0 Liked

Orando Desde la Perspectiva de la Gracia

En esta mañana continuaremos con nuestra nueva serie, “Maximizando 2015 por la GRAN GRACIA de Dios” al enseñar acerca de la oración. He estado enseñando acerca de la gracia durante los últimos dos años y ahora estoy enseñando acerca de la oración. Es razonable pensar que enseñaría este tema desde la perspectiva de la gracia. Durante los siguientes días aprenderemos acerca de la oración y de la gracia a través del Apóstol Pablo y su carta a la iglesia en Éfeso.

En estos primeros comentarios en su carta, el Apóstol Pablo dijo, “Toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo. Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos. Dios decidió de antemano adoptarnos como miembros de su familia al acercarnos a sí mismo por medio de Jesucristo. Eso es precisamente lo que él quería hacer, y le dio gran gusto hacerlo.  De manera que alabamos a Dios por la abundante gracia que derramó sobre nosotros, los que pertenecemos a su Hijo amado.” (Efesios 1:3-6 NTV).

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Bueno, quiere decir mucho. Podría enseñar sobre este pasaje durante varias semanas, pero por hoy, simplemente voy a resaltar algunas cosas y a tratar de entresacar algunas joyas acerca de Dios, de Su gracia, y de lo que significa para nosotros la oración:

1.  Dios ya te ha (tiempo pasado) dado cada bendición spiritual, en Cristo, en los lugares celestiales.

a)  Orando desde la perspective de la gracia significa que crees que Dios ya te ha dado todo lo que necesitas y que ya lo tienes dentro de ti. Esto es muy diferente a orar desde una posición de necesidad, en donde le pides a Dios que te de algo que crees que no tienes.

b)  Orar desde la perspectiva de la gracia quiere decir que no tienes que orar para que Dios lo haga. ¡Tú oras desde la perspectiva de que ya ha sido hecho!

c)  Cuando oras desde la perspectiva de la gracia no estás orando por la Victoria, tú estás orando DESDE una posición de victoria.

2.  Dios te escogió, en Cristo, desde antes que el mundo fuese hecho.

a)  Tú no eres un error. ¡Tú naciste CUANDO naciste y naciste DONDE naciste, por la RAZÓN que naciste!

b)  Tú no estas esperando que Dios haga lo que Él planeó hacer en tu vida. Dios, de hecho, está esperando que creas y recibas lo que Él ya ha planeado hacer a través de ti, para que pueda manifestarlo.

3.  Por medio de Cristo tú puedes pararte frente a Dios sin culpa alguna.

a)  Jesús nació y vivió desde una posición de justicia. Tú naciste y has vivido desde una posición de pecado. Dios envió a Su Hijo Jesús para cambiar lugares contigo. Cuando aceptas a Jesús como Señor, tú tomas Su posición de justicia y Él toma tu posición de pecado.

b)  Tú no eres justo por lo que haces, o por lo que dejas de hacer. Tú eres justo únicamente por lo que hizo el Señor Jesús.

c)  Cuando sabes que eres justo en Cristo Jesús, tú vienes al Padre en oración, en el nombre de Su Hijo, con valor y confianza.

4.  Dios te ha dado to lo que Él iba a darte en abundancia, por Su gracia, en Su Hijo.

a)  Pablo dijo, “Si Dios no se guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos dará también todo lo demás?”(Romanos 8:32). Si Dios te dio Lo Mejor de Sí cuando te dio a Su Hijo Jesús, ¿realmente piensas que Él te negaría algo?

b)  Cuando recibiste a Jesús también recibiste acceso a todo lo que Dios planeó que tuvieras, y acceso al poder que necesitas para tenerlo.

*** Para orar desde la perspectiva de la gracia, tú debes cambiar de vivir bajo la perspectiva del mundo, a vivir bajo la perspectiva del cielo.

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por Tu Gran Gracia hacia mí. También Te doy también las gracias por enseñarme acerca de la oración y a orar desde la perspectiva de la gracia. Hubo un tiempo en mi vida cuando oraba desde una posición de necesidad. Yo pensaba en todas las cosas que necesitaba, y te pedía que me las dieras. Hubo ocasiones cuando mi oración simplemente era una larga lista de deseos que te pedía. Ahora veo por qué esas oraciones no eran efectivas. Yo veía las cosas desde la perspectiva del mundo y no del cielo. Tú pusiste Tu Espíritu EN mí, para que pudiera aprender a ver las cosas como Tú las ves, y a orar desde la perspectiva de la gracia. Estoy aprendiendo. Ahora me doy cuenta que Tú me has dado lo mejor de Ti en Jesús, y junto con Él, también me has dado en abundancia todas las cosas. Todo lo que necesito para triunfar en la vida, para cumplir con tus propósitos y planes celestiales, ya está en mí. Ahora yo NO oro pidiendo lo que Tú ya me has dado. Yo oro sabiendo que ya me lo has dado, y mis oraciones buscan alcanzar Tu gracia por medio de mi fe. Mi fe me permite alcanzar Tu gracia para que se manifieste lo mejor de Ti en mi vida. Las oraciones basadas en la gracia son efectivas, porque son el tipo de oraciones que Tú esperas que haga; viendo las cosas desde Tu perspectiva, pidiendo por Tus propósitos y planes celestiales, y buscando que se manifieste Tu voluntad aquí en la tierra. ¡Así que desde hoy oraré desde la perspectiva de la gracia, Tú escucharás mis oraciones, Tú manifestarás lo mejor de Ti en mi vida, y nunca volveré a ser el mismo! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.