0 Liked
  • March 20, 2014
  • Comments are off for this post.

La Revelación de Su Declaración

Esta mañana haré algo diferente. En vez de continuar con nuestra serie, me siento guiado a hacer algo de manera diferente. El Domingo pasado mi Pastora, Cynthia Brazelton, predicó un mensaje poderoso acerca de la Importancia de Nuestras Palabras. Lo que haré hoy es simplemente compartir algunas de las joyas que recibí del mensaje de la Pastora Cynthia. Aquí las tiene:

1. Nosotros no somos únicamente hombres, somos seres Sobrenaturales y somos llamados a manifestar lo Sobrenatural en la tierra.

2. Dios le ha llamado a manifestar el cielo en la tierra. No permita que las circunstancias lo distraigan o detengan.¡Usted es Sobrenatural!

3. Las Palabras tienen peso. Dios ha puesto Su Espíritu y Su Palabra EN usted, y Él le ha enseñado, a través de Su Palabra y Su Espíritu, a decir solamente lo que usted desea que suceda. ¿Por qué? Porque la Biblia es clara con respecto a lo bueno y lo malo, alto o bajo, victoria o derrota, ¡usted solamente tiene que DECIRLO!

4. De la misma forma en la que usted puede contraer cancer por el humo de otra persona, usted se puede infectar y afectar con las palabras que otras personas dicen. ¡Ponga atención a lo que dice la gente a su ALREDEDOR!

5. El enemigo está tratando de crear un ambiente, con palabras, para destruir su vida. ¡Sin embargo, Dios le ha dado el poder de crear su propio ambiente al hablar palabras de vida!
6. Puede que usted reciba un reporte médico negativo, pero no tiene que recibirlo. Como un hijo de Dios tiene la oportunidad de buscarle a Él y recibir Su reporte. ¿A qué reporte le va a creer? ¡Como creyentes somos llamados a creer y recibir el reporte del SEÑOR!

7. En Números, capítulo 30, aprendemos que cuando alguien dice algo encima de usted, ¡si usted no dice algo acerca de eso, usted está obligado a lo que hayan dicho!

8. En Génesis capítulo 11 Dios dijo algo, y 11 veces Dios vio lo que Él había dicho. ¡Todo lo que Dios creó, Él lo creó DICIÉNDOLO! Nunca subestime el poder de sus palabras.

9. Cuando usted controla su lengua y fuerza a sus palabras a estar en sintonía con la vida para la que Dios le ha destinado, sus palabras le ayudarán a crear la vida para la que nació.

10. Ningún otro ser en este planeta es un espíritu que habla como Dios. Nosotros podemos hablar palabras como Dios las habló, para experimentar Su poder.

11. Usted puede formar, o reformar, su vida por medio de sus palabras. ¡Si no le gusta lo que está VIENDO, cambie lo que está DICIENDO!

Voy a hacer algo un poco diferente con la declaración de fe de hoy.

Yo siempre baso la declaración en las Escrituras, pero esta mañana he provisto referencias a ellas.

Declaración de Fe: Padre, yo vengo a Tí en el nombre de Jesús Tu Hijo, mi Señor. Yo declaro por fe que he sido redimido de la maldición de la ley (Gal 3:13). Yo estoy asentado en protección, preservación, prosperidad, salud, sanidad, liberación y el minsterio de los ángeles. No temeré. No hay arma que se me oponga que tenga éxito y cada lengua que se levante contra mí, Tú la condenarás, por cuanto es mi herencia (Is. 54:17).

Tú eres mi refugio en tiempo de angustia (Sal 46:1). Cuando te llamo, Tú contestas y me rescatas y Te glorifico (Sal 50:15). Nunca me dejarás ni me desampararás (Heb 13:5). Tú eres mi escudo y mi fortaleza y yo confío en Tí y solo en Tí. Tú me libras de trampas secretas y males mortales. Tú extiendes Tus alas sobre mí para mantenerme a salvo. Tú fidelidad me protege como una muralla. Ningún mal vendrá cerca de mí, y viviré una larga vida (Sal 91).

Jesús es el Apóstol y Sumo Sacerdote de mi confesión, y lo que yo declaro es la Palabra de Dios acerca de las bendiciones en mi vida (Heb 3:1). Tú me ayudas a guardar la puerta de mi boca y me has enseñado a no hablar contra Tus obras en mi vida (Sal 141:3). Yo no permito que ninguna palabra corrompida salga de mi boca, sino solo lo que es bueno, para que pueda ministrar gracia a quienes escuchan (Ef. 4:29). Yo declaro que soy acepto delante de tus ojos Señor. Yo, como José, prospero a donde quiera que vaya y en cada situación; porque Tú estás siempre conmigo. Yo recibo trato preferencial en cada situación (Gen. 39:1-6, 21). Soy bendecido y muy favorecido (Lucas 1:28). También procuro a aquellos que son bendecidos y favorecidos para poder mejorar en cada área de mi vida (Gen 30:27). ¡Tu favor puede hacer más en un minuto que el trabajo en una vida entera, y yo declaro que camino en Tu favor diariamente!

Yo procuro y vivo activamente por Tu sabiduría y, por lo tanto, soy grandemente favorecido y estimado en Tus ojos y en los ojos de los hombres (Prov. 3:1-4). Yo declaro que Tu favor me promueve y me causa a mejorar cada día (Es 2:17; Sal 75: 6, 7). Tú te agradas en la prosperidad de Tus siervos, y yo soy Tu siervo, y declaro que soy próspero (Sal 35:27). Yo prospero en cada área de mi vida: espiritualmente, físicamente, económicamente, socialmente y mentalmente (3 Jn 2). Tú me has dado el poder de tener riquezas y declaro que la abundancia y riqueza estarán en mi casa (Deut 8:18; Sal 112:3).

Yo rechazo la maldad y no sigo a los pecadores ni sus caminos. Tu Palabra me hace feliz y medito en ella de día y de noche. Yo declaro que soy como un árbol que está plantado junto a las corrientes de aguas. Este árbol tiene un fuente de agua continua que es lo que necesita para crecer y prosperar. Crece alto y fuerte. Produce mucho fruto en la temporada y siempre tiene follaje. Este árbol representa mi vida y todo aquello en lo que pongo mi mano–¡PROSPERA! (Sal 1:1-3).
¡Señor, sé conmigo, de acuerdo a Tu Palabra, Tu voluntad, y mi declaración! No porque yo sea lo suficientemente bueno, sino tan solo por Tu gracia. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.