0 Liked

Mantente Seguro y Convencido

(Isaías 26:3 RV) ¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti;  a todos los que concentran en ti sus pensamientos!

 

 

Esta mañana continuamos con nuestra nueva serie titulada “Enfoque Refinado”.  Hemos estado estudiando el versículo de Isaías 26:3 durante varios días, y si me conoces, sabes ya que no me moveré de aquí hasta que el Espíritu Santo me diga que me mueva. Me encanta la manera en que Dios puede proporcionar niveles y niveles de revelación en cada Palabra que Él da. Puedes leer un capítulo de la Biblia en cinco minutos, pero también puedes estudiar un versículo más de cinco meses. Eso habla de la gran cantidad de revelación que contiene la Palabra de Dios.

 

 

Entonces, ¿por qué insistir en que debemos mantener nuestros ojos en Dios? ¿Por qué mantener la enseñanza de que la paz está a disposición del creyente? ¿Por qué Dios reitera mantener el factor de confianza? Te voy a decir por qué, porque lo necesitamos. Estamos llamados y ordenados a vivir por fe. Dios hace planes para nosotros y Él entonces cumple con esos planes por Su inmerecida gracia.

 

 

No podemos hacer nada para ganar o merecer la gracia. Pero lo que TENEMOS que hacer es acceder a la gracia de Dios con nuestra fe. Aquí es en donde entra nuestro pasaje de Isaías 26: 3. Permíteme explicar. El escritor de Hebreos dijo: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” (Hebreos 11: 1 RV60). La fe se reduce simplemente a ser segura y cierta. Debemos estar seguros de que Dios dijo lo que dijo, y convencidos de que Él va a cumplir Su promesa, aun cuando no se pueda validar la promesa con nuestros sentidos. Debemos estar seguros y confiados  incluso cuando la promesa no tiene ningún sentido en absoluto. Y tú debes estar seguro y convencido hasta que veas en tus manos lo que ya has recibido en tu corazón. Por esta razón, debes mantener los ojos fijos y centrados en Dios. Esta es la razón por la que necesitas Su paz para vivir por fe exitosamente. Y cuando todo esté dicho y hecho, es por esto que debes confiar en Dios, incluso cuando no sabe lo que está haciendo.

 

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Aunque Dios hace todo lo que hace por Su gracia, tú no estás llamado a vivir por gracia, sino por fe.

 

2.  Los creyentes perezosos piensan que pueden sentarse y esperar en la gracia de Dios para todo. No, Dios demanda que utilices tu fe para acceder a Su gracia. La gracia no es una licencia para la pereza.

 

3.  La fe se puede reducir a algo que dices (palabras), a algo que haces (acciones) o a algo que siembras (semilla), debido a algo que Dios dijo.

 

4.  Debes desarrollar tu fe hasta que creas en cada Palabra de Dios, no importa lo extravagante, irracional o irrazonable que parezca. Recuerda, Dios es espiritual, no sensual, por lo tanto, no tiene por qué tener sentido.

 

5.  Puede que Dios te haya dicho el “qué”, pero muy probablemente no te ha dicho “cuándo”. Por lo tanto, debes permanecer en la fe hasta que la voluntad de los cielos se manifieste en la tierra.

 

6.  Mientras que estás esperando en Dios, sentirás la presión de este mundo al renunciar a su esperanza. La fe se trata de estar seguro y convencido. Cualquiera puede estar seguro y convencido un día o una semana. Pero todos sentimos la presión cuando los días se convierten en semanas, las semanas en meses, y a veces los meses en años. ¿Cuánto tiempo puedes permanecer seguro y convencido?

 

7.  Si mantienes tus ojos en Dios mientras esperas, Él te dará la paz y podrás  mantener tu fe.

 

Tengo mucho más que decir sobre esto, pero voy a detenerme aquí por hoy.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Tú has hecho planes para mí desde antes de que comenzara el mundo. Tú has trazado esos planes por Tu inmerecida y maravillosa gracia. Ahora me revelas esos planes a mí y necesitas que viva por fe con el fin de acceder y experimentarlos. ¡Y así lo hago! Vivo en la fe. Yo vivo de cada Palabra que me das. No me preocupo por lo que veo en lo natural. Sólo estoy conmovido por Tus Palabras y lo que veo en el espíritu. Hablo palabras de fe. Llevo a cabo acciones de fe. Siembro semillas financieras de la fe. Yo vivo mi vida por la fe y me niego a permitir que cualquier presión de este mundo me haga que renuncie. Mantengo mis ojos puestos en Ti y me mantengo en perfecta paz, ¡porque confío en Ti! ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.