0 Liked
  • July 28, 2014
  • Comments are off for this post.

Prosperidad del Alma

(3 Juan 2, NTV) “Amado, le pido a Dios que te encuentres bien, y que estés tan saludable en cuerpo así como eres fuerte en espíritu.”

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” En esta miniserie hemos cubierto hasta ahora la definición de éxito Divino, la diferencia entre trabajar arduamente solo y trabajar por la gracia de Dios, y que Dios nos ama. Pasamos esta última semana enfocándonos en el amor de Dios. El Apóstol Juan dijo, “Nosotros sabemos cuánto nos ama Dios y hemos puesto nuestra confianza en su amor” (1 Juan 4:16). Cuando conocemos el amor de Dios y llegamos al punto en donde confiamos en Su amor estamos listos para abrazar, alcanzar y disfrutar la gracia de Dios para tener éxito en la tierra.

La razón por la cual me detengo en ciertos temas es porque toma tiempo renovar nuestra mente. Si sus pensamientos y los pensamientos de Dios acerca de algún tema no están alineados, entonces nunca podrá maximizar esa área de su vida hasta que renueve su mente. En nuestro pasaje de hoy el Apóstol Juan dijo, “Amado, le pido a Dios que te encuentres bien, y que estés tan saludable en cuerpo así como eres fuerte en espíritu.” Hoy vamos a examinar este pasaje a la luz de todos los demás que hemos estudiado en esta serie hasta ahora.

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos.

1.  Su alma está compuesta de su mente (la forma en la que piensa), sus emociones (la forma en la que siente) y su voluntad (la forma como toma decisiones). La prosperidad del alma radica en alinear con Dios y con Su Palabra la forma en la que piensa, siente y toma decisiones.

2.  La prosperidad del alma es la clave para una vida próspera. El proceso de Dios busca prosperar el alma de usted primero, antes de que usted prospere en la vida, porque las posesiones materiales pueden arruinar a una persona necia. La gente le dice a Dios que quiere cosas, pero Dios nunca le dará aquello que Él sabe que le va a destruir. Él quiere que usted prospere en su alma antes que Él abra la puerta del favor divino.

3.  Afirmar que la prosperidad se trata de dinero no es incorrecto, pero con toda seguridad es incompleto. Dios no se opone a que usted tenga todos los recursos que necesita para llevar a cabo su asignatura divina. Pero la prosperidad Divina incluye mucho más que dinero.

4.   El primer paso para alcanzar y experimentar la prosperidad Divina (o éxito) es reconocer y estar continuamente consciente del amor infalible de Dios.

5.  Usted debe asimilar el tema del amor de Dios por usted. Dios quiere que usted sepa que usted es amado única e individualmente por Él. Cuando usted reconoce y abraza Su amor, usted se vuelve estable en la vida. Su amor lo estabiliza para su éxito terrenal.

6.  El enemigo atenta contra su confianza en el amor de Dios, porque él sabe que la fe funciona por el amor. Su fe será fuerte cuando sepa cuánto le ama Dios.

7.  Usted debe declarar diariamente que usted es el amado de Dios. Cuando usted se alimenta de la verdd, usted se vuelve más y más consciente de ello.

8.  Su éxito en cada área de su vida está conectado con el grado de éxito que tiene en su alma. Dios requiere que usted lo VEA ante que lo SEA. Sus piernas nunca le llevarán a donde sus ojos nunca han visto. Dios trabaja con la prosperidad de su alma primero, para prosperarle por dentro, antes que Él le prospere por fuera.

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu amor, Tu gracia, y Tu deseo de que tenga éxito en la vida. Es Tu voluntad que yo prospere. Tú me trajiste al mundo en el momento y en el lugar en el que lo hiciste, por la RAZÓN que lo hiciste. Yo estoy aquí por mi propósito Divino. Tú trazaste planes para mí desde antes de la fundación del mundo y mi tarea es ENCONTRAR, SEGUIR y CUMPLIR esos planes. Mientras busco mi misión, yo abrazo, acepto y procuro experimentar Tu gracia, y me someto al proceso de renovar mi mente. Yo sé que la prosperidad de mi vida está conectada con la prosperidad de mi alma. Por lo tanto, Yo declaro que si hay un área en mi vida en el que mi alma (la forma en la que pienso, siento y tomo decisiones) no esté alineada con Tu voluntad para mi vida, entonces me someteré para poder cambiar. Yo quiero alinear mi alma con Tu voluntad para mi vida. Yo me veré y me pensaré en la forma como Tú me ves y piensas en mí. Yo me alineo con mi misión divina. Yo cambio por dentro, sabiendo que el cambio interno es necesario antes que perciba el éxito externo. Así que, padre, yo me convierto en la persona que Tú quieres que sea. Yo cambio por fe. Mi mente se renueva. Mis decisiones son decisiones que están guiadas por Tu Espíritu y son decisiones que están alineadeas con Tu Palabra. Yo soy quien Tú dices que soy. Yo puedo hacer lo que Tú dices que puedo hacer. Yo me convierto en la persona para la que nací. Y experimento la prosperidad de la vida, porque me someto al proceso de prosperidad para mi alma. Yo estoy decidido a convertirme en el conducto a través del cual Tu luz y Tu amor tocan este mundo. Yo vivo mi vida enfocado en ser usado por Tí Padre, para Tu gloria. Y al hacerlo, yo sé que te asegurarás todo lo que necesito para maximizar mi propósito y mi potencial en la vida. No porque yo sea muy bueno, sino porque Tú lo eres. No porque yo lo haya ganado, sino porque Tú me amas. Yo sé que me amas, así que no tengo miedo. Yo comienzo este día creyendo en Tu amor y confiando en Tu amor. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.