0 Liked

Porqué Escuchar y Ver Es Tan Importante

Esta mañana voy a compartir un mensaje que sigue la tónica de nuestra serie “Enfoque Refinado”, pero que se desviará un poco del pasaje que hemos estado estudiando. Es un mensaje que nos ayudará a comprender la importancia de lo que hemos estado aprendiendo.

 

Mi iglesia está teniendo una Conferencia para Pastores y Líderes durante el próximo par de días. La conferencia comenzó anoche con un mensaje de Dios a través del Pastor Ramson Mumba. El Pastor Mumba ha plantado iglesias, literalmente, alrededor de todo el mundo en su intento de hacer lo que Dios le ha llamado a hacer. Tan sólo en la última semana él ha ministrado el Evangelio – con señales y milagros después de La Palabra – en cuatro continentes. Conforme va viajando, él predica y luego administra el poder de Dios en forma de milagros, él sólo puede decir lo que escucha al Padre decir y sólo hace lo que ve hacer al Padre. Él no puede crear una sanación, pero sin duda puede decir lo que está oyendo y administrar o propagar lo que está recibiendo. Así es como Jesús vivió y así es como se supone que debemos vivir.

 

Anoche tuvimos gente caminando sin sus andadoras, espaldas sanadas por un lado,  brazos y hombros curados por otro, los efectos de las lesiones se revirtieron, y una señorita traía su oído abierto. Cuando llegó el momento de liberar el poder de Dios, el Pastor Mumba simplemente mencionó lo que escuchó que el Padre resaltaba. El Espíritu Santo le llevó a llamar a personas con esto o aquello, y la gente venía y se sanaba. Mientras que él estaba ministrando él habló diciendo: “Alguien de aquí tiene audición parcial en un oído. ¿Quién es esa persona?” Aquella señorita se acercó. Yo la conozco. Ella señalo el oído con pérdida de la audición y confirmó que había estado así durante años. El Pastor Mumba tocó la oreja, hizó una breve oración, la curación fue administrada y el oído fue restaurado. Lo probamos, haciendo que ella se cubriera su oído   sano y luego repitiendo lo que estaba escuchando, y la joven volvió a su asiento visiblemente afectada por el poder y la restauración de Dios.

 

Ahora bien, La Palabra de Hoy llega a gente de todo el mundo, así que estoy seguro de que habrá algunas personas que no creen lo que estoy diciendo. ¿Por qué? Debido a que algunos cristianos han limitado a Dios a su experiencia propia. Ellos nunca han experimentado el poder de Dios, por lo que relegan a Dios como al Dios que conocen, como si pudieran limitar a Dios en base a sus experiencias. Muchos de ellos incluso se ofenden si se les predica y enseña acerca del poder sobrenatural de Dios, porque para ellos, Dios es más como un hombre que más como Dios. Ellos no quieren a un Dios al que que no pueden hallarle una explicación en sus pequeñas mentes. Ellos quieren un Dios que quepa en su caja. Otro grupo habla acerca de lo sobrenatural, pero nunca lo experimentan. Ellos predican acerca de las curaciones y milagros de Jesús, pero  en realidad nunca llegan a experimentarlo hoy en día. Es una pena, pero hay una generación de creyentes que ni siquiera saben que nuestro Dios es sobrenatural. Nuestra predicación no se supone que debe ser sólo con palabras. Estamos llamados a demostrar lo que predicamos. Y no tiene nada que ver con títulos, rangos clericales, títulos de Seminario, o palabras rimbombantes. Del más pequeño hasta el más grande, cada creyente Nacido de Nuevo es sobrenatural.

 

Juan el Bautista fue el antecesor del Señor Jesús. Él fue la última gran figura bíblica antes del establecimiento del Nuevo Pacto. Él representa lo mejor que el Antiguo Pacto  tenía que ofrecer. La Biblia dice: “Les aseguro que, entre todos los hombres, ninguno ha sido más grande que Juan el Bautista; y, sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él” (Mateo 11:11). ¿Viste eso? Juan Bautista representaba LO MEJOR del Viejo Pacto. Él fue lo mejor que la humanidad podía ofrecer. Él nació sobrenaturalmente para allanar el camino para su primo Jesús. Pero incluso el más pequeño creyente Nacido de Nuevo es más grande que Juan el Bautista, porque podemos VIVIR CON y EN el Espíritu Santo.

 

Adán tenía al Espíritu Santo en el jardín y perdió su conexión con el Espíritu de Dios cuando pecó. En el Antiguo Testamento el Espíritu Santo vivía en el templo, en el Lugar Santísimo, detrás del velo, sobre el Arca de la Alianza. Cuando Jesús clamó, “Consumado es”, desde la cruz, el velo del templo se rasgó de arriba abajo; esto representa que Dios mismo se agachó y arrancó el velo de la parte superior. Este era un símbolo del hecho de que el Espíritu Santo salió del templo en ese momento. 50 días más tarde, en el día de Pentecostés, el Espíritu Santo fue restaurado para el hombre, a causa de Jesús, ¡y ahora somos el templo de Dios y el Espíritu Santo vive en nosotros! (1 Cor 3,16). Tenemos la oportunidad de caminar con Dios como lo hizo Adán.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Unas cuantas cosas.

 

1.  Dios nunca quiso que lo conocieras únicamente a través de la Palabra. No conoces realmente a Dios hasta que lo experimentas.

 

2.  Nosotros estamos llamados a ser como Jesús en este mundo (1 Jn 4:17). Estamos llamados a hacer lo que hizo Jesús y vivir como Jesús vivió.

 

3.  Jesús podría haber hecho lo que quisiera, pero se limitó a hacer sólo aquello a lo que fue llevado por el Padre. ¿Por qué? Lo hizo como un ejemplo de lo que es para un ser humano someterse por completo y presentado al dependiente en el Padre, por medio del Espíritu.

 

4.  Si Jesús hubiera operado como Dios en la tierra, entonces no podría ser nuestro ejemplo, porque no somos Dios. Pero Jesús operó como un hombre en la tierra; un HOMBRE sometido y conducido por el Padre, por medio del Espíritu. ¿Por qué? Para darnos un ejemplo que podemos emular. Jesús es nuestro modelo. Jesús es la persona en base a la cual estamos llamados a modelar nuestra vida.

 

5.  Jesús solo dijo lo que había oído y hacía lo que veía. Por lo tanto, es fundamental que podamos oír y ver en el espíritu:

a) Si no puedes escuchar a Dios, entonces no sabes qué hacer ni qué decir.

b) Si no puedes escuchar a Dios, no sabes qué cheques girar. Dios te dirá lo que hay en la cuenta en el cielo y luego te pedirá que gires un cheque en la tierra.

c) La noche anterior, cuando los Pastores Mumba y Brazelton pedían cosas que el Padre quería sanar – artritis, dolor de espalda, audición parcial en un oído, etc – ellos simplemente estaban escuchando a Dios lo que Él quería hacer. Ellos estaban escuchando lo que había en la cuenta de Dios y luego se les pidió que giraran los cheques correspondientes aquí en la tierra.

d) El Señor no requiere que tú consigas el poder o los recursos para la cuenta, pero sí requiere que tengas la fe para girar un cheque.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Estoy aprendiendo lo importante que es para mí escuchar y ver en el Espíritu. Ya no puedo vivir mi vida como un simple hombre. Me diste Tu Espíritu para que pudiera vivir mi vida como un Dios-hombre. Por fe, declaro que yo sólo digo lo que escucho decir y sólo hago lo que veo hacer. Viviendo de esta manera, yo soy igual que Jesús en la tierra. Tú me revelas a mí lo que está en la cuenta en el cielo y yo escribo los cheques en la tierra. Y enseguida das la vuelta y te aseguras de que los cheques pasen, porque esto no tiene nada que ver con mi poder o habilidad, ¡es todo acerca de ti! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.
¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.