0 Liked
  • May 30, 2014
  • Comments are off for this post.

¡No es lo Suficientemente Bueno!

Esta mañana continuaremos con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al enseñar el hecho de que  “La Gracia de Dios es Suficiente.” Durante las últimas dos semanas hemos visto el recuento que el Apóstol Pablo hizo de su maravilloso viaje al cielo. En vez de tomar el crédito por el viaje o jactarse porque Dios lo escogió a él, Pablo decidió jactarse en su debilidad y en la fortaleza de Dios. ¿Por qué? Porque Pablo comprendió el poder que tiene un corazón rendido y entregado a Dios. Solamente cuando morimos internamente es que alcanzamos plenamente la gracia de Dios.

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy?  La respuesta se presenta en la forma de cuatro preguntas.

1.  ¿Se merece usted lo que Dios ha hecho en su vida? En lugar de jactarse por haber sido elegido para visitar el cielo, Pablo se jactaba entendiendo que no era digno de ese viaje. Dios es un buen Dios y Él quiere bendecirle ricamente. Él lo hará. Dios será mejor con usted de lo que se merece, y cuando lo sea, satanás hará todo lo que pueda para hacerlo sentirse indigno de la bendición de Dios para llevarlo a la condenación. Hágase un favor y mande a volar a satanás. Reconozca abiertamente que usted no es digno de lo que Dios ha hecho en su vida. Usted no se lo ha ganado, usted no se lo merece, y Dios lo ha hecho porque Él le ama. Dios quiere bendecirle por Su gracia, y no por sus propios méritos.

2.  ¿Será usted lo suficientemente bueno para merecer lo que Dios ha planeado para su futuro? Si satanás no puede hacerlo sentir condenado por el hecho de no ser digno de lo que Dios ya le ha dado, él tratará de hacer todo lo que pueda para hacerle sentir indigno de los planes futuros de Dios para su vida. Pero usted puede derrotar a satanás también en esto.  Solamente reconozca, desde el principio, que los planes de Dios para su vida son mucho más grandes de lo que hubiera podido ganar o merecer. Cuando usted acepta los planes de Dios por fe, sabiendo que Él los trazó por gracia, eso impedirá que se sienta intimidado o tímido al respecto; y también le mantendrá a salvo de los ataques de satanás.

3.  ¿Tendrá usted la habilidad para cumplir la voluntad de Dios para su vida? Saber que no se merece los planes que Dios trazó para usted es una cosa, pero reconocer el hecho de no tener el poder para llevarlos a cabo es otra cosa. Hay una libertad que se haya en el reconocer sus limitaciones delante de un Dios santo. Pablo se jactó en su debilidad. El Apóstol fue honesto y claro acerca de no ser lo suficientemente fuerte. Pero es ahí quereside el poder. Cuando su fortaleza no es suficiente, la gracia de Dios siempre lo será. La fortaleza de Dios se perfecciona en su debilidad. Su poder es liberado cuando usted muere internamente y se hace a un lado.

4.  ¿Será suficiente su nivel de compromiso como para finalizar la carrera?  Si satanás no pudiera hacerlo sentir condenado acerca del hecho de que Dios ha sido más bueno con usted de lo que se merecía en el pasado, acerca de no merecer los planes que Él ha trazado para su futuro, o acerca de que no tiene la fortaleza para cumplir con Su voluntad, como un último recurso, satanás tratará de decirle que usted no está completamente comprometido. Pero escuche, Dios tiene gracia para vencer eso también. Aun cuando usted le es infiel, Dios permanece fiel (2 Tim. 2:13). Dios está más comprometido con usted y con los planes que ha trazado para su vida, que lo que usted lo está. Encuentre fuerza, consuelo y ánimo en el compromiso de Dios con usted. Dios nunca le dará la espalda. Dios le ama, Él trazó planes para usted desde antes de la fundación del mundo, y Él está comprometido con esos planes por Su inmerecida gracia.

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme más y más acerca de Tu maravillosa gracia. Yo reconozco abiertamente el hecho de no merecer todo lo que Tú has hecho por mí anteriormente. Tú has sido más bueno conmigo de lo que yo he sido contigo. Tú me has bendecido mucho más allá de cualquier cosa que haya hecho. Así que mirando hacia atrás Te digo, “Gracias.” También, Padre, yo reconozco que Tus planes para mí, para mi futuro, son mucho má grandes que cualquier cosa que pudiera merecer jamás. Al revelarme cosas que has planeado para mi vida, todo lo que puedo hacer es aceptarlas por fe, sabiendo que Tú las has desarrollado por Tu inmerecida gracia.  También reconozco que no puedo cumplir con Tus planes sin Tu poder. Mi fuerza no es suficiente. Por lo tanto, en vez de sentirme mal acerca de mis debilidades, yo me jactaré en mi debilidad, sabiendo que mi debilidad abre la puerta a Tu fortaleza. Por mí mismo no puedo. ¡Pero por Tu gracia, yo ciertamente podré! Y por ultimo, Padre, cuando satanás cuestione mi compromiso, yo simplemente le recordaré a él acerca de Tu compromiso conmigo. Tú estás más comprometido conmigo de lo que yo podría estarlo jamás, y encuentro paz y fuerza en Tu compromiso. Tú nunca me dejarás, ni me olvidarás. Y ya que siempre estarás allí para mí, yo estoy confiado que llegaré al destino deseado para mi vida. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.