0 Liked

Lázaro – (16va Parte) – ¡Máxima Gloria!

Lee Juan 11

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús.” Vamos a continuar en esta mañana con la historia de Lázaro.

 

Antes de concluir esta historia hay algunos puntos que quisiera resaltar. Volvamos al punto en el que Jesús esperó hasta que Lázaro estuviera muerto durante cuatro días para aparecer. Era una costumbre Judía esperar hasta el cuarto día para declarar legalmente la muerte de una persona, como para asegurarse que la persona estuviera verdaderamente muerta. Algunos Judíos creían que el espíritu de una persona flotaba sobre el cuerpo durante los tres primeros días de la muerte. Aquellos que creían en esta superstición podían usarla como un contraargumento a los dos milagros anteriores en los que Jesús había levantado a personas de entre los muertos. Una de estas personas fue el hijo de la viuda de Naín (ver Lucas 7: 11-15). El hijo de esta señora murió, y ella no tenía marido ni más hijos, y se quedó muy vulnerable en una sociedad dominada por el hombre. Jesús se acercó a la procesión fúnebre, básicamente los detuvo ahí mismo, y le devolvió la vida de nuevo a su hijo en el acto. Esto, obviamente, tuvo un tremendo impacto en la viuda y en todos los que estaban presentes.

 

La otra persona fue la hija de Jairo (ver Lucas 8:41, 42, 49-55). Jairo, un gobernante de la Sinagoga, se tragó su orgullo y se arriesgó a venir a Jesús cuando su pequeña hija de 12 años se estaba muriendo. Jesús accedió a ir a su casa para sanar a la niña, pero Jesús fue detenido en el camino por una mujer que tenía un problema de hemorragia por más de 12 años. Jesús sanó a la mujer de su problema de la sangre y se tomó el tiempo para escuchar su testimonio. Mientras la mujer le contaba a Jesús su historia, la hija de Jairo murió. Jesús no se preocupó por el hecho de que la niña hubiera dejado de respirar. Cuando finalmente llegó a la casa, la resucitó.

 

Ninguno de esos relatos, sin embargo, fue como el de Lázaro. El hijo de la viuda y la hija de Jairo no habían estado muertos durante cuatro días. Como hemos visto en esta serie, Jesús llegó después de que los dolientes profesionales habían ido y venido. Llegó después de que el cuerpo había sido preparado para el entierro (envuelto en lienzos de entierro). Llegó después de que el cuerpo fue colocado en la tumba y la tumba fue sellada con una gran piedra. Llegó después de que los Judíos ya habían declarado legalmente la muerte de Lázaro. Jesús llegó después de que María y Marta habían llorado todas las lágrimas que podían producir. Llegó después de que el rigor mortis se había establecido y el cuerpo había empezado a apestar. Llegó después de que todos en la escena (Mary y Marta incluidas), habían perdido la esperanza. Nadie estaba dispuesto a pedirle a Jesús un milagro en ese momento. La vida para Lázaro, después de cuatro días, estaba más allá de su capacidad de creer. Fue una situación terrible, pero recuerda, ¡nada es imposible para Dios! Jesús estaba en la escena y la introducción de Dios cambia cada ecuación. ¡Jesús vino después que toda la esperanza humana se había esfumado! Pero recuerda, ¡Tú + Dios = Victoria!

 

¿Cuál es el mensaje en este embrollo esta mañana? El mensaje es lo que yo llamo “Máxima Gloria“. Te explicaré lo que esto significa para ti hoy.

 

1.  Dios quiere toda la gloria.

a) El primer mandamiento de los 10 mandamientos es: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Ex 20: 3). Nuestro Dios reserva el lugar de “Dios” para sí mismo.

b) Nuestro Dios es un Dios celoso (Éxodo 34:14), y Él no quiere que le demos la gloria que le pertenece a ningún otro dios o a ninguna otra persona.

c) ¡Dios está de acuerdo con que disfrutes de los beneficios de caminar con Él, pero Él todavía quiere toda la gloria! Toda la gloria le pertenece. Nunca cometas el error de tomar Su gloria o de atribuirte la gloria por algo que Él hizo a otra persona.

d) Si quieres caminar en el favor de Dios y ser bendecido continuamente, solo recuerda esto: Él obtiene la gloria y tú los beneficios. Ese arreglo está bien para mí.

e) Siempre que Dios te bendiga ricamente, los elogios vendrán, y los reflectores estarán sobre ti, sólo recuerda en darle la gloria a Él. Puedes aceptar los beneficios, pero dale la gloria. Tú puedes aceptar un aumento de sueldo, pero dale la gloria a Él. Puedes aceptar un premio, pero dale la gloria a Él. Porque nuestro Dios es todavía un Dios celoso en lo que se refiere a la gloria.

 

2.  Dios a veces no intervendrá hasta que Él obtenga la gloria máxima.

a) A veces Dios espera hasta que nuestra situación se vuelva tan mala, tan ridícula, tan humanamente imposible, que Él sabe que si Él aparece en ese punto, obtendrá la máxima gloria en esa situación. En ese momento no podrás darle Su gloria a ningún ser humano, porque habrá estado más allá de la capacidad humana.

b) Cuando Dios manifiesta Su poder después de que toda posibilidad humana ha sido tomada en cuenta, entonces no puedes confundir a Dios con nada ni con nadie más. En ese momento no se puede dar la gloria de Dios a un médico, un abogado, un amigo, o a cualquier otra persona.

c) No importa cuán muerta tu situación pueda parecer, cuando Dios aparezca, Él puede hacer que las imposibilidades del mundo sean una realidad en tu vida. Él hace esto para que Él pueda ser glorificado en y a través de tu vida.

d) ¿Estás dispuesto a confiar en Dios, aun cuando parezca que debes renunciar a toda esperanza? ¡Dios puede revitalizar tus sueños muertos! ¿Crees que lo hará? ¿Tienes la oportunidad de creer en Dios, incluso cuando no tiene sentido?

 

Declaración de Fe: Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Me has recordado esta mañana que no hay nada demasiado difícil para Ti. Nada es imposible para Ti. Muchas cosas son imposibles para mí y para el hombre, pero cuando te involucras en mi situación, los límites humanos ya no pueden dictar el resultado. Así que no importa lo malas que se encuentren las cosas, yo seguiré creyendo, seguiré confiando, ¡seguiré operando en la fe y seguiré esperando que hagas lo que solo PUEDES HACER! Nunca diré que una situación está muerta, hasta que Tú me digas que siga adelante. Una Palabra Tuya puede revertir cualquier situación muerta en un momento y cuando lo hagas, ¡Obtendrás la MÁXIMA GLORIA de ella Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!