0 Liked

¿Permanecerás Concentrado?

Esta mañana continuaremos con nuestra serie titulada “Enfoque Refinado.” Durante el último par de días hemos estudiado el rechazo y aflicción que algunos personajes bíblicos tuvieron que soportar para convertirse en los hombres que Dios los llamó a ser. En especial estudiamos los casos de David, José, Moisés, Pablo y Jesús. Mientras que Jesús es la excepción obvia, Dios usó a estos hombres a pesar de sus miedos, defectos y fallas. Dios decide usarnos por Su inmerecida y maravillosa gracia. Pero a pesar de la gracia, Dios todavía nos obliga a pasar por un proceso hasta que podamos soportar el peso de la tarea a la que hemos sido llamados. Aquí es donde entra en juego la concentración o enfoque. Mientras estés en el proceso de ser preparado, debes permanecer concentrado. En el Cuerpo de Cristo las personas no se convierten en fracasos porque fallan; ellos se convierten en fracasos porque se quedan así. Aquellos que se centran en Dios, en Su gracia y en su asignación divina, son capaces de “volver a levantarse” después de cada fracaso, se sacuden el polvo  y continuan la carrera.

 

El mensaje de hoy viene en forma de una pregunta: ¿Permanecerás Concentrado? La oposición vendrá como resultado de tu asignación divina, vendrán ataques cuando recibas una Palabra de Dios que es fundamental para el propósito de tu vida, vendrán distracciones diseñadas para robar tu atención, pero a pesar de todo debes seguir concentrado si vas a cumplir el propósito de tu vida.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Solo un par de cosas antes de cerrar esta semana.

 

1.  La batalla es por tu mente.

a) Satanás sabe que no puede afectar negativamente a un creyente cuya mente está fija y centrada en Jesús y en su misión divina. Esta persona está “fijada” para Dios por la fe, su fe está accediendo a la gracia de Dios y la gracia de Dios derrotarálos ataques de satanás siempre.

b) Si Satanás puede distraerte, si es capaz de conseguir que tu mente esté enfocada en algo distinto de Dios y de tu asignación divina, entonces él no tiene que derrotarte porque, basicamente tú solo te has derrotado.

c) Satanás no pudo superar a Adán y Eva. Adán y Eva caminaban con Dios y Dios caminaba con ellos. Satanás no tenía ningún poder para alcanzarlos. Sin embargo, satanás inyectó una simple “idea” en la mente de Eva. Era una idea de lo bueno que era el fruto prohibido. Eva no fue distraída por el pecado. Ella no fue atraída por el mal. Eva fue engañada porque satanás consiguió que simplemente pensara en lo bueno que era el fruto prohibido. Cuando Eva vio que el fruto era “bueno para comer y agradable a la vista y deseable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto y comió” (Génesis 3:6). Así de fácil es ser engañado. Satanás viene con un solo pensamiento. La batalla está en la mente. Tú debes permanecer centrado.

 

2.  Debes resistir a la condenación.

a) Tan pronto como Adán y Eva comieron del fruto prohibido, ellos intentaron cubrir su desnudez mediante el esfuerzo humano, se escondieron de Dios, y la culpa los alcanzó. Cuando se comete un error o un pecado, satanás vendrá inmediatamente a hacer que te sientas culpable o condenado. Cuando te sientes condenado te alejas de Dios y sientes como si no te pudieras acercar a Él.

b) Tú vas a cometer errores. Es posible incluso que peques. Habrá ocasiones en las que no puedas operar en el Espíritu y sucumbas a los defectos de la carne. En esos momentos el Espíritu Santo vendrá a convencerte; no de tu pecado, sino de tu justicia. Satanás viene a condenarte, el Espíritu Santo viene a convencer. El Espíritu Santo te recordará acerca de la justicia que Cristo Jesús te proporciona. ¡Él hará que levantes la cabeza, para que pueda seguir adelante!

 

3.  ¡Pase lo que pase, SIGUE ADELANTE!

a) Los creyentes exitosos no son los que nunca fallan, porque no existen esas personas. Los creyentes exitosos son los que se niegan a permanecer en el fracaso.

b) No importa lo que pase – bueno o malo, éxito o fracaso, victoria o derrota – debes decidir en tu corazón y en tu mente que vas a seguir centrado cada día de tu vida. Si mantienes tu enfoque en Dios, en Su gracia y en Su propósito para tu vida, no permitirás que ni el aguijón del error, ni la felicidad de la la victoria te dejen atrapado en ese momento. Si fallas, satanás quiere que te revuelques en tu fracaso. Si tienes éxito, satanás querrá que te quedes atrapado en esa victoria para que no sigas adelante. ¡De cualquier manera, tú debes seguir concentrado y siempre en movimiento hacia adelante si vas a maximizar tu propósito y tu potencial, mientras estés en el mundo de los vivos!

 

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año 2016 al tomar el control de los pensamientos en mi vida. Puedo llevar cautivo todo pensamiento. Yo fuerzo mi mente a que permanezca fija y centrada en Jesús, en Tu gracia Padre, y en Tu misión divina para mi vida. Me resisto a  la condenación. Me niego a sentirme condenado cuando cometo un error. Acepto la convicción del Espíritu Santo y recibo la justicia de Jesús. Yo soy justo, pero solo lo soy por causa de Jesús y de lo que hizo por mí. Enfocarme en esto me ayuda a seguir adelante, pase lo que pase en mi vida. No me quedo atorado en cualquier falla, y no voy a quedar atrapada en una victoria. Yo siempre seguiré concentrado en la asignación de mi vida y voy a terminarla antes de morir – ¡no con mis fuerzas, sino solamente por Tu inmerecida y maravillosa gracia! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.