0 Liked

¿Por qué Dios Te da la Gracia para Triunfar?

(Lee Daniel 2:46-47)

 

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” Ayer estudiamos cómo Daniel le dio al Rey Nabucodonosor una descripción completa de su sueño y luego la interpretación de dicho sueño. Daniel pudo hacer esto por la gracia de Dios. Hoy vamos a ver la respuesta del rey.

 

La Biblia dice, “ Al oír esto, el rey Nabucodonosor se postró ante Daniel y le rindió pleitesía, ordenó que se le presentara una ofrenda e incienso, y le dijo: ‘¡Tu Dios es el Dios de dioses y el soberano de los reyes! ¡Tu Dios revela todos los misterios, pues fuiste capaz de revelarme este sueño misterioso!’.”

La respuesta de Daniel y la respuesta del rey plasman verdaderamente el mensaje subyacente de esta serie. Este es uno de los ejemplos de éxito más grandes basado en la gracia en la Biblia. Aquí tenemos a un joven que se enteró de que sería ejecutado por algo que no tenía nada que ver con él. Con el fin de salvar su propia vida, él le pidió a Dios que le diera una respuesta que ningún ser humano podría proporcionar jamás por su cuenta. La inteligencia y la educación de Daniel no podían aportar la respuesta, ya que ésta iba más allá de la capacidad humana. Para empeorar las cosas, la persona que esperaba la respuesta (el Rey Nabucodonosor) tenía todo el poder. Daniel era un esclavo y Nabucodonosor era un rey. Daniel le pidió a Nabucodonosor un poco más de tiempo, pero sabía que su vida estaba en la línea y “contra reloj”. Daniel oró, su fe pudo alcanzar la gracia de Dios para lo sobrenatural, y él fue capaz de hacer lo que ningún otro hombre podría hacer – por la gracia de Dios, para Su gloria. ¡Cuando Daniel dio la respuesta el rey, que normalmente tenía gente postrándose a sus pies, se postró para agradecer a Daniel y adorar a su Dios!

 

¿Qué es lo que esto significa para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Tu fe puede alcanzar la gracia de Dios.

a)   A primera vista esto parecería como que Daniel oró y Dios respondió a la oración de Daniel. Fue como si Daniel necesitara algo, él se lo hubiera pedido a Dios, y Dios se lo concediera. Pero en realidad no fue así como sucedió.

b)   Dios ya tenía un plan para Daniel. Desde antes de la fundación del mundo, Dios ya sabía que Daniel estaría en la situación en la que se encontró. Esto no era nuevo para Dios. Dios ya había preparado la respuesta para Daniel y la puso a su disposición por Su gracia.

c) Daniel simplemente echó mano de su fe para aprovechar la gracia de Dios para obtener aquello que Dios quería que Daniel tuviera.

d) Fue la voluntad de Dios que Daniel proporcionara la respuesta y obtuviera un gran ascenso. La fe de Daniel alcanzó la gracia de Dios para que Su voluntad de Dios fuera hecha en la tierra, así como ya había sido planeada en el cielo.

e) Dios tiene planes para ti. Cuando oras con fe, en armonía con los planes de Dios, tu fe puede alcanzar Su gracia y los resultados serán sobrenaturales.

 

2.  Concéntrate en la fe y en la gracia, y no el trabajo duro ni en el esfuerzo humano.

a)   Tú no tienes que trabajar duro para obtener lo que Dios ya ha provisto para ti. ¡Tú no trabajas para obtenerlo, tú debes creer para tenerlo!

b)   Daniel le creyó a Dios y Dios le dio la respuesta, una respuesta que ya estaba reservada para él por la gracia.

c) Todo lo que necesitas para triunfar en la vida ya está a tu alcance. Fue preparado para ti por la gracia de Dios. Ahora usa tu fe para poder alcanzarla.

d) El trabajo duro no produce él éxito divino, pero la gracia de Dios hace que puedas trabajar duro. Lo que pasa es que ya que estás trabajando por la gracia de Dios y no por el esfuerzo humano, puedes trabajar más tiempo sin sentirte frustrado, cansado o estresado.

 

3.  Dios está interesado en tu éxito.

a) Yo oigo que la gente dice, “No quiero orar por esto porque no quiero molestar a Dios. Él tiene cosas más grandes y mejores que hacer.” No hay nada más grande o mejor para Dios. Tú eres la niña de sus ojos.

b) Los ángeles están fascinados por la fascinación que Dios tiene por ti. Dios te trajo al mundo por una razón y Él se dedica incansablemente a ese propósito.

 

4.  Dios te glorificara a ti para que tú lo puedas glorificar a Él.

a) Cuando Daniel le dio la respuesta a Nabucodonosor, el rey pagano se dio la vuelta y adoró al Dios de Daniel.

b) Dios te usará por Su gracia para que puedas ser promovido y recibas un ascenso. ¿Por qué? Para que Él puede darse la vuelta y recibir la gloria por tu desempeño en la tierra.

c) La gente está en busca de respuestas de Dios, pero ellos no están escuchando a Dios. Así que Dios provee las respuestas a través de Sus hijos, porque los seres humanos son más propensos a escuchar a otros seres humanos.

d) Dios te dará respuestas a los problemas de tu jefe para que tú puedas obtener un ascenso y luego influyas en tu trabajo para Su gloria.

e) Cuando los elogios lleguen (y llegarán por la gracia de Dios), acepta el ascenso, pero DESVÍA la gloria hacia Dios. Toda la gloria es de Dios. Mientras no tomes para ti la gloria de Dios, tú seguirás siendo útil y obtendrás un ascenso.

f) ¡Nunca tomes el crédito por algo que Dios hizo a través de ti, y que nunca podrías haber hecho sin Su ayuda!

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento a vivir por fe. Ahora me doy cuenta de por qué quieres que tenga éxito. Hay gente en este mundo que Te están buscando pero que no saben cómo encontrarte. Ellos no pueden ver lo que estás haciendo y al parecer no pueden oír Tu voz. Pero ellos sí pueden verme y oírme a mí. Así que Tú me das la gracia para dar respuestas divinas a los problemas del mundo. Me das la gracia para hacer lo que mis compañeros no pueden hacer. Me das la gracia para triunfar donde otros han fracasado. Tú lo haces para que yo pueda obtener un ascenso y tener mayores niveles de influencia en este mundo. Tú quieres influir en las personas y en los sistemas de este mundo, y Tú lo harás a través de mí. Yo uso mi fe para alcanzar tu gracia para poder lograr hacer todo lo que planeaste hacer en mi vida. Al hacerlo esto yo vivo la vida para la que me destinaste. Tengo la influencia que Tú quieres que tenga. Yo experimento el éxito que Tú ya has preparado para mí. Yo hago todo esto por Tu gracia, viviendo por fe, resuelto a traerte a Ti la gloria. Cuando todos los reflectores están sobre mí, yo ACEPTO la promoción, pero DESVÍO la gloria hacia Ti. ¡Yo no me avergüenzo de mi Dios y les digo a todos, en todas partes a donde voy, que yo soy quien soy por la gracia de Dios! ¡De esta manera Tú recibes la gloria y yo los beneficios terrenales! ¡Yo declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.