0 Liked

Limpia Tu Corazón y Tu Mente

Esta mañana continuamos nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”. Hemos estado estudiando la Parábola del Sembrador. Jesús dijo:

 

“El campesino representa al que anuncia las buenas noticias.  Las semillas que cayeron en el camino representan a los que escuchan las buenas noticias, pero luego viene Satanás y hace que olviden todo lo que oyeron.

  

Las semillas que cayeron entre piedras representan a quienes oyen el mensaje del reino de Dios y rápidamente lo aceptan con gran alegría.  Pero como no lo entienden muy bien, la alegría les dura muy poco. Tan pronto como tienen problemas, o son maltratados por ser obedientes a Dios, se olvidan del mensaje.

 

Hay otros que son como las semillas que cayeron entre los espinos. Oyen el mensaje, pero no dejan que el mensaje cambie su vida. Sólo piensan en las cosas que necesitan, en cómo ganar dinero, y en cómo disfrutar de esta vida.

 

Finalmente, las semillas que cayeron en buena tierra representan a los que escuchan el mensaje y lo aceptan. Esas personas cambian su vida y hacen lo bueno. Son como las semillas que produjeron espigas con treinta, sesenta y hasta cien semillas.” (Marcos 4:13-20 TLA)

 

Hemos estado hablando acerca del terreno espinoso durante días. El Señor equipara este terreno con las personas que reciben la Palabra de Dios, pero que sus vidas se “llenan de otras cosas“. Estas “otras cosas” terminan por asfixiar la Palabra. Ayer compartí un mensaje contigo titulado “Simplifica tu vida“, en el cual estuve hablando de cómo deshacerse de las “otras cosas“, para que tu vida gire alrededor de Dios, Su Palabra, Su voluntad y Sus caminos. El mensaje de hoy va en el mismo sentido al hablar sobre limpiar tu mente y tu corazón.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes dos puntos.

 

1.  Sólo porque puedes hacer algo, no significa que debas darle acceso a tu corazón y tu mente.

a)  El Apóstol Pablo dijo: “Todo me es lícito, mas no todo me aprovecha, (1 Cor 6, 12). Si te das la “licencia” para considerar algo como una posibilidad para ti, entonces puede terminar desperdiciando valiosos “ciclos” en tu corazón y en tu mente. Dicho de otra manera, si le das tu atención a una distracción durante 5 segundos, esa distracción puede tener tu corazón durante 5 minutos. Y, lo que es aún más peligroso, si le diste tu enfoque a una distracción por cualquier período de tiempo, eso te está robando el enfoque de las cosas en las que Dios quiere que te concentres.

b)  Las personas con visión saben a qué han sido llamadas y viven sus vidas enfocándose meticulosamente en cosas que se alinean con su propósito divino.

c)  Las personas con visión son personas que pueden vivir una vida disciplinada. La visión dada por Dios les limita y los mantiene enfocados en su propósito divino. No hacen muchas cosas. Sólo hacen lo que creen que están llamados a hacer.

 

2.  Cuando te enfocas singularmente en tu propósito divino, puedes limpiar tu corazón y tu mente.

a)  El problema con la gente que es como el terreno espinoso, como Jesús lo describe, es que tienen demasiadas cosas en sus corazones y sus mentes. Mientras que la Palabra está tratando de trabajar, sus vidas están “llenas de otras cosas”. Esas “otras cosas” compiten y finalmente toman el lugar de la Palabra.

b)  He mantenido una agenda muy apretada durante los últimos 20 años. Siempre tengo más tareas que tiempo. Nunca dejo de trabajar porque no tengo algo que hacer. Siempre dejo de trabajar porque elijo dejar de trabajar y “continuar” al día siguiente. Sin embargo, yo tomo un tiempo en mi horario para escuchar a Dios. Lo hago durante toda la semana y aparto semanas enteras para esto cuando estoy de vacaciones. Durante este tiempo me doy la licencia para desechar cada proyecto, cada tarea importante  y cada pensamiento negativo de mi mente. Es durante estos momentos – cuando soy tengo libertad para simplemente descansar, soñar, y disfrutar de la bondad de Dios – que a menudo oigo a Dios más claro y que Su Palabra obra más poderosamente en mi vida. Tú tienes que darte el tiempo para librarte de cada distractor, para despejar tu corazón y mente de todo el desorden, y para detenerte el tiempo suficiente para escuchar a Dios. Cuando lo hagas, descubrirás Su Palabra trabajando en tu vida.

c)  Si estás demasiado ocupado para darte por lo menos 10 minutos al día para despejar tu corazón y pasar tiempo de calidad con Dios, entonces simplemente estás demasiado ocupado.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este 2016 limpiando mi corazón y mi mente. Hubo momentos en mi vida cuando estuve demasiado ocupado con “otras cosas”. Esos días han terminado. Hago tiempo para aclarar mi corazón y mi mente para poder oír de Ti y permitir que Tu Palabra funcione en mi vida. Yo medito y me medico en Tu Palabra de día y de noche. Yo descanso en Ti y en Tus promesas. Libero todo el estrés, la lucha y la tensión de este mundo. Me doy la licencia para soñar, para meditar, para descansar, y para centrarme en Ti y en Tu propósito divino para mi vida. Al comenzar este día, también entraré en Tu reposo. ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.