún requisito sobre sí mismos para hacer nada, y esto es una perversión del mensaje de la gracia. Jesús dejó en claro que la condición de nuestro corazón (el suelo) afectará el rendimiento de la semilla (la Palabra de Dios) en nuestras vidas. Incluso en un período de gracia, Dios espera que seamos buenos terrenos para Su semilla.

c)  No confundas el error de creer que el mensaje de la inmerecida gracia de Dios significa que no necesitas hacer nada. No, aprende de Jesús en la Parábola del Sembrador. Tú debes buscar la comprensión divina de la Palabra de Dios, debes permitir que la Palabra penetre PROFUNDAMENTE en tu vida, y debes librarte de los afanes de este mundo, del amor al dinero y de todo deseo egoísta. Si no lo haces, la Palabra no producirá cosecha en tu vida, y no será por causa de Dios o de Su gracia.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo he enfocado mi vida en este 2016. Yo abrazo tu inmerecida y maravillosa gracia. Te agradezco por amarme y por bendecirme a pesar de mí. Sin embargo, me niego a hacer de Tu gracia una excusa. Yo sé qué es lo que me mandas en Tu Palabra. Yo sé a qué me guía Tu Santo Espíritu. Declaro que soy buena tierra, que ando conforme a Tu Palabra, que mi voluntad está en harmonía con Tu voluntad, y que sigo Tus caminos. Vivo por fe, mi fe se afianza en Tu gracia, y al hacerme buena tierra, Tu Palabra produce una buena cosecha en mi vida. Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.