0 Liked

Orando Desde la Perspectiva de la Gracia (4ta Parte)

Un Breve Testimonio: Anoche una Hermana en Cristo junto con su hermosa hija visitaron nuestra iglesia. Después del Estudio Bíblico ella se me acercó y me dijo que estaba allí por mí, que había estado recibiendo La Palabra de Hoy cerca de un año, que la Palabra cambió su vida y que ahora estaba mucho más cerca de Dios. ¡En 2015 La Palabra de Hoy cumple 18 años! No hago lo que hago por otra razón que no sea agradar a Dios, pero en ocasiones como la de anoche, todo lo que puedo decir es “Gracias Señor.” Me siento extremadamente honrado de que Dios me escoja para usarme para Su gloria.

En esta mañana continuaremos con nuestra nueva serie, “Maximizando 2015 por la GRAN GRACIA de Dios” al enseñar acerca de la oración. Ayer aprendimos cómo Pablo oraba por los creyentes de Éfeso. Yo señalé que esta oración era muy diferente que muchas oraciones que puede que escuches hoy en día. ¿Por qué? Porque Pablo estaba orando desde la perspectiva de la gracia de Dios. Pablo oraba desde la perspectiva de la obra consumada de Jesús.

En la oración el Apóstol Pablo nos enseñó que el poder de Dios es mucho más grande de lo que nosotros creemos. De hecho tenemos acceso a la misma clase de poder que levantó a Jesús de los muertos. Después de explicar eso, Pablo dijo, “Poniéndolo [a Cristo] por encima de todo poder, autoridad, dominio y señorío, y por encima de todo lo que existe, tanto en este tiempo como en el venidero. Sometió todas las cosas bajo los pies de Cristo, y a Cristo mismo lo dio a la iglesia como cabeza de todo.  Pues la iglesia es el cuerpo de Cristo, de quien ella recibe su plenitud, ya que Cristo es quien lleva todas las cosas a su plenitud.” (Efesios 1:20-23 DHH).

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Vamos a tratar de entresacar algunas joyas de lo que dijo Pablo.

1.  Pablo dejó en claro que Dios el Padre puso a Jesús a cargo de todo en este mundo.

a)  Pablo dijo, “Dios puso a Cristo por encima de todo poder, autoridad, dominio y señorío.”

b)  Pablo dijo, “Dios puso a Cristo…por encima de todo lo que existe, tanto en este tiempo como en el venidero.”

c) Pablo dijo, “Sometió todas las cosas bajo los pies de Cristo, y a Cristo mismo lo dio a la iglesia como cabeza de todo.”

d)  Pablo dijo, “Pues la iglesia es el cuerpo de Cristo, de quien ella recibe su plenitud, ya que Cristo es quien lleva todas las cosas a su plenitud.”

e)  ¿Podría estar más claro? Sin lugar a duda, ¡JESÚS ES EL SEÑOR!

f)  Nuestro Padre Celestial puso a Su Hijo Jesús por encima de todo lo que existe, en este tiempo y en el venidero. Además, Jesús restauró nuestro acceso al Espíritu Santo. Ahora el Espíritu Santo nos guía a usar nuestra fe para tener acceso a la obra consumada de Cristo.

2.  Todo lo que necesitamos para triunfar en la vida fue conseguido por Jesús y nosotros simplemente alcanzamo la obra consumada de Cristo con nuestra fe.

a)  Jesús compró nuestra redención con Su sangre.

b)  En la cruz Jesús dijo, “Consumado es”, porque Su misión terrenal había finalizado.

c)  Jesús se sentó a la diestra de Dios el Padre, no porque estuviera cansado, sino porque había concluído.

d)  Hoy no oramos para tratar que Dios haga algo. En la eternidad, Dios ha hecho ya todo lo que iba a hacer y solo es cuestión de tiempo antes que todo eso se manifieste en la tierra.

e)  Nuestro trabajo es orar de acuerdo y conforme a lo que Dios ya ha hecho —lo mismo que Jesús hizo por nosotros hace 2,000 años.

3.  Ora desde la perspectiva de la gracia.

a)  Todo por lo que debes orar, debes creer que ya lo tienes, que Dios ya lo ha provisto para ti, y que es Su voluntad que tú lo tengas.

b)  Si comienzas tu oración diciendo que no lo tienes, y que quieres que Dios te lo de, entonces estás orando desde la perspectiva de la necesidad (no de la gracia) y de la duda (no de la fe).

c)  Dios depositó EN TI todo lo que necesitarás en esta vida. Él lo hizo por Su gracia, para que pudieras cumplir Sus propósitos y planes Celestiales.

d)  Orar es tu forma de estar de acuerdo/consenter con el cielo, para que Dios haga a través de ti lo que Él ha planeado hacer desde antes de la fundación del mundo en la tierra, así como en el cielo.

e)  Dios no te negará nada de lo que Él ya planeó que tuvieras. ¡La frustración aparece cuando pides a Dios algo que no es para ti!

*** Jesús pagó todo por ti. La obra está consumada. ¡JESÚS ES EL SEÑOR! Tu oración debería permitirte el acceso a la obra consumada de Jesús.

Hablaremos más de esto mañana.

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por Tu Gran Gracia hacia mí. También Te doy también las gracias por enseñarme acerca de la oración y a orar desde la perspectiva de la gracia. El día en que Nací de Nuevo me volví miembro del Cuerpo de Cristo y entré en sintonía con lo que habías planeado para mí desde antes de la fundación del mundo. Yo estoy en el Cuerpo y Jesús es la Cabeza. Tú pusiste a Jesús por encima de todo poder, autoridad, dominio y señorío. Tú lo pusiste por encima de todo lo que existe, tanto en este tiempo como en el venidero. Tú pusiste todo bajo el poder y contro de Cristo. Yo estoy en Cristo, Cristo está en mí, y Él lo completa todo. Jesús me redimió con Su propia sangre. Jesús me dio acceso a la vida que Tú siempre quisiste que tuviera. Todo lo que necesitaré, ahora ha sido puesto EN mí, EN mi Espíritu Nacido de Nuevo. Esto pasó gracias a lo que Jesús hizo hace 2,000 años. Yo vivo mi vida hoy en el entendido que Jesús TODO LO PAGÓ por mí. Ahora usa mi fe para acceder a Tu gracia, la cual fue puesta a mi alcance gracias a la obra consumada de Jesús. Así que cuando oro, no oro desde la perspectiva de la necesidad o de la duda. Yo oro desde la perspectiva de la gracia y de la fe. Yo soy guiado por Tu Espíritu en relación a lo que debo orar y cuándo debo hacerlo, con la confianza de que estoy pidiendo algo que ya es mío, yo oro EN LA FE, no vacilando, sin dudar, con toda la confianza de que Tú harás manifiestas todas las cosas que ya has planeado que yo tenga o haga. Mi oración se alinea con la obra consumada de Jesús. Mi oración es siempre…¡así en la tierra como en el cielo! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.