0 Liked

Lo que está Pasando NO está Pasando

Esta mañana vamos a continuar con mi resumen de los mensajes que me impactaron durante la reciente Conferencia de Grandes Hombres de Valor. En el mensaje de ayer hablé acerca de cómo enfrentar los desafíos que todos encontraremos si vamos a ser las personas que Dios nos ha llamado a ser. También te compartí mi testimonio personal de cómo Dios usó el nacimiento de mi hijo Ethan para forzarnos a Isabella y mí a permanecer en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (NICU) durante 56 días. Mientras estábamos consumidos por lo que estábamos enfrentando, Dios en realidad nos estaba utilizando para ministrarles a los niños, padres y miembros del personal del NICU. Al dar mi testimonio te mencioné algo que oí decir al Pastor Ron Carpenter, y es que a veces “Lo que está pasando no está pasando.” Antes de continuar resumiendo más mensajes, el Señor me está guiando a usar la idea del Pastor Ron con un pasaje muy conocido de las Escrituras. Esta mañana vamos a echar un vistazo a Juan 11 y a la historia de cómo Lázaro se levantó de los muertos.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Jesús fue enviado a la tierra para glorificar al Padre.

a) En la autentica “Oración del Señor” (Juan 17), Jesús oró, básicamente, “Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti“. Todo lo que Jesús hizo fue traer gloria al Padre.

b) Jesús trajo gloria al Padre haciendo que los ciegos vieran, que los cojos anduvieran, que los mudos hablaran, que los sordos oyeran y que los muertos se levantaran. Si bien esto suena bien, cada curación también requirió de la participación de un ser humano que la necesitaba. Mientras que Dios estaba haciendo que la gloria se manifestara, en medio del milagro había un ser humano que tuvo que soportar todo el dolor asociado con la situación.

 

2.  En la manifestación del poder de Dios también participa la gente en situaciones extremas que la necesitan.

a) A menudo es pasado por alto que para que Dios se manifieste por medio de una curación en la tierra, es necesario que un ser humano esté enfermo. Para que Dios manifieste Su provisión sobrenatural, se requiere de una necesidad. Para que Dios manifieste la paz sobrenatural, se requiere de caos y estrés. Aunque Dios no crea situaciones malas, Él las puede permitir y utilizarlas como una plataforma desde la cual Él pueda manifestar Su gloria.

b) De todos los milagros que Jesús realizó, levantar a un ser humano de los muertos fue sin duda el más poderoso. Cada vez que Jesús resucitó a alguien de la muerte, El Padre fue glorificado profusamente. El problema es que era necesario que ese alguien muriera.

c) Jesús resucitó a un joven de entre los muertos durante su cortejo fúnebre. Pero esto significó que la viuda de Naín tuvo que soportar el dolor de ver a su hijo morir primero. Jesús levantó a la hija de Jairo de entre los muertos, pero esto significó que Jairo y su familia tuvieron que experimentar el trauma inicial y el dolor de su muerte. Mientras que Dios fue glorificado en ambos casos, también fue muy doloroso para las familias involucradas.

 

3.  Cuando Dios quiso glorificar a Jesús en otro nivel, se necesitaba de una familia para soportar el dolor en otro nivel.

a) Para cuando llegamos al Capítulo 11 de Juan, Jesús ya ha sanado innumerables enfermos y levantado de entre los muertos a dos personas. El padre estaba dispuesto a manifestar Su poder en otro nivel y Él estaba listo para glorificar a Jesús en otro nivel. Pero esto significaba que tenía que encontrar una familia en la que pudiera confiar para soportar una situación que requeriría Su poder en otro nivel. Cuando el Padre estaba considerando qué familia usar, Él optó por utilizar una familia cercana a Jesús. Era una familia que amaba a Jesús y a la que Jesús amaba. Para la manifestación de este “poder al siguiente nivel’ Dios tuvo que permitir que una ‘calamidad al siguiente nivel’ visitara el hogar de María, Marta y Lázaro.

b) Cuando Jesús se enteró de la enfermedad de Lázaro, Él podía haber hablado una palabra de sanidad desde donde estaba. Una palabra de Jesús y Lázaro hubiera sanado. Pero Jesús no habló esa palabra. Jesús no viajó a la casa. Jesús aparentemente no hizo nada salvo esperar. Jesús dijo: “Esta enfermedad no terminará en muerte, sino que es para la gloria de Dios, para que por ella el Hijo de Dios sea glorificado.”.

c) Para que Jesús fuese glorificado en OTRO NIVEL, Dios tuvo que permitir la calamidad en OTRO NIVEL.

d) Al final, Lázaro murió y Jesús no apareció sino hasta después de CUATRO DÍAS que había muerto. María y Marta no lo sabían, pero lo que estaba pasando NO era lo que estaba pasando. Dios estaba produciendo un peso mucho mayor y eterno de gloria.

 

4.  Dios ha envuelto Su propósito en aquello que Él permite.

a) Dios puede prevenir y permitir que las cosas sucedan en tu vida. Él ya ha evitado más cosas de las que te imaginas; cosas de las que sólo te enteraras cuando llegues al cielo. Pero en las cosas que Él permite, a menudo hay un propósito divino.

b) Cuando Dios estaba listo para manifestar Su gloria en la vida de Jesús de una manera que superaba por mucho todo lo que había hecho, tenía que encontrar una familia en la que Él pudiera confiar que podrían con el dolor asociado con la situación. Esa familia eran María, Marta y Lázaro.

c) Nos gusta centrarnos en la gloria manifestada a través de Lázaro, habiendo resucitado de entre los muertos después de cuatro días, pero nos olvidamos de que un hombre tuvo que morir, en que las hermanas tuvieron que llorar, y en que la calamidad había tenido que visitar la casa de una familia que amaba a Jesús.

d) Dios confió en María, Marta y Lázaro con el dolor asociado con la situación, para que Su hijo pudiera ser glorificado. Dios confió en mí y en mi esposa con el dolor asociado con Ethan naciendo de 3 libras. y pasando 56 días en el NICU, para que pudiera ser glorificado. ¿Puede Dios confiar en ti?

e) A veces aquello a lo que te enfrentas es más acerca de Dios que de ti. ¡La situación es para la gloria de Dios!

 

*** Para que Dios manifieste el siguiente nivel de gloria en tu vida, es posible que tengas que enfrentar el siguiente nivel de desafíos. Pero no te preocupes, si Dios te permite enfrentar el siguiente nivel de desafíos, es sólo porque Él confía en ti para soportar el siguiente nivel de dolor. Así que mientras estés pasando por eso recuerda, “¡Lo que está pasando NO es lo que está pasando!

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Sé que estoy en este planeta para traerte gloria a Ti. Yo oro como Jesús oró y te digo: “¡Glorificame a mí para que yo te glorifique a ti!” Sin embargo, yo sé que para que los niveles y grados de gloria se manifiesten en mi vida, voy a tener que hacerle frente a diferentes niveles y grados de desafíos. Y también sé que nunca me permites enfrentarme a algo en lo que no confías en mí. Así que Padre, estoy tan comprometido con glorificarte a Ti en la tierra, que yo declaro que estoy listo para el siguiente nivel. Pase lo que pase, yo mantendré los ojos fijos y concentrado en Ti. Yo contemplo Tu gloria y al hacerlo estoy incrementalmente concentrado en esa misma imagen, de gloria en gloria. Sean cuales sean los sufrimientos a los que me enfrente, éstos no son dignos de ser comparados con la gloria que será revelada a través de ellos. Al hacer frente a situaciones difíciles, yo me recuerdo a mí mismo que muchas veces ” Lo que está pasando no es lo que está pasando“, así que mantengo mis ojos, mi corazón y mi mente en fijos en Ti. Estoy en este planeta para traer gloria a Tu Nombre y declaro que lo hago. ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!