0 Liked
  • November 06, 2014
  • Comments are off for this post.

Mantenga el Objetivo en la Mira

(Genn 42:13 NTV) Señor —dijeron ellos—, en realidad somos doce en total. Nosotros, sus siervos, somos todos hermanos, hijos de un hombre que vive en la tierra de Canaán. Nuestro hermano menor quedó con nuestro padre, y uno de nuestros hermanos ya no está con nosotros.

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad)”, al continuar estudiando la vida de José. Ayer nos quedamos en que José había acusado a sus hermanos de ser espías. Ellos negaron enfáticamente esa declaración y le explicaron a José, el Primer Ministro de Egipto, que ellos eran hombres honestos de la misma familia. Su punto era que era muy poco probable que un padre enviara a 10 de sus hijos a espiar a otro país. Pero José insistió en que eran espías. Fue entonces que ellos divulgaron la información que José estaba buscando. Ellos dijeron, “Todos somos hermanos, hijos del mismo padre. Había doce hermanos en nuestra familia. Nuestro hermano menor está aun en casa con nuestro padre, y el otro hermano murió hace mucho tiempo.” Por supuesto que José era ese “otro hermano” y estaba muy lejos de estar muerto. Sin embargo, yo creo que José escuchó lo que quería escuchar; y eso era que su padre y su hermano menor aun estaban vivos. No solamente esto le trajo alegría al corazón de José, sino que significó que el segundo sueño que Dios le dio aun estaba vivo también. El cumplimiento de ese segundo sueño incluía a su padre y a su hermano menor (Gen 37:9). ¿Por qué es esto importante? Porque era la reconfirmación para José que Dios estaba cuidando su vida y que ambos sueños se harían realidad.

¿Qué es lo que significa esto para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos:

1.  Sea paciente. José fue paciente. Él espero más de 20 años para llegar al punto en el que se cumplió su primer sueño, él podía esperar unos pocos días más para el segundo sueño. Si se hubiera revelado a sus hermanos al verlos de inmediato, el segundo sueño nunca se hubiera llevado a cabo. Cumplir con su destino requiere que tenga paciencia divina.

2.  Controle sus emociones. Estoy seguro que José se sintió muy emocionado al ver a sus hermanos, pero él tuvo que contenerse para poder llevar a cabo el plan de Dios.

a)  Si José hubiera dejado que sus emociones tomaran control de él, podía haber cancelado la manifestación del segundo sueño. Él podía haber renunciado a lo mejor de Dios por unos cuantos segundos de ira.

b)  Muchos renuncian a lo mejor que Dios les ofrece por tan solo unos segundos de acción sin control. Algunos pierden a sus familias por unos segundos de pasión descontrolada. Otros pierden sus carreras por unos segundos de ira incontrolada. José permaneció en control de sí mismo (espíritu, alma y cuerpo), y se comportó con calma, y esperó tranquilamente la manifestación del segundo sueño.

3.  Camine en amor. Aunque sus hermanos estaban frente a él, el corazón de José sería probado por el jurado interno de su alma. Si él aun guardaba resentimiento y odio hacia sus hermanos se pondría de manifiesto, o si en verdad se había convertido en un hombre de Dios él tendría la capacidad de amarles a pesar de su traición. José tenía el poder para mandarlos ejecutar a todos, pero está claro que José estaba más interesado en ver las promesas de Dios manifestarse en su vida.

a)  Buscar la venganza a menudo le desviará del sendero que Dios quiere para su vida.

b)  Si José hubiera actuado con odio y amargura, y hubiera hecho que mataran a sus hermanos, él nunca hubiera experimentado lo mejor que Dios tenía para él y el segundo sueño nunca hubiera sucedido. José podía haber renunciado a lo mejor de Dios con unos pocos segundos de ira.

c)  Actuando con amor le mantendrá en el camino a lo mejor que Dios tiene para su vida.

4.  Juegue ajedrez, no damas. No sea de poca vision. Mantenga el objetivo en la mira.

a)  Dios quiere cumplir cada promesa que le ha hecho, pero para que las reciba todas, usted no puede tener una visión corta.

b)  Tomar decisiones permanents en base a emociones temporales le descarrilará de lo mejor que Dios tiene para usted.

c)  Su expectative debería ser que lo mejor de Dios en cada área de su vida y de sus decisiones debería estar basado en el plan de Dios en general y no en un sentimiento temportal. Mantenga el objetivo en la mira.

d)  Se requiere disciplina para jugar el “juego complete,” para tomar decisiones que le lleven a la meta que Dios espera.e)  No tome siempre la “victoria fácil,” porque algunas de éstas llevan a pérdidas costosas después. Ore, ejercite la paciencia, y juegue el “juego completo.”

f)  Sus decisiones lo acercarán o lo alejarán de lo mejor que Dios tiene para usted. ¿Cuál será su elección hoy?

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Tú trazaste planes para mí desde antes que el mundo comenzara. De acuerdo con esos planes, Tú me has hecho muchas grandes y preciosas promesas. Yo tengo fe en que Tus promesas se llevarán a cabo en mi vida. Yo creo que ya han sido hechas en el cielo y que es solamente cuestión de tiempo para que se manifiesten en la tierra. Así que con eso en mente, yo no tomo decisiones apresuradas; especialmente no tomo decisiones que me descarrilen de mi destino. Yo controlo mis emociones. Yo no permito que mis emociones me controlen. Yo no tomo decisiones permanentes basadas en emociones temporales. Yo soy guiado por Tu Espíritu, camino en amor, estoy listo para perdonar, tomo decisiones que están bañadas de oraciones, y vivo la vida que me has destinado a vivir. Yo disfruto de cada momento de cada día, pero no estoy tan absorto con el día de hoy que no pueda ver hacia mañana. Yo vivo con mi objetivo en la mira. Tu plan completo para mi vida es más importante para mí que cualquier satisfacción temporal. Así que juego “el juego completo”, mantengo el objetivo en la mira, no permito que lo que veo cambia lo que creo, y vivo cada día con la expectativa de acercarme cada vez más al objetivo que Tú esperas para mi vida. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.