0 Liked

Pon Tu Confianza en Dios, No En El Dinero

Esta mañana continuamos nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”. Hemos estado estudiando la Parábola del Sembrador. Jesús dijo:

 

“El campesino representa al que anuncia las buenas noticias.  Las semillas que cayeron en el camino representan a los que escuchan las buenas noticias, pero luego viene Satanás y hace que olviden todo lo que oyeron.

  

Las semillas que cayeron entre piedras representan a quienes oyen el mensaje del reino de Dios y rápidamente lo aceptan con gran alegría.  Pero como no lo entienden muy bien, la alegría les dura muy poco. Tan pronto como tienen problemas, o son maltratados por ser obedientes a Dios, se olvidan del mensaje.

 

Hay otros que son como las semillas que cayeron entre los espinos. Oyen el mensaje, pero no dejan que el mensaje cambie su vida. Sólo piensan en las cosas que necesitan, en cómo ganar dinero, y en cómo disfrutar de esta vida.

 

Finalmente, las semillas que cayeron en buena tierra representan a los que escuchan el mensaje y lo aceptan. Esas personas cambian su vida y hacen lo bueno. Son como las semillas que produjeron espigas con treinta, sesenta y hasta cien semillas.” (Marcos 4:13-20 TLA)

 

Nos hemos centrado en la frase, “el amor al dinero.”. La versión King James lo llama “el engaño de las riquezas.”. Este es un tema muy importante. Si no aprendes a confiar en Dios por sobre el dinero, nunca vas a poder obrar en lo sobrenatural. Dejame darte un ejemplo. En Mateo 10 Jesús envió a los discípulos con estas instrucciones: “No vayan a los gentiles  ni a los samaritanos,  sino solo al pueblo de Israel, las ovejas perdidas de Dios.  Vayan y anúncienles que el reino del cielo está cerca. Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, curen a los leprosos y expulsen a los demonios. ¡Den tan gratuitamente como han recibido! No lleven nada de dinero en el cinturón, ni monedas de oro, ni de plata, ni siquiera de cobre. No lleven bolso de viaje con una muda de ropa ni con sandalias, ni siquiera lleven un bastón. No duden en aceptar la hospitalidad, porque los que trabajan merecen que se les dé alimento.”

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Cuando Jesús envió a Sus discípulos a la obra, Él no quiso que llevaran ningún dinero por una razón. Jesús quería que toda su confianza y seguridad estuvieran  en Dios y no en el dinero. Mucha gente pone demasiada confianza en el dinero y Jesús nos estaba enseñando a todos a poner TODA nuestra confianza en Dios.

 

2.  Si los discípulos no podían ver a Dios como su fuente de recursos, entonces ¿cómo podían confiar en Dios para lo sobrenatural? Jesús los estaba enviando a sanar a los enfermos y a echar fuera demonios. Los discípulos tenían que depender totalmente de Dios para llevar a cabo los actos que excedían su capacidad humana. Si los discípulos no podían confiar en Dios para las cosas materiales, entonces ¿cómo podrían confiar en Él para lo sobrenatural? Dios quiere que le veas a Él como la fuente de todas las cosas – materiales  y sobrenaturales.

 

3.  Si Dios ve que haces lo que Él te dijo que hicieras, confiando por completo en que Él te dará los recursos,  Él te demostrará que es una fuente “más que capaz”.

 

4.  La gente se queda frustrada cuando Dios no es su única fuente de recursos. Yo he estado ahí antes. Es frustrante cuando estás esperando en Dios por algo, pero después estás vacilante entre confiar en Dios o confiar en el hombre (o en el dinero). He aprendido que cuando Dios ve que no es tu única fuente, Él simplemente da un paso atrás. ¡Él quiere que TODA tu confianza esté puesta en  Él! El salmista dijo: “Oh alma mía, reposa solo en Dios porque de Él es mi esperanza.”(Salmo 62: 5). Dios quiere saber que tu esperanza está en Él, y no en el hombre o el dinero.

 

5.  Jesús dijo: “No se puede servir a Dios y al dinero” (Mateo 6:24). Si tu confianza está puesta en el dinero y no en Dios, tus planes y tu vida se desmoronarán.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año 2016 haciéndote mi prioridad # 1 en todas las áreas de mi vida, incluyendo mis finanzas. Creo que todo lo que necesito en la vida ya está apartado y asignado para mí. Así que TODA mi seguridad, esperanza y confianza están en ti Padre. Tú eres mi fuente tanto para lo material como para lo espiritual. No confío en las riquezas inciertas. Confío en mi Dios cierto. Te amo Padre y Tú me bendices abundantemente con todas las cosas para que las disfrute. El dinero me sirve a mí y no es mi amo. Puedo tener dinero, porque el dinero no me tiene a mí. Comienzo este día convencido de que haré todo aquello para lo que me trajiste al mundo. Haré todo lo que me has llamado a hacer; ¡no por mi fuerza, sino por Su gracia! No confío en mi cuenta bancaria, sino en Tu provisión eterna. ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.