0 Liked

Nuestro Dios Creativo (2da Parte)

Lee Marcos 7: 31-37

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús.”  Ayer te conté la historia de cómo Jesús sanó a un sordo con un problema del habla. En el mensaje te mencioné lo creativo que fue el Señor Jesús al tratar con el hombre. Pensé en este milagro todo el día de ayer. El Señor me hizo meditar en él una y otra vez, ya que Él me habló acerca de cuán dedicado está al propósito que Él estableció para nosotros, desde antes de que el mundo comenzara. Así que esta mañana, antes de pasar a otro milagro, me siento guiado a seguir repasando este tema una vez más.

 

Recapitulando, cuando Jesús llegó a Decápolis (conocida también como “Las Diez Ciudades”), un hombre que no podía ni oír ni hablar fue llevado a Jesús. La gente que trajo al hombre lo dejó con Jesús. Jesús quería curarlo, pero quería que este hombre activara su fe. Los retos obvios eran que este hombre no podía oír el Evangelio, ni podía hablar el lenguaje de la fe para recibir su milagro. Todo lo que tenía era su vista. Así que Jesús, empeñado en hacer que este hombre recibiera su gran ayuda, trabajó con lo que el hombre tenía.

 

El Señor Jesús apartó al hombre de todos los demás y le ministró de una manera en la que el hombre pudiera recibir la ayuda. El hombre pudo ver que Jesús tomó Sus dedos y los puso en sus oídos, como para despertar la fe en el hombre para que creyera que podría oír de nuevo. Jesús entonces humedeció la lengua del hombre con saliva de Su propia boca, como para despertar la fe en el hombre para que creyera que podría hablar claramente de nuevo. Jesús entonces levantó la vista hacia el cielo y dijo: “¡Efatá!” Esta palabra literalmente significa: “¡Ábrete!” Inmediatamente los oídos del hombre fueron abiertos y su lengua fue destrabada. El hombre comenzó a oír y a hablar con claridad.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos:

 

1.  Aunque Dios requiere que actúes con fe, Él ya te ha dado “la medida de fe” que necesitas (Rom. 12:3). Dios también hará todo lo que pueda para despertar tu fe hasta el punto en que puedas activarla para poder alcanzar lo mejor que Él tiene para ti.

 

2.  Jesús tuvo que ser creativo con un hombre que no podía oír ni hablar, y Él será creativo contigo. Él hará lo que tenga que hacer para llamar tu atención. Cuando Él tenga tu atención, Él te involucrará de una manera que conduzca a una manifestación de lo mejor que Él tiene para tu vida.

 

3.  Dios está comprometido con los planes que trazó para ti desde antes de que el mundo comenzara. ¡Él hará todo lo posible para ver que se vuelvan realidad en tu vida!

 

4.  Dios está más comprometido contigo que lo que estás comprometido tú con Él.

 

a) La Biblia dice: “Aun cuando somos infieles, Él [Dios] permanece fiel, porque no puede negarse a Sí mismo” (2 Tim. 2:13).

 

b) Si has Nacido de Nuevo, tú estás cubierto por la Sangre de Jesús, y has sido llamado según el propósito de Dios. Cuando satanás te mira, él ve el pecado. Cuando Dios te mira, Él ve a Su Hijo. Dios te ve cubierto por la Sangre de Su Hijo y lleno de Su Espíritu, así que para que Dios te niegue, Él tendría que negarse a sí mismo.

 

c) Pablo nos dijo que estableciéramos nuestra confianza en el hecho de que Dios está comprometido a terminar lo que Él comenzó en nuestras vidas (Filipenses 1: 6). Cuando la vida se pone dura y tu futuro parece sombrío, incluso cuando puede que no tengas confianza en tu capacidad, ¡ten confianza en Dios y en Su compromiso con tu éxito!

 

5.  Dios está buscando maneras de bendecirte. Él creará formas (si tiene que hacerlo), para manifestar lo mejor de Él en tu vida.

 

6.  Los planes de Dios para ti son mucho mayores que cualquier cosa que puedas haber pensado, soñado o imaginado (Ef. 3:20).

 

Voy a concluir con un breve testimonio personal. Cuando pienso en el estado actual de mi vida (donde estoy hoy) y a dónde sé que Dios me está guiando (mi futuro), a veces me siento abrumado. Hay momentos en que simplemente me siento en la presencia de Dios y lloro, pensando en Su bondad. Cada vez que pienso que no puedo más, él me recarga con Su gracia y me asegura que puedo manejar otro nivel de Su bondad, bendición y favor. ¡Créeme que no hay nada que Dios no pueda hacer EN, CON Y A TRAVÉS DE alguien que simplemente se entrega a Él!

 

Declaración de Fe:  Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Tú me has dado la medida de fe que necesito, y luego has trabajado conmigo para despertar mi fe hasta el punto en que la pueda activar. Declaro que no tendrás que trabajar mucho conmigo. Soy rápido para activar mi fe. Miro cada situación a través de la lente de la fe. Hablo de cada tema, declarando el lenguaje de la fe. Literalmente vivo por la fe cada segundo de cada día. Y aunque todo esto es bueno, ¡sé que Tu compromiso conmigo es aún mayor que cualquier cosa que yo haga! Tú estás constantemente buscando maneras de bendecirme, hacerme prosperar y usarme para Tu gloria en la tierra. ¡Tú me llenas con Tu gracia, abres puertas para mí que ningún hombre puede cerrar, y buscas maneras creativas de manifestar lo mejor de Ti en mi vida! ¡Así que comienzo este día con una confianza tenaz, porque mi confianza está puesta EN TI!  Declaro esto por la fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!