1 Liked

Necesitas Paciencia

Esta mañana vamos a hacer algo un poco diferente. Ayer por la noche prediqué un mensaje titulado, “La Necesidad de la Paciencia”. En mis oraciones de esta mañana fui guiado a compartir una parte del mensaje contigo. No puedo compartir todo el mensaje, pero voy a tratar de compartirte algunas ideas que creo que van a ser de bendición para ti hoy.

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos:

 

1.  La paciencia no es un regalo.
a) Me encantaría decir que la paciencia es un don de Dios y que tú puedes simplemente pedírsela a Dios y recibirla por Su gracia. Pero no es un regalo que pueda otorgarse.
b) La paciencia es una virtud; es una cualidad; que es característica y no puede ser DADA. Sólo puede ser PRODUCIDA.
2.  ¿Qué es la paciencia Bíblica?

a) La paciencia es más que simplemente esperar a que algo suceda. Es algo más que una adhesión tranquila y pasiva a las malas condiciones.
b) La paciencia Divina es una fuerza interior que le da poder al creyente para que se mantenga constante y firme en su interior, independientemente de las condiciones en el exterior.
c) La paciencia Divina es la capacidad de permanecer igual (firme, inamovible, inquebrantable) en el espacio entre la promesa de Dios y la realización de esa promesa.
d) La paciencia le da poder al creyente para resistir con éxito los pensamientos de miedo, duda e incredulidad; haciendo posible que puedas permanecer en la fe mientras esperas la manifestación de lo que Dios te ha prometido.
3.  Estamos llamados a vivir por fe.
a) En esta serie has aprendido que Dios hace todo lo que hace por ti por Su inmerecida gracia y debes aceptar y acceder a su gracia por medio de tu fe.
b) La fe es la moneda del Reino de Dios. La fe es como la tierra hace un cambio en el Reino de los Cielos.
c) La fe es como un ser humano que vive en el tiempo puede ver en el ámbito de la eternidad.
d) La fe es como un ser humano que vive en la tierra puede ver en el reino de los cielos.
e) La fe es la entrada legal del creyente en el reino de lo invisible – el reino sobrenatural de Dios.
f) Todo lo que hacemos como creyentes, estamos llamados a hacerlo por la fe.
4.  Existe un claro vínculo entre la fe y la paciencia (Lee Santiago 1: 2-4, Hebreos 6: 12-15).

a) La paciencia se produce cuando nuestra fe se pone a prueba y pasamos la prueba.
b) Cuando podemos ver dentro del Reino de Dios y creemos en lo que vemos, entonces estamos en condiciones de estar firmes en la fe. La fe cree en lo que ves y escuchas en el reino de Dios y dice que es sólo cuestión de tiempo antes de que se manifieste en el reino de la tierra. En el reino de Dios ya está hecho, mientras que en el ámbito natural es sólo cuestión de tiempo antes de que se manifieste.
c) Cuando te mantienes firme en la fe, satanás pondrá presión sobre ti con la esperanza de que renuncies a tu fe. El deseo de satanás es que tengas una “falla en tu fe” antes de la manifestación de la promesa de Dios en tu vida.
d) Es por eso que Pablo nos dijo que no nos cansáramos de hacer el bien. Pablo nos enseña que nuestra cosecha vendrá, “a su tiempo”, si no nos damos por vencidos antes de tiempo (Gálatas 6: 9).

e) Se necesita paciencia en el espacio entre tu declaración y el cumplimiento de Dios de la misma.
f) Se necesita paciencia en el espacio entre tu confesión y la finalización de la misma de Dios.
g) Se necesita paciencia cuando satanás te pone presión para que renuncies, te des por vencido y renuncies.
h) Se necesita paciencia para vivir con éxito por la fe.
5.  Tú necesitas tener paciencia Divina (Hebreos 10:36).

a) Sin paciencia renunciarás antes del tiempo de tu cosecha.
b) Sin paciencia nunca te convertirás en la persona que Dios te ha llamado a ser.
c) Sin paciencia tratarás de vivir por fe, pero tu fe fracasará.
d) Se necesita fe y paciencia para acceder a la gracia de Dios para tu vida.

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Tú has trazado planes para mí desde antes de que comenzara el mundo. Tú has hecho esos planes por Tu inmerecida gracia. Ahora que soy Nacido de Nuevo y lleno de Tu Espíritu, yo soy capaz de ver en las regiones del Espíritu lo suficientemente para ver Tus planes para mi vida. Tú me revelas a mí lo que Tú planeaste por gracia y esperas que use mi fe para creer, recibir, mantenerme firme para ello, y actuar para conseguirlo. Sabiendo que es sólo cuestión de tiempo antes de que lo vea en mis manos naturales lo que ya he visto en mi corazón espiritual. Pero mientras espero esa manifestación, satanás hará todo lo que pueda para presionarme para que renuncie, ceda y fracase. Declaro que no lo haré. Tengo paciencia que se ha ido desarrollado a través del tiempo, a través de probar mi fe. La paciencia me permite permanecer constante y consistente en la fe. Yo vivo en la fe, con el beneficio de la paciencia, y puedo alcanzar Tu gracia para mi vida. ¡Voy a ser la persona que me has llamado a ser, porque tanto la fe como la paciencia están operando en mi vida! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.