0 Liked

Percepción Espiritual

Esta mañana continuamos con nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”, siguiendo con nuestra nueva miniserie titulada “Concéntrate en Perder Tu vida.”  .”  Hace un par de semana te presenté el siguiente pasaje y comenzamos nuestro recorrido por el mismo. Vamos a retomarlo hoy.

 

El Apóstol Pablo dijo: “Sea de una forma u otra, el amor de Cristo nos controla. Ya que creemos que Cristo murió por todos, también creemos que todos hemos muerto a nuestra vida antigua. Él murió por todos para que los que reciben la nueva vida de Cristo ya no vivan más para sí mismos. Más bien, vivirán para Cristo, quien murió y resucitó por ellos. Así que hemos dejado de evaluar a otros desde el punto de vista humano. En un tiempo, pensábamos de Cristo solo desde un punto de vista humano. ¡Qué tan diferente lo conocemos ahora! Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!” (2 Cor 5:14-17 NTV).

 

Hoy me voy a concentrar en la frase: “¡Qué tan diferente lo conocemos ahora!” Después de la yuxtaposición de la manera de pensar del mundo con la forma en que se supone que debemos pensar como creyentes Nacidos de Nuevo, Pablo reitera el mensaje diciendo que nosotros “no pensamos de esa manera ahora.” No creemos como solíamos pensar. No vivimos como solíamos vivir. No VEMOS las cosas de la misma forma en que solíamos hacerlo. La comprensión de esta verdad es absolutamente crítica, porque tu capacidad para VER en el Espíritu es fundamental para todo lo que haces en Cristo. ¡Sólo podrás RECIBIR en el nivel en el que puedas PERCIBIR!

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Hoy tengo dos puntos principales.

 

1.  Tu capacidad de VER Espiritualmente dictará aquello en lo que puedas poner tu fe.

a)  Dios nos da todo lo que nos da por Su inmeredica gracia. Sus planes están definido y Sus recursos están listos. La parte de Dios ya está hecha por gracia. Nuestra parte se debe hacer por la fe. Dios requiere que usemos nuestra fe para poder alcanzar Su gracia.

b)  Donde no hay gracia no puede haber fe. La fe comienza donde se conoce la voluntad de Dios. Para poner la fe en algo debes ser capaz de discernir lo que Dios ya te ha dado por gracia.

c)  La revelación divina es la autorización para tu fe. Una vez que Dios te revela lo que ya te dio (en la eternidad), tú puedes echar mano de tu fe para acceder a ello (a su tiempo).

d)  Si no puedes VER (o discernir) lo que Dios te ha dado, no sabes a qué aplicar tu fe.

e)  La fe no consiste en que a ti se te ocurra algo y luego le pidas a Dios que te de la fe para hacerlo. La fe consiste en percibir lo que es tuyo y luego estar de acuerdo con ello. ella. La fe consiste en discernir, aceptar y luego procurar la voluntad de Dios sobre la tuya.

*** Nada de esto es posible si no eres capaz de VER Espiritualmente.

 

 

2.  Tu capacidad de VER Espiritualmente tendrá un impacto directo sobre lo que puedas lograr con Dios y de lo que Dios sea capaz de lograr a través de ti.

a)  Cuando Naces de Nuevo el Espíritu de Dios establece Su residencia en tu interior y el Padre espera que aprendas a ser guiado por el Espíritu.

b)  El Padre nunca espera que tu conducta posterior a la conversión sea igual a tu conducta antes de la conversión. Tú eres un hombre nuevo y el Padre espera que vivas en tu nueva realidad.

c)  Dios no te dio Su Espíritu para que pudieras seguir pensando y viviendo en la forma en que lo hacías.

d)  Dios te ha dado Su Espíritu para que pudieras saber: 1) Los planes que Él hizo para ti desde antes de la creación del mundo, 2) lo que está pensando a diario, y 3) cómo llevar a cabo lo que Él te está dirigiendo para que hagas.

e)  Va a ser difícil para que recibas lo que no puedes percibir. Tú debes ser capaz de ver lo que sea. Tú debes ser capaz de percibirlo para lograrlo. Entre más puedas ver, más podrá hacer Dios a través de ti.

 

Tengo mucho más que decir sobre esto. Me voy a detener aquí por hoy.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año 2016 al perder mi vida. He aceptado a Jesús como mi Señor. Su Espíritu ha establecido Su residencia dentro de mí. He Nacido desde arriba. Soy un hombre espiritual. Soy un ciudadano del cielo que vive en la tierra. Soy un Embajador del Cielo en este mundo. Recibo mis instrucciones de Ti. Recibo descargas diarias de la oficina central. Me hablas a diario y durante todo el día. Soy capaz de discernir Tu voluntad y realizarla por fe. Puedo VER la persona a la que me has llamado que sea. Puedo VER lo que quieres que haga. Puedo VER cómo hacer que suceda. Estas no son cosas que aprendo, éstas son cosas que discierno. Yo vivo por mi capacidad de ver. ¡Veo lo que Tú me has dado por gracia y yo procuro esto por fe! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.