0 Liked

Lázaro – (9na Parte) – ¿Estás Listo?

Lee Juan 11:1-16

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús.” Vamos a continuar en esta mañana con la historia de Lázaro.

 

En nuestro mensaje anterior vimos cómo Jesús básicamente le había dicho a Marta que estaba listo, dispuesto y capaz de hacer algo con respecto a la situación de su hermano, pero ella no lo comprendió. Aunque ella estaba diciendo “cosas que sonaban religiosas”, eran palabras vacías, no habladas desde un corazón creyente. Lo que Lázaro necesitaba era la resurrección. Jesús le dijo a Marta que Él era la resurrección y la vida. Él era ‘resurrección’ en la carne. Lo que necesitaba para su hermano estaba de pie delante de ella. Jesús incluso le preguntó: “¿Crees esto?” En otras palabras le dijo “¿Me crees?” Pero mira cómo respondió. Ella dijo: “Sí, Señor, creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que había de venir al mundo.” ¡Eso no es lo que Él dijo! Es obvio que Jesús y Marta no estaban en la misma sintonía.

 

Así que después de ver que no estaba llegando a ninguna parte con Marta, Jesús pidió ver a María. Después de todo, María era una adoradora. Aunque María no viniera a Él con palabras llenas de fe, al menos ella podría venir a Él en adoración. Jesús estaba listo para resucitar a Lázaro y Él estaba simplemente buscando un “detonador” de las hermanas. Una hermana había venido y fracasado. Incluso después de repetidos intentos de Jesús para hacerla hablar de fe, ella no entendió lo que Jesús estaba haciendo en conjunto. Una hermana no pudo, veremos con la otra. María venía y tendría su oportunidad con Jesús. Al estudiar lo que María hizo, trata de observar las diferencias entre las dos hermanas. María dijo cosas muy parecidas a su hermana, pero fue CÓMO las dijo que marcaron la diferencia. Era su postura, su posición, su adoración. María vino a Jesús de una manera diferente y recibió resultados completamente diferentes.

 

¿Alguna vez has estado allí? ¿Alguna vez has estado en algún lugar donde Dios se está moviendo poderosamente, donde la gente se está curando, donde puedes ver visiblemente a otros que reciben su gran ayuda, pero entonces algunos aparentemente no reciben nada? El Escritor de Hebreos nos dice que dos personas (o dos grupos de personas) pueden oír el mismo mensaje, pero el mensaje escuchado afectará solamente a los que lo reciben y lo mezclan con la fe (Heb 4: 2). Así es como puedes estar en el mismo lugar, al mismo tiempo, oyendo la misma Palabra, por la misma persona, y todavía perderte de lo que Dios quiere hacer en tu vida, a pesar de que otros sí reciben su bendición. En ese caso el problema no está en la parte del transmisor, sino más bien en el receptor.

 

Por eso creo que esta serie es tan importante. Cuando abres tu  corazón a lo sobrenatural y empiezas a creer en el nivel de Dios, te colocas en  posición para experimentar a Dios de la manera que Él quiere que lo hagas. En ese punto, todos los límites han desaparecido, todos los obstáculos han sido removidos, y todo lo que queda es un Dios ilimitado y Sus hijos en la tierra. Cuando Dios es libre de hacer lo que Él planeó hacer en tu vida, los resultados son sobrenaturales y sorprendentes.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

  1. Para que Dios actúe plenamente en tu vida, Él está buscando tu cooperación.

 

  1. Cuando no logras estar en sintonía con Dios y creer en el nivel que Él desea operar en tu vida, tú le estás impidiendo hacer lo que Él planeó hacer, desde antes de la fundación del mundo.

 

  1. Aunque Dios es Dios, y Él puede hacer cualquier cosa, Él ha optado por operar a través de los seres humanos en este planeta, y Él ha elegido requerir la fe de los humanos para hacerlo. Así que, mientras Dios hace todo lo que hace por gracia (gratuita e inmerecida), si fallas en proveer la fe, tu falta de fe te mantendrá alejado de la plenitud de la gracia de Dios y correrás el riesgo de perderte lo mejor de Dios.

 

  1. La clave del éxito en Cristo no es tratar más, sino morir más. Es cuando verdaderamente mueres a ti mismo que Dios puede hacer lo que Él quiere hacer en tu vida. En ese momento, tú logras vivir la vida que Él planeó, y será mucho más grande que cualquier cosa que a la que tú pudieras llegar por ti mismo.

 

  1. Jesús quería desesperadamente resucitar a Lázaro, pero estaba buscando la fe de María y Marta. Intentó repetidamente sacar la fe de Marta, pero todos sus intentos fracasaron. Esta mañana, piensa en la interacción de Jesús con Marta y luego piensa en tu propia vida. ¿Cuántas veces Dios ha venido a ti, una y otra vez, intentando sacar la FE de ti? No lo hagas difícil para Dios. Vive una VIDA de fe. Está listo para ofrecer tu fe a Dios en cada situación. Mira cada desafío a través de la lente de la fe. Habla a cada situación, usando el lenguaje de la fe. Si tu corazón está abierto a creer lo imposible, y tus labios están listos para declarar palabras de fe que están respaldadas por un corazón creyente, estarás en posición para que Dios haga TODO lo que Él quiere hacer en tu vida. ¡Y ese es el mejor lugar para estar… ¡abierto a la voluntad de Dios, dispuesto a recibir lo mejor de Dios!

 

  1. Para que lo sobrenatural se manifieste en la tierra, Dios requiere que los seres humanos estén abiertos a Su voluntad, aun cuando exceda los límites de este mundo presente. Cuando los humanos lo están, las posibilidades son infinitas, los límites son removidos, y lo sobrenatural se vuelve natural. Así es como se hace la voluntad de Dios, en la tierra como en el cielo… a través de una asociación entre Dios y el hombre. Dios está dispuesto a proveer Su parte. ¿Estás dispuesto a aportar la tuya?

 

Declaración de Fe: Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Estoy listo para experimentar lo mejor de Ti. Estoy listo para que Tu voluntad se haga en mi vida de una manera desinhibida. Estoy listo para experimentar el cielo en la tierra. Estoy listo para que lo sobrenatural sea natural para mí. Tú has estado listo toda mi vida. ¡Declaro que ya estoy listo! Estoy listo para que Tu voluntad sea mi voluntad cada segundo de cada día. Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!