0 Liked

La Prueba es Parte del Proceso

(Lee Daniel 6:26-28)

 

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” En nuestro mensaje anterior vimos cómo los detractores de Daniel fueron devorados por los mismos leones que se rehusaron a comérselo. Hoy veremos los últimos versículos del Capítulo 6.

 

La Biblia dice, “‘He decretado que en todo lugar de mi reino la gente adore y honre al Dios de Daniel. Porque él es el Dios vivo, y permanece para siempre. Su reino jamás será destruido, y su dominio jamás tendrá fin.  Él rescata y salva; hace prodigios en el cielo y maravillas en la tierra. ¡Ha salvado a Daniel de las garras de los leones!’ Fue así como Daniel prosperó durante los reinados de Darío y de Ciro el Persa.”

 

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Tengo mucho que decir acerca de este pasaje. Me tomará algunos días cubrirlo. Por hoy me voy a concentrar en que Daniel fue puesto a prueba y que salió victorioso.

 

1.  Daniel fue puesto a prueba. El foso de los leones sirvió como una prueba importante para Daniel. Él podía haber dejado que su corazón se llenara de miedo, pero él resistió a ese miedo. Él hubiera podido quejarse con Dios de esa situación, pero él resistió la tentación de quejarse. Entró en el foso de los leones confiando en Dios y él salió del foso como un hombre probado en otro nivel.

 

2.  Tú debe ser probado. Tú debe ser puesto a prueba. Tú debes MORIR A TI MISMO hasta que estés listo para convertirte en la persona que Dios te ha llamado a ser. Daniel no intentó luchar contra el león con su propia fuerza. Murió a sí mismo, confió en Dios, y Dios se aseguró que saliera bien librado.

 

3.  Todo el mundo es probado – El que pasa la prueba triunfa. Daniel tuvo que superar el foso de los leones para convertirse en la persona para la que fue llamado a ser. Sadrac, Mesac y Abed-Nego tuvieron que soportar y vencer el horno de fuego. Para Moisés fue pasar 40 años en el desierto, pensando que se había descalificado a sí mismo de su misión. Para David fue estar más de 10 años en el exilio, estando siempre en movimiento como un fugitivo. Para José fue pasar 13 años como esclavo, sirviendo a Potifar y luego en la cárcel. Para Pablo fue pasar tres años en aislamiento, aprendiendo de su pasado y preparándose para su futuro. Para Jesús fue 40 días en el desierto, ayunar y ser tentado por satanás. No sé lo que sea para ti, pero tu testimonio sin duda tiene un componente de “prueba” en él. ¡Nunca te convertirás en el hombre o la mujer que Dios te ha llamado a ser si no estás dispuesto a aceptar la gracia de Dios para enfrentar, combatir y superar cada reto que se te presente! No estoy diciendo que tienes que pasar la prueba con tu poder (ya que probablemente no puedas), pero sí estoy diciendo que SÍ PUEDES pasar la prueba por la gracia de Dios.

 

4.  El secreto está en morir a ti mismo y ceder ante Dios y Su gracia.

a) Dios te permitirá experimentar lo que tengas que experimentar con el fin de desarrollar un carácter piadoso.

b) Al llegar al punto en el que te has sometido, cuando has MUERTO A TI MISMO, cuando has menguado y ya estás listo para que Dios fluya a través de ti, entonces y sólo entonces podrás experimentar la vida para la que viniste al mundo.

c) Dios no va a competir contigo, Su fuerza sólo fluirá a través de tu debilidad.

d) Dios no está buscando la capacidad de tu mente o la fuerza de tu espalda, Él sólo busca la condición de tu corazón. El corazón de Daniel estaba bien, así que Dios pudo hacer que fuera promovido bajo los regímenes de cuatro reyes diferentes. ¿Está bien tu corazón? Cuando tu corazón está alineado con el corazón de Dios, no hay límite a lo que Dios puede hacer a través de ti. Es por eso que la prueba es importante. Las pruebas ayudan a desarrollar la condición de tu corazón.

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Por fe acepto los planes que trazaste para mí desde antes de la fundación del mundo. Por fe es que me convierto en la persona que me has llamado a ser. Mi persona se desarrolla mientras soy probado. Estoy aprendiendo a MORIR A MI MISMO para que puedas fluir libremente a través de mí. Por fe, llego al punto en el que sé que mi vida se trata de Ti, de Tus planes para mí, de Tu gracia y Tu poder. Por fe yo menguo par que Tú puedas aumentar en mí y a través de mí. Estoy listo para cualquier prueba, porque no voy a tratar de pasarla con mi fuerza, poder o capacidad. Yo pasaré cada prueba por Tu gracia. Así que aquí estoy Padre – todo lo que soy y todo lo que no soy, es todo tuyo. Yo me entrego a Ti, y te pido que me conviertas en la persona para la que me trajiste al mundo. Mi éxito no vendrá intentando más las cosas. Mi éxito vendrá en la medida en la que muera más a mí mismo. Daniel, Sadrac, Mesac, Abed-Nego, Moisés, David, Pablo, y Jesús todos tuvieron que pasar las pruebas. Sé que no estoy exonerado. Pero al igual que ellos, voy a pasar la prueba con mi fe y con Tu gracia. Y al hacerlo, al MORIR A MI MISMO, Tú fluirás a través de mí, me usarás para Tu gloria, para cumplir con Tus planes y propósitos para mi vida, y cambiarás el mundo a través de mí. No porque yo sea tan bueno, sino tan solo porque Tú lo eres … ¡sólo por Tu gracia maravillosa! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.