0 Liked
  • October 21, 2014
  • Comments are off for this post.

Nuestro Dios es Rey y NO un Presidente

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” Vamos a continuar con este tema que cubrimos ayer.

Luego el faraón se quitó de la mano el anillo con su sello oficial y lo puso en el dedo de José; lo vistió con ropas de lino de la mejor calidad y le puso un collar de oro. Después hizo que José subiera al carro de guerra reservado para su segundo en autoridad, y dondequiera que iba José, se gritaba la orden: «¡Arrodíllense!». Así que el faraón puso a José a cargo de todo Egipto. (Gen 41:42,43 NTV).

Faraón era un rey. Su autoridad terrenal le daba el derecho legal de hacer en su reino lo que hizo con José. Si Faraón hubiera sido un Presidente o Primer Ministro él no habría tenido el poder de ascender a José como lo hizo. Los reyes son soberanos y ellos tienen poder absoluto. De la misma forma, Dios es un Rey. De hecho, Él es el Rey de reyes y el Señor de señores.

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos:

1.  Faraón no era un mandatario elegido.

a)  Aquellos de nosotros que estamos acostumbrados a una democracia a menudo encontramos difícil entender el concepto de reino. Usemos nuestra figura presidencial como ejemplo. Aun si Dios le concediera a un prisionero favor sobrenatural para con el Presidente Obama, el Presidente no podría hacer lo que hizo Faraón. Si el Presidente Obama decidiera ascender a un prisionero al puesto de “segundo en el poder” de toda la nación, sería cuestión de días para que el ex prisionero y el Presidente fueran destituidos debido a nuestro sistema de equilibrio de poderes y controles.

b)  Un presidente no tiene poder supremo o autoridad absoluta.

c)  El poder de un presidente está limitado por el sistema de gobierno.

2.  Faraón era un rey.

a) Egipto estaba bajo una monarquía y no bajo una democracia.

b)  Un rey no es elegido. Un rey, nace en el poder (por linea sanguinea), o bien, toma ese    puesto como resultado de conquistar una nación (por la fuerza).

c)  Un rey gobierna con autoridad total y completa.

d)  Un rey no está sujeto a un sistema de correlación y equilibrio de fuerzas.

e)  Un rey no gobierna, él reina y su dicho es definitivo.

f)  Un rey puede hacer lo que quiera en su rein y no tiene que rendirle cuentas a nadie.

3.  Nuestro Dios es un Rey.

a)   Como un Rey, o siendo más específicos, el Rey de reyes, nuestro Dios no tiene un sistema de equilibrios y contrapesos.

b)   Dios actúa bajo principios de reinado y no bajo reglas democráticas.

c)   Dios puede hacer lo que Él quiera y no tiene que rendirle cuentas a nadie.

d)   Dios no está sujeto al hombre.

e)   Dios es el gobernador supremo y soberano de todas las cosas.

f)   Dios no tiene que consultar primero con nadie para promoverle a usted.

g)  Dios no tiene que tener ningún permiso para que usted mejore.

h)  Dios no tiene que pedir permiso para expandir su territorio.

i)  Dios puede darle un giro a su vida en un día, con una Palabra, tal y como lo hizo Faraón con José.

4.  Nuestro Dios es Soberano y Omnipotente.

a)  Una Palabra de parte de Dios puede hacer darle la vuelta a una situación que parezca sin solución.

b)  No hay nada demasiado difícil para Dios y no hay algo que Él no pueda hacer.

c)  Cuando trata con un Rey soberano usted debe saber que debe estar abierto para que las posibilidades esten a su alcance a través del poder del trono.

d)  ¡Créale a Dios! Él tiene el poder para cambiar cualquier situación en un instante y si Él decide bendecirle, nada puede maldecir lo que Él ha bendecido.

e)  Entre mejor comprenda el poder de Dios, más podrá apreciar Su gracia. Él tiene el poder para hacer cualquier cosa y sí Él decide bendecirle, porque Él le ama, ¡porque Él es tan bueno!

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Entre más estudio Tu gracia y Tu poder, yo Te aprecio más a Tí y a Tu incansable dedicación hacia mí. Tú me amas con un amor perpetuo. Tu me procuras con una pasión que no cede ante nada. Tú te preocupas por bendecirme y ayudarme a volverme la persona para la que me trajiste al mundo. Tú tienes el poder. Tú eres el Rey de reyes y el Señor de señores. Tú te sientas en el círculo de la tierra. No hay nada que no puedas hacer. Por lo tanto, no hay nada para lo que yo no crea en Tí. Esta es mi declaración: “Yo le creo a Dios y no hay límites a lo que mi Dios puede hacer.” Así que yo comienzo mi día con una gran expectación. No hay absolutamente nada que Tú no puedas hacer en mi vida. Yo quito los límites que le impongo a mi Dios ilimitado, yo sueño grandes sueños, y espero que Tú me des la gracia para que se vuelvan realidad. Yo sirvo a un Dios que puede cambiar mi vida con una Palabra. Yo nunca estoy sin esperanza, prque Tú sempre estás a mi lado y Tu presencia me asegura que nunca estaré desamparado. Tú eres siempre mi ayuda a mi lado en tiempos de problemas. ¡Tú ere mi roca, mi fortaleza, mi Dios y yo te alabo! Tengo confianza que Tú te encargarás de maximizar mi propósito y potencial mientras esté en la tierra de los vivientes. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.