0 Liked

La Salvación Por Gracia

(Lee Mateo 16: 24-26)

 

Esta mañana continuamos nuestra serie, “La gracia que es simplemente increíble”, continuando nuestro mini-serie titulada, “El éxito basado en la Gracia (Prosperidad)”. Hemos estado estudiando la vida del Apóstol Pedro y nuestro estudio nos ha traído a este pasaje en Mateo 16:

 

Jesús dijo, “Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará.  ¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida? ¿O qué se puede dar a cambio de la vida? ”

 

En nuestro mensaje anterior en esta serie nos enfocamos en la frase“¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida?”. Hoy nos vamos a concentrar en la frase, “¿O qué se puede dar a cambio de la vida? ”.

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos:

 

1.  Jesús hizo una pregunta fundamental cuando dijo: “¿O qué se puede dar a cambio de la vida?” En otras palabras, ¿Qué podrías pagar para conseguir la vida eterna? ¿Cuánto vale la vida eterna y podrías alguna vez pagar el costo?

 

 

2.  El costo de la vida eterna es la vida. Adán era perfecto, inocente y sin pecado. Pero él destruyó la perfección con su transgresión. Esto puso a la humanidad en la posición de “perdida”. Por culpa de Adán, todo ser humano nace pecador, necesitado de salvación. Incluso rindiendo su vida por completo nadie podría salvarse, porque Dios demanda un pago perfecto, inocente y sin pecado, por la rebelión del hombre perfecto, inocente y sin pecado. Ninguno de nosotros califica para esto. Incluso si le diéramos toda nuestra vida a Dios, nuestro sacrificio no nos podría ganar la vida eterna.

 

 

3.  En el Antiguo Testamento un cordero (PASCUA) era matado una vez al año como sacrificio por la muerte y otro cordero (Expiación) era matado como un sacrificio por el pecado. Pero la sangre de los animales nunca podría realmente pagar por la transgresión del hombre.

 

 

4.  Dios demandó un rescate equivalente por la transgresión de Adán. El único posible equivalente era Jesús. Dios envió a Su propio Hijo – el último Adán; un hombre perfecto, inocente y sin pecado – para morir en nuestro lugar, hacer el pago de un rescate equivalente y liberarnos del poder del pecado y de Satanás (Gálatas 3:13, 1 Juan 1:7, Ap 5, 9).

 

 

5.  El Antiguo Testamento estaba basado en las obras y fue diseñado para probarle al hombre que nunca podría ser lo suficientemente bueno como para ganarse la vida eterna. Fue diseñado para conducir al hombre al “fondo de sí mismo”, para que pudiera pedirle a Dios una respuesta. Dios proveyó esa respuesta y Su nombre es Jesús. El Nuevo Testamento se basa en la gracia y el enfoque está en Jesús. Jesús pagó el precio de tu salvación eterna.

 

 

6.  En el Antiguo Testamento, el centro de atención estaba en el hombre y se trataba del hombre haciendo algo para Dios. En el Nuevo Testamento el centro de atención está en Dios y se trata de Dios haciendo Su obra en, con, por y para el hombre.

 

 

7.  Así que vamos a volver a la pregunta de Jesús: “¿O qué se puede dar a cambio de la vida?” La respuesta es NADA. No hay nada que el hombre pudiera hacer para salvarse a sí mismo. La salvación se ha conseguido a través de la Sangre de Jesús. La vida eterna no es un pago que se gane, sino un regalo que se recibe.

a) Nunca podrías ganarte o merecer la vida eterna, así que deja de intentarlo. Acepta la vida eterna por medio de Cristo Jesús, por la gracia, como un don. Cuando asimilas el hecho de que sólo puedes ser salvo por lo que hizo Jesús, esto te traerá una paz enorme e inquebrantable.

b) El mensaje de la gracia es a menudo ofensivo para aquellos que quieren ganarse lo que reciben de Dios. Es difícil aceptar el hecho de que no se puede trabajar por ella y que nunca podrías ganártela.

c) Cuando entiendes la Gracia tú puedes recibir de Dios por la fe, sin tratar de ganarlo, y Dios está mucho más contento cuando pones tu confianza en Su capacidad en lugar de la tuya.

d) El orgullo mantiene a muchos creyentes en el ciclo del esfuerzo humano. Se necesita humildad para aceptar la obra consumada de Dios por la fe, sabiendo que Él ya la proporcionó por Su gracia.

e) Dios ya te bendijo, desde antes de la fundación del mundo. Está hecho. A ti no te toca trabajar por ella, porque ya es tuya. A ti te toca creer para obtenerla; alcanzar por medio d la fe lo que ya es tuyo por medio de la gracia.

f) Dios no está tratando de satisfacer tus necesidades, Él ya las satisfizo. Entra en el reposo de Dios. ¡Hay un descanso divino que viene de la comprensión de la obra consumada de Dios!

g) La gracia te saca de la ecuación. La gracia se basa en los planes de Dios y en la obra consumada de Jesús, y no en tu rendimiento.

 

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Ahora entiendo por qué Jesús tuvo que morir. La sangre de los animales no era suficiente y nunca podría ser un pago suficiente por el pecado del hombre. Cuando se cumplio el tiempo señalado enviaste a Tu Hijo a morir en mi lugar. Tú hiciste esto porque Tú me amas. Tú hiciste esto por Tu inmerecida gracia. Jesús voluntariamente murió por mí. Jesús no hizo esto porque yo hiciera algo para merecerlo. Jesús murió en mi lugar por gracia. He aceptado a Jesús como mi Señor y no voy al infierno. Yo no soy salvo por lo que haga o deje de hacer. Yo soy salvo tan solo por lo que Jesús hizo. Yo soy un hombre transformado a causa de Su gracia. Ahora vivo cada segundo de cada día dependendiendo de Ti y de Tu gracia para conmigo. Yo soy lo que soy por Tu gracia y Tu gracia hacia mí no será en vano. Voy a trabajar duro, voy a continuar con mi objetivo, y voy a cumplir mi misión divina antes de que muera. Pero así como yo hago todo esto, no voy a ser yo realmente quien haga el trabajo, sino más bien Tú a través de mí, por Tu inmerecida y maravillosa gracia. Declaro esto por fe. En el nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.