0 Liked

Orando Desde la Perspectiva de la Gracia (2da Parte)

En esta mañana continuaremos con nuestra nueva serie, “Maximizando 2015 por la GRAN GRACIA de Dios” al enseñar acerca de la oración. Ayer comencé a enseñar acerca de Efesios 1:3-6. Hoy vamos a continuar en donde nos quedamos y seguiremos en el mismo tenor.

 

El Apóstol Pablo dijo,“En Cristo, gracias a la sangre que derramó, tenemos la liberación y el perdón de los pecados. Pues Dios ha hecho desbordar sobre nosotros las riquezas de su generosidad, dándonos toda sabiduría y entendimiento,  y nos ha hecho conocer el designio secreto de su voluntad. Él en su bondad se había propuesto realizar en Cristo este designio,  e hizo que se cumpliera el término que había señalado. Y este designio consiste en que Dios ha querido unir bajo el mando de Cristo todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra.

 

En Cristo, Dios nos había escogido de antemano para que tuviéramos parte en su herencia, de acuerdo con el propósito de Dios mismo, que todo lo hace según la determinación de su voluntad.  Y él ha querido que nosotros seamos los primeros en poner nuestra esperanza en Cristo, para que todos alabemos su glorioso poder.”(Ef 1:7-12 DHH).

 

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos:

 

1.  En Cristo hemos sido hechos libres por las riquezas de la Gracia de Dios.

a)   Jesús vino a sacarnos del lío en el que nos metió Adán.

b)  Por culpa de Adán, el pecado y la muerte entraron al mundo.

c)  Jesús nos libró del poder y del castigo del pecado.

d)  Jesús nos libró del aguijón del temor de la muerte.

e)  Dios nos ofrece la libertad del pecado y de la muerte en Jesús, y Él nos lo ofrece completa y abundantemente, por Su inmerecida gracia.

 

2.  Dios tenía un plan desde el principio.

a)  Dios tenía un plan secreto, un plan para redimir al mundo a través de Su Hijo.

b)  Si los príncipes del mundo hubieran sabido lo que hacían, jamás hubieran crucificado al Señor de Gloria. Satanás pensó que estaba ganando cuando Jesús fue a la cruz. Pero cuando la primera gota de sangre cayó en la tierra, eso selló su destino.

c)  Dios planeó traer el poder del cielo a la tierra a través de Su Hijo Jesús.d)  Gracias a Jesús, el Reino ha venido y la voluntad de Dios puede ser hecha, en la tierra, así como en el cielo.

 

3.  El plan de Dios se manifestó de acuerdo a Su Tiempo.

a)  El Antiguo Testamento aportó tipos y sombras de las cosas que habrían de venir.

b)  El Antiguo Testament tenía al Nuevo Testamento oculto dentro de el, pero en el Nuevo Testamento el Antiguo Testamento es revelado.

c)  En el Antiguo Testamento el Espíritu Santo vivía dentro del Templo, en donde podía ser visitado únicamente por el Sumo Sacerdote, una vez al año. ¡En el Nuevo Testamento nosotros somos el Templo de Dios y el Espíritu Santo vive EN nosotros!

d)  En la plenitude del tiempo, Dios envió a Su Hijo a reconciliar al mundo consigo y a restaurar el Espíritu Santo a la humanidad.

 

4.  Tú eres como Jesús en muchas formas.

a)  Dios tenía ya un plan para ti, al igual que Él tenía un plan para Jesús.

b)  Dios hizo ese plan para ti desde antes que el mundo comenzara, al igual que lo hizo con Jesús.

c)  Dios no trajo a Jesús al mundo antes del tiempo correcto, y lo mismo puede ser dicho de ti. Tú naciste en el tiempo de Dios, para el propósito de Dios.

d)  Tú fuiste escogido en Cristo para un propósito específico.

e)  Dios ya había planeado usarte para Su Gloria, porque eso es lo que Él deseaba.

 

5.  Cuando oras desde la perspectiva de la gracia tú oras desde la perspectiva de Dios hacia ti.

a)  No ores como si Dios no supiera a lo que te estás enfrentando. Dios no es ajeno a ello.

b)  No ores como si Dios no te hubiera dado ya las herramientas para enfrentar y superar cualquier obstáculo. Él ya te ha dado la gracia necesaria para ello.

c)  No ores como si Dios no estuviera peleando a tu lado. No le pidas que venga, Su Palabra promete que Él ya estará allí. Tú nunca estarás en una pelea en donde Dios no esté contigo.

d)  No ores como si a lo que te enfrentas fuera a destruirte. Cuando haces eso, le muestras a Dios que no tienes fe, confianza y seguridad en Él para los planes que trazó para ti desde antes que el mundo comenzara.

e)  Cuando oras desde la perspectiva de la gracia, tú oras desde la perspectiva de Dios, y tus oraciones estarán llenas de fe, esperanza, confianza y paz, sin importar la situación que estés enfrentando.

 

Tengo más que añadir, pero me detendré aquí por hoy. Retomaremos este tema en nuestro próximo mensaje.

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por Tu Gran Gracia hacia mí. También Te doy también las gracias por enseñarme acerca de la oración y a orar desde la perspectiva de la gracia. Yo veo lo que hiciste en y a través de Jesús por las riquezas de Tu gracia. Tú hiciste planes para Él desde antes que el mundo comenzara. Tú sabías lo que Adán haría e hiciste planes para redimir a la humanidad de todo en lo que Adán nos metió. En Cristo Jesús estoy redimido del poder del pecado y del aguijón de la muerte. El pecado no tiene poder sobre mí y no tengo miedo a morir. Tú hiciste planes para Jesús y lo enviaste al mundo en la plenitud de Tu tiempo. Yo soy como Jesús. Así como es Él, así soy yo en el mundo. Tú trazaste planes para mí desde antes que el mundo comenzara. Tú me enviaste en el tiempo correcto. Tú me has dado una tarea. Tú me has dado ya la gracia para cumplir con mi tarea. Enfrentaré oposición, porque tengo una gran misión. ¡Pero nada me puede detener, porque Tú estás SOBRE mí, EN mí, CONMIGO, y A MÍ FAVOR! No hay forma de que pierda. Yo cumpliré con todo para lo que vine al mundo, por Tu gracia, para Tu gloria. Así que cuando ore, oraré desde la perspectiva de la gracia, con toda mi confianza en Ti, para que todo lo que has planeado hacer a través de mi suceda, en la tierra, así como en el cielo. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.