0 Liked

Lázaro – (5ta Parte) – ¡Dios Quiere que Creas En Su Poder!

Lee Juan 11:1-16

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús.” Hemos estado estudiando la historia de Lázaro por un tiempo y confío en que la hayas disfrutado. Hay tanto en esta historia que seguiré tomándome mi tiempo mientras la estudiamos. Vamos a continuar en esta mañana.

 

Ayer vimos cómo Jesús claramente le dijo a Sus discípulos que Lázaro estaba muerto. El hecho de que Jesús permitiera que la situación llegara al punto en el que murió Lázaro, les llevó a muchas preguntas. La familia se quedó preguntándose por qué Jesús no había aparecido. Los discípulos se quedaron preguntándose por qué Jesús decidió detenerse dos días más y, básicamente, permitir que Lázaro muriera. Y luego tuvieron que reconciliar la declaración de Jesús a ellos, cuando les dijo: “””… por el bien de ustedes me alegro de no estar allí, porque ahora creerán en mí.” ¿No habían creído ya? Estoy seguro de que pensaban que creían en Dios. Pero a lo que Jesús estaba aludiendo era a que esta situación los ayudaría a desarrollarse y les haría creer a otro nivel.

 

En 2006 enseñé una serie titulada “Aumenta tu capacidad de creerle a Dios“. Yo enseñé sobre este tema durante todo ese año. En la serie enseñé cómo nuestro sistema de creencias es el fundamento de nuestra fe. Si no creemos en algo, nunca acudiremos a Dios con la fe para ello. Pero nuestras experiencias con Dios nos capacitan para expandir nuestra capacidad de creer en Él hasta el punto en que podemos liberar nuestra fe para cosas que antes creíamos imposibles e inalcanzables. Entre más caminamos con Dios, y entre  más lo experimentamos a Él y Su poder, más podemos expandir nuestra capacidad de creer en un Dios que puede hacer TODAS las cosas.

 

Jesús no estaba contento de que Lázaro estuviera muerto. Él amaba a Lázaro y a su familia. No hay forma en que Jesús quisiera causar un dolor innecesario a María y Marta. Pero se alegró de que la situación fuera tan grave, tan mala, tan imposible y tan desesperada, porque Dios obtendría la gloria y todos los involucrados ampliarían su capacidad de creer. Jesús había hecho muchos milagros, pero éste sacudiría el reino de las tinieblas y traería gloria al Reino de Dios en un nivel mayor.

 

Me gusta la forma como la traducción que la versión en inglés Palabra de Dios tiene del versículo 15. Dice así: “Pero me alegro de no haber estado allí para que crezcáis en la fe.” Jesús dijo una vez: “En cuanto a las posibilidades, todo es posible Para el que cree “(Marcos 9:23). No te limites a simplemente leer esas palabras. Léelas de nuevo. Recuerda, esto fue Jesús hablando y literalmente dijo que no hay imposibilidades para la persona que cree. ¡Ninguna! Ni una sola. El punto de Jesús es que sólo estamos limitados por nuestra capacidad de creer en Dios. Si podemos creer que Dios puede hacerlo, y construimos nuestra confianza hasta el punto en que podemos pedirle a Dios (que es una liberación de nuestra fe), entonces ya no somos una piedra de tropiezo. Cuando llegamos a ese punto y nuestro interruptor de fe está en la posición de “ENCENDIDO“, Dios es libre de hacer todo lo que Él quiere hacer por Su inmerecida gracia. Antes de eso, nuestro temor, duda o incredulidad puede haber estado impidiendo a Dios actuar.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

  1. No hay imposibles para Dios. No hay literalmente NADA que Dios no pueda hacer.

 

  1. Cuando no crees en Dios, realmente limitas Su habilidad para operar en tu vida y Su poder ilimitado.

 

  1. Leer la Biblia es grandioso, pero para hacer crecer tu fe a un nivel ilimitado, tendrás que experimentar al Dios de la Biblia.

 

  1. Son tus experiencias con Dios lo que demuestra la realidad de Su poder. El problema con esto es que para experimentar verdaderamente a Dios de una manera sobrenatural, a menudo tendrás que verte en situaciones imposibles e incómodas. Nunca conocerás a Dios como sanador si nunca estás enfermo. Nunca conocerás a Dios como un proveedor sobrenatural, si nunca te aventuras más allá de tus recursos. Nunca conocerás el toque tranquilizante de la paz de Dios si nunca te sacuden, te zarandean o te molestan. En resumen, puedes conocer a Dios en un libro (la Biblia), pero sólo te familiarizarás con Él a través de tus experiencias.

 

  1. Las verdaderas experiencias con el Dios sin límites te llevan hasta el punto en que lo sobrenatural se vuelve natural para ti.

 

  1. Cuando verdaderamente crees en Dios, tú dejas de ser el tema y Dios puede manifestar lo mejor de Él en tu vida.

 

  1. Jesús se alegró de que la situación de Lázaro se pusiera tan mal. No porque quisiera ver a Lázaro, María y Marta sufrir, sino porque la gente necesitaba ver lo imposible que se hacía posible ante sus propios ojos. Jesús ya había levantado a dos personas de entre los muertos, pero no sería nada como esto. Cuando Jesús resucitó a Lázaro de los muertos, después de haber estado muerto por 4 días, después de que su cuerpo ya estaba apestando, y después de que el rigor mortis se había establecido, esto hizo que la gente creyera en Dios de una manera que nadie tuvo jamás. Esto es lo que ocurre cuando lo sobrenatural se manifiesta en la tierra. Y es por eso que los milagros, las señales y las maravillas son tan importantes. ¡Hacen que las personas crean en Dios en formas que nunca tienen y que les hacen eliminar cada límite artificial que han puesto en nuestro Dios ilimitado!

 

  1. Jesús creyó y quería bastante que Sus discípulos creyeran. Estoy convencido de que Él quiere que creamos también. Si podemos creer, nos posicionamos para recibir.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. ¡Te creo! Yo sé, confío, creo, y estoy convencido de que no hay imposibilidades para Ti. Yo retiro mis límites de Ti. Eres un Dios ilimitado y ya no te limito con una fe débil, temor, duda o incredulidad. ¡No importa lo que parezca, creo que puedes, y tengo fe que Tú manifiestas Tu poder y Tu gloria en mi vida! Soy un creyente y no un escéptico. Camino por la fe y no por el miedo. Mi corazón está abierto a creer. Mi espíritu está abierto para recibir. Ya no soy el problema. Padre, ¡Tú eres libre de hacer lo que quieras hacer en mi vida! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!