0 Liked
  • July 31, 2014
  • Comments are off for this post.

La Importancia de un Alma Próspera –Ejemplo: Mefiboset

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).”  Ayer examinamos el caso de Gedeón como un ejemplo de la importancia de tener un alma próspera. Hoy vamos a analizar el caso de Mefiboset.

Antes que David fuse Rey él pasó varios años huyendo como fugitivo del Rey Saul. Durante este tiempo él desarrolló una amistad fuerte con el hijo de Saúl, el Príncipe Jonatán. David y Jonatán fueron tan cercanos que hicieron un pacto entre ellos. Cuando David finalmente llegó a ser Rey, esto no fue de balde. Aunque Jonatán ya no estaba vivo, el pacto siguió.

Un día el Rey David preguntó, “¿Hay alguien de la familia de Saúl que aún siga con vida, alguien a quien pueda mostrarle bondad por amor a Jonatán?” Uno de los siervos más viejos estaba ahí y le dijo a David que a Jonatán le sobrevivía un hijo, pero que éste estaba inválido. Era una historia triste. Cuando se supo la noticia que el Rey Saúl había muerto, todo mundo se dispersó. El hijo de Jonatán, Mefiboset, estaba bajo el cuidado de una niñera. Ella tomó al niño de cinco años y corrió fuera del palacio. En su apuro ella dejó caer al pequeño Príncipe y éste quedó lisiado de ambos pies. Él fue llevado a la tierra de Galaad, en donde creció en la ciudad de Lodebar. Resulta interesante que Lodebar significa “un lugar sin prados” o “una tierra estéril.”

Tan pronto como David supo que el hijo de Jonatán estaba vivo y viviendo en Lodebar, le ordenó a sus sirvientes que lo trajeran ante él. Cuando Mefiboset, quien alguna vez vivió cómodamente en la realeza, se presentó ante el Rey David, se inclinó repetidamente, rebajándose y honrando a David. David le dijo, “Mefiboset.” “Yo soy su siervo,” le respondió. No tengas miedo,” dijo David. “mi intención es mostrarte mi bondad por lo que le prometí a tu padre Jonatán. Te daré todas las propiedades que pertenecían a tu abuelo Saúl, y comerás aquí conmigo, a la mesa del rey.”

 El Rey David le dio a Mefiboset una gran bendición, pero el antiguo Príncipe no estaba listo para recibirla, porque él ya no poseía un alma próspera. En lugar de aceptar la bendición, Mefiboset se arrodilló y dijo, “¿Quién es su siervo para que le muestre tal bondad a un perro muerto como yo?”

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos.

1.  No juzgue su futuro en base a su pasado y no deje que su pasado le detenga. Dios puede bendecirle ricamente, pero en muchas ocasiones debe SOLTAR su pasado para poder AFIANZAR su futuro.

2.  Dios no ha terminado con usted. Al igual que Mefiboset, puede que usted haya experimentado eventos desafortunados y desagradables en su vida. Pero usted sigue vivo. El hecho es que aun tiene sangre corriendo por su venas y aire fluyendo por sus pulmones como evidencia de que Dios no ha terminado con usted. Siga creyendo. Desarrolle un alma próspera. ¡Usted será más grande! Diga, “Siempre para adelante, para atrás jamás. ¡Lo mejor está aun por venir!

3.  Nunca es demasiado tarde para Dios. Aunque Mefiboset vivía en Lodebar estoy seguro que él y sus amigos recordaban los “viejos tiempos”, pensando que ya era muy tarde para que algo bueno les pasara. Pero no era demasiado tarde para que David le ofreciera un cambio a Mefiboset, y tampoco es demasiado tarde para que Dios le ofrezca un cambio a usted.

4.  Un alma próspera lo mantiene listo para recibir. Mefiboset no tenía un alma próspera y no estaba listo para cuando el vuelco llegara. Él no estaba listo mentalmente para recibir. ¿Lo está usted? Una Palabra de Dios puede cambiar cualquier situación que parezca perdida. Si Dios se le acercara hoy, listo para darle esa mejora por la cual ha estado orando tanto tiempo, estaría listo para recibirla? Si usted desarrolla un alma próspera lo estará. Un alma próspera siempre está lista para reconocer la mano de Dios y recibir Sus bendiciones por fe.

5.  Dios honrará las oraciones de sus ancestros. Mefiboset fue bendecido gracias al pacto que hizo su padre. Aunque su padre había muerto, el pacto permaneció. De la misma forma, Dios honrará las oraciones de sus padre y abuelos, ya sea que estén vivos o no. No se equivoque, nosotros muchas veces disfrutamos de bendiciones gracias a algo o alguien en su familia que dijo o hizo algo. Solo esté listo para recibir las bendiciones cuando lleguen.

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu gracia, tanto por precepto como por ejemplo. Yo estoy creciendo en gracia al crecer en el conocimento de Tu persona. Mefiboset no hizo nada para merecer o ganarse la bendición que le dio David. Todo le vino por gracia. Todo lo que Mefiboset debía hacer era recibirla. Pero le fue difícil hacerlo porque él se veía a sí mismo como un “Perro Muerto.” Yo aprendo de esta historia y me preparo para recibir de parte tuya. No importa lo que pase conmigo y no importa cuán difícil mi pasado haya sido, yo me niego a juzgar mi futuro en base a mi pasado. Yo desarrollo un alma próspera. Mi corazón está abierto a recibir. Tú y yo sabemos que hay cosas por las cuales he estado orando, que estoy creyendo para que sucedan en mi vida. Ahora mismo, por fe declaro que estoy listo para recibirlas. Tú me puedes traer bendiciones hoy. Tú puedes manifestarte por medio de un gran logro en cualquier momento. Y declaro que estoy listo. Tú puedes bendecirme, porque estoy listo para recibir la bendición con el nivel de gracia y gratitud que se requiere para mantenerme humilde. Yo no permitiré que la bendición me aleje de Quien Bendice. No importa cuánto me bendigas Padre, yo nunca llegaré a pensar que no Te necesito. Así que aquí estoy Padre, listo para recibir. YO SUELTO lo que está en mi pasado y estoy listo para AFIANZAR lo que está delante de mí. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.