0 Liked

La Parábola del Sembrador y Un Mensaje Especial

Esta mañana continuamos nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”. Hemos estado estudiando la Parábola del Sembrador durante meses. Antes de seguir con un tema nuevo, me siento guiado para hacer un resumen de lo que hemos aprendido. Este es el repaso #3.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Jesús enseñó una parábola que puso énfasis en liberar nuestros corazones de todos los distractores para que podamos recibir, entender y aplicar la Palabra de Dios. ¿Por qué Jesús puso tanto énfasis en la Palabra de Dios? Porque ella nos enseña sobre el carácter, los atributos y la naturaleza de Dios.

 

2.  Entre más conozcas la Palabra de Dios, más conocerás al Dios de la Palabra.

 

3.  El propósito de la Biblia no es para que puedas citar porciones de las Escrituras, ganar debates o sobresalir en trivialidades Bíblicas. El propósito de la Biblia es que puedas conocer a Dios.

 

4.  La Biblia no es un libro de texto para estudiar, sino un libro de vida para vivir. Cuando lees la Biblia debes pasar de la información a la aplicación.

 

5.  No debes leer la Biblia solamente para escuchar lo que Dios DIJO. No, tú lees lo que Él DIJO con la intención de escuchar lo que Él te está DICIENDO hoy.

 

6.  Entre más Palabra metas en tu corazón, mejor posicionado estarás para:

a)  Escuchar lo que Dios está diciendo. Cuando condicionas tu corazón a alinearse con la Palabra de Dios, tu corazón estará en sintonía con Su voz.

b)  Discernir la voz de Dios. Muchas personas me dicen que no escuchan a Dios. Dios siempre está hablando. Somos nosotros quienes no siempre le escuchamos. Una manera rápida de saber si un pensamiento que acabas de recibir vino de Dios o no, es validarlo en relación a la Palabra. Pero si no conoces la Palabra, no tienes nada con qué comprobar.

c)  Vivir una vida agradable a Dios. Cuando llenas tu corazón con la Palabra de Dios y ésta se convierte en el fundamento de tu conducta y de tu carácter, Dios puede mirarte y decir: “Este es mi hijo amado, en quien me complazco”.

 

Hoy voy a concluir con una declaración y una oración.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo he enfocado mi vida en este 2016 al prestar atención a Tu Palabra. Entre más logro meter tu Palabra en mi corazón, más te conozco, más escucharé tu voz y más viviré una vida agradable a tus ojos. Leo lo que dijiste con la intención de escuchar lo que me estás diciendo todos los días. ¡Tú hablas, yo escucho, obedezco y gano! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

Oración por nuestra Nación: Padre, venimos a Ti en el Nombre de nuestro Señor y Tu Hijo, Jesús el Cristo. Tomamos autoridad sobre la división que afecta a nuestra nación. Tú eres el Dios de la justicia y de la recompensa. Te pedimos que Te involucres en nuestro sistema de justicia en los Estados Unidos de América. Que todo acto ilícito sea reconocido como tal. Que los agentes de policía no cometan asesinatos, sólo porque se les ha dado una placa. Que los ángeles salgan y establezcan un cerco de protección alrededor de los inocentes. Que Bendigas a las Fuerzas del Orden para que obren con prudencia. Que les des sabiduría. Que los protejas de todo daño y que los ayudes a cumplir con sus deberes de una manera que te agrade. Que traigan a la justicia a todos los criminales de una manera que sea humana y segura tanto para los criminales como para las fuerzas del orden. Y que Tu amor llegue a cada creyente, en esta temporada, para que el amor pueda superar el odio, y así Tu poder puede traer la reconciliación racial a una nación que realmente la necesita. Nuestros ojos están puetos en Ti y nuestra confianza está en Ti, Padre. Oramos esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.