0 Liked
  • August 21, 2014
  • Comments are off for this post.

La Voluntad de Dios – La Cuenta de Dios

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” Quiero decir que si algo pasa por la voluntad de Dios, entonces va también a la cuenta de Dios. Lo que quiero decir es que Dios sabe cómo financiar Sus proyectos. Si Dios quiere que algo se haga en la tierra, Él sabe cómo asegurarse que su pueblo reciba todos los recursos que necesitan para que todo funcione. Hay muchos ejemplos que podría usar en la Biblia, pero por esta mañana usaré solamente dos –uno del Antiguo Testamento y uno del Nuevo Testamento.

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Vamos a comenzar.

1.  Dios financió la tarea de Salomón.

–El Señor ya le había mostrado a David que él no construiría el templ. El proyecto del templo no era parte de la misión de David, porque era parte de la tarea de su hijo Salomón. Pero David almacenó provisiones para asegurarse que Salomón tuviera lo que necesitara.

– Dios usó a David para preparar el éxito de Salomón. Si usted lee 1 Crónicas 29 verá que David reunió oro, plata, bronce, hierro, madera, piedras de ónix, piedras de diferentes colores, gemas y mármol para el proyecto del templo. David contribuyó con 225,000 libras de oro y 525,000 libras de plata refinada.

– El Rey David pidió al pueblo que hicieran una ofrenda y la Biblia dice, “Ellos contribuyeron con 375,186 libras de oro, 750,000 libras de plata, 135,000 libras de bronce, y 7,500,000 libras de hierro para la obra del templo de Dios.”

– Cuando Salomón asumió el trono como Rey la provision no cesó.  El reino de Salomón reunió poco menos de 50,000 libras de oro cada año (1 Reyes 10:14).

– Cuando llegó el tiempo de construir el templo, Salomón tenía los recursos naturales que necesitaba y también todo el dinero para contratar a trabajadores expertos de fuera de su reino. Salomón trajo carpinteros hábiles de Líbano, contrató a 30,000 hombres de Israel, tan solo para asistir a los hombres de Líbano; contrató a 75,000 cargadores, 80,000 cortadores de piedra y 33,000 capataces tan solo para supervisar el proyecto (1 Reyes 5).

– El proyectos del templo requirió de billones de Dólares y cerca de 7.5 años en construirse. Dios se encargó que Salomón tuviera lo necesario para hacer lo que Dios le había llamado a hacer.

2.  Dios financió la misión de Jesús.

–El Antiguo Testamento está lleno de gente a quien Dios bendijo con riquezas abundantes. Esta no era la misión de Jesús. Pero solo porque no era la misión de Jesús, no asuma que a Jesús le hacían falta cosas.

–Jesús tenía a 12 miembros de su grupo de tiempo completo que viajaron con Él por 3.5 años.

–En un momento dado, Jesús elevó su equipo a 70 personas.

–En muchas ocasiones el Padre bendijo a Jesús sobrenaturalmente para que pudiera satisfacer las necesidades de miles de personas (con peces y panes).

– La Biblia dice, “Poco después, Jesús comenzó un recorrido por las ciudades y aldeas cercanas, predicando y anunciando la Buena Noticia acerca del reino de Dios. Llevó consigo a sus doce discípulos, junto con algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malignos y enfermedades. Entre ellas estaban María Magdalena, de quien él había expulsado siete demonios; Juana, la esposa de Chuza, administrador de Herodes; Susana; y muchas otras que contribuían con sus propios recursos al sostén de Jesús y sus discípulos”(Lucas 8:1-3). Dios usó a personas económicamente pudientes para finaciar el ministerio de Jesús. ¿Y sabe algo? Dios hace lo mismo hoy en día.

– Jesús nunca tuvo necesidad de nada. Aunque no fue parte de la tarea de Jesús el andar en una opulencia terrenal, no piense  que Él la pasaba mal en algo. Jesús nunca suplicó, nunca pidió que le echaran la mano, y nunca nada le falto. Jesús estaba haciendo lo que el Padre le dijo que hiciera, por lo tanto el Padre se encargó de que Jesús tuviera lo que necesitara en todo momento.

3.  Su Tarea.

– Si Dios hizo planes para usted desde antes que el mundo fuera fundado y lueg lo trajo a la tierra para que esos planes se cumplieran, ¿entonces no cree que Dios también ideó una forma para que usted reciba todo lo que necesita para cumplir esos planes?

– Dios nunca esperará que usted haga algo para lo que Él no lo haya equipado.

–¡Dios sabe cómo dar recursos a Sus proyectos, pero Dios no está obligado a dar recursos a los planes de usted! No se puede que a usted se le ocurra algo –un negocio, un ministerio, un libro, etc. —y luego le exija a Dios que lo bendiga con lo que usted cree que es FE. Eso para nada es Fe.

– La fe se trata de entrega. La fe se trata de sumisión. La fe tiene que ver con hacer morir el yo interno. ¡Cuando usted encuentra su propósito divino, usted lo acepta por gracia y lo procura por fe Dios se encargará de darle todo lo que necesite para tener éxito!

– La Palabra Hebrea para bendición es “barak”. La Palabra Hebrea para crear o manifestar es “barah”. Yo he aprendido qu Dios solamente hace barak a aquello a lo que Él ha barah. Esto quiere decir que Dios solamente bendice aquello que Él crea. Así que si usted ha estado batallando y está cansado de fallar una y otra vez, usted debe estar haciendo algo que Dios no le dijo que hiciera. ¡Esta serie se trata de alcanzar la victoria a la manera de Dios, por Su gracia, para Su gloria!

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y del requisito de que viva por fe. Estoy aprendiendo, día a día, que eso quiere decir que abrace la gracia y desarrolle mi fe. Ahora me doy cuenta que no soy un error. Yo nací por una razón y esa razón es Tu propósito divino para mi vida. Yo estoy aquí para ser de impacto Celestial y declaro que lo haré. Tú tienes un plan para mí y Tú ya has provisto lo necesario para ese plan. Al procurar Tu tarea por fe, yo abrazo Tu plan y las provisiones que vienen con éste. Tú levantas personas que usan su poder, su influencia, su habilidad y sus recursos para ayudarme a cumplir aquello a lo que Tú me has llamado a hacer. Tú también bendices el trabajo de mis manos al punto de poder generar recursos para hacer aquello a lo que me has llamado también. Así que ya sea que bendigas para generar recursos para mantenerme yo mismo, o que bendigas a otros para que financien mi tarea, yo tengo confianza en que tendré éxito en la vida. Tú me das todo lo que necesito para tener éxito por Tu gracia y camino en mi misión divina por fe. ¡Yo VOY A CUMPLIR con aquello para lo que me trajiste al mundo! ¡Es Tu VOLUNTAD, así que también va a TU CUENTA! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. ¡Amén!

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.