0 Liked

Licencia Para Hablar En Tu Vida

Esta mañana continuamos con nuestra nueva serie titulada “Enfoque Refinado”, con una mini-serie dentro de ella, titulada “Concentrándose en La Palabra“. Estamos recorriendo la primera mitad del Salmo 1. La Biblia dice:

 

(Salmo 1:1-3 RV60) “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.

 

(Salmo 1:1-3 ERV) “Las grandes bendiciones pertenecen a aquellos que no escuchan los consejos del mal, que no viven como pecadores, y que no se unen a los que se burlan de Dios. En lugar de ello, ellos aman las enseñanzas del Señor y piensan en ellas de día y de noche. Así que ellos crecen fuertes, como un árbol plantado junto a un arroyo, un árbol que produce fruto cuando debe y tiene hojas que nunca se caen. Todo lo que hacen tiene éxito”.

 

Este es nuestro tercer día estudiando la frase: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos“, o “Grandes bendiciones pertenecen a aquellos que no escuchar los consejos del mal.” Ayer nos concentramos en qué NO debemos escuchar. Hoy vamos a ver el otro lado de la moneda. Si no debes escuchar el consejo de los impíos, ¿entonces a quién debes escuchar? Esto es lo que vamos a tratar en este mensaje.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Jesús fue ungido para hacer una diferencia en la vida de las personas, pero muchos se perdieron de esa bendición porque no pudieron aceptarlo a Él ni lo que dijo. La Biblia dice: “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.”(Juan 1:11,12).

a.  Los que rechazaron a Jesús no pudieron recibir de la unción en Su vida.

b.  Para poder beneficiarte de Jesús, debes aceptarlo a Él y Sus enseñanzas. Debes darle “peso” a Sus Palabras; lo que significa que pones Sus enseñanzas en primer lugar, incluso cuando están en conflicto con tu forma de pensar actual.

 

2.  Al igual que a Jesús, Dios unge a personas en la tierra para ser una bendición para otros. Cuando Jesús estaba enviando a los Discípulos les dijo, “Quien los recibe a ustedes, me recibe a mí; y quien me recibe a mí, recibe al que me envió. Cualquiera que recibe a un profeta por tratarse de un profeta, recibirá recompensa de profeta; y el que recibe a un justo por tratarse de un justo, recibirá recompensa de justo.”(Mateo 10: 40,41).

a.  Aunque Jesús no camina por la tierra hoy en día, nosotros sí lo hacemos. Dios unge a personas hoy en día para SER COMO JESÚS en este mundo (1 Juan 4:17).

b.  Cuando aceptas a una persona ungida para hablar en tu vida y le das a sus palabras el mismo peso o valor que le das a las Palabras de Jesús, entonces estás listo para recibir de la unción que ellos tienen en sus vidas.

c.  Aunque no debes escuchar a todos, hay algunas personas que son designadas por Dios para hablar en tu vida. Tu trabajo es abrir tu corazón para aceptarlos. Esto es a lo que yo le llamo, “Darle a alguien PERMISO para hablar en tu vida.”

 

3.  Tú debes establecer quiénes son sus “figuras de autoridad creíbles”. Una vez que lo haces, dales “licencia” para hablar en tu vida. Aunque no debes escuchar a todo el mundo, si quieres crecer y tener éxito en Cristo, debes prepararte para escuchar a alguien.

a.  Cuando le das a alguien la licencia o permiso para hablar en tu vida, abre tu corazón para recibir, y trata de aplicar lo que dicen, esperando obtener resultados similares.

b.  Escoge a mentores piadosos. Las relaciones de tutoría son poderosas. Los mentores nos permiten hacer mucho más de lo que podríamos nosotros solos. Selecciona tus mentores sabiamente y concédeles licencia para hablar en tu vida.

c.  Sigue a los mentores que aparecen en las Escrituras. Además de los mentores piadosos que puedes y debes tener en la tierra, también puedes ser tutelado por los héroes de la fe en las Escrituras. Sigue su ejemplo. Aprende de sus vidas. Imita su fe y paciencia y podrás también obtener las promesas de Dios (Hebreos 6:12).

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. En este 2016 yo puedo enfocar mi vida. Esto significa que no voy a escuchar a todo el mundo. Todo el mundo tiene una opinión, pero me niego a permitir que la opinión de cada persona me sea de influencia. Hay personas ungidas para hablar en mi vida. Doy a las personas “licencia” para hacerlo. Recibo el profeta porque Tú los has ungido para ser un profeta. Por lo tanto, recibiré recompensa de profeta. Me hablas directamente También me hablas a través de los hombres y las mujeres asignados para proporcionar liderazgo y orientación según Dios. Mi corazón y mi mente están abiertos para recibir de aquellos que has asignado a mí. ¡Así  2016 será el mejor año de mi vida! ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.