0 Liked

Relaciónate Correctamente Con Jesús

Esta mañana continuamos con nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”, siguiendo con nuestra nueva miniserie titulada “Concéntrate en Perder Tu vida.”  .”  Hace un par de semana te presenté el siguiente pasaje y comenzamos nuestro recorrido por el mismo. Vamos a retomarlo hoy.

 

El Apóstol Pablo dijo: “Sea de una forma u otra, el amor de Cristo nos controla. Ya que creemos que Cristo murió por todos, también creemos que todos hemos muerto a nuestra vida antigua. Él murió por todos para que los que reciben la nueva vida de Cristo ya no vivan más para sí mismos. Más bien, vivirán para Cristo, quien murió y resucitó por ellos. Así que hemos dejado de evaluar a otros desde el punto de vista humano. En un tiempo, pensábamos de Cristo solo desde un punto de vista humano. ¡Qué tan diferente lo conocemos ahora! Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!” (2 Cor 5:14-17 NTV).

 

Pasamos más de una semana mirando a la línea “Así que hemos dejado de evaluar a otros desde el punto de vista humano.” Hoy vamos a proseguir a la siguiente línea y a concentrarnos en las palabras: “En un tiempo, pensábamos de Cristo solo desde un punto de vista humano.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  El mundo no conoce la verdadera identidad de Jesús.

a)  Todos nacimos pecadores y vivíamos como pecadores. La Biblia dice: “En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.”(Ef 2: 1-3 NVI). Mientras vivíamos de esa manera no teníamos la revelación de quién es Jesús.

b)  El Padre tuvo que acercarnos a Jesús. Jesús mismo dijo: “Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió.” (Juan 6:44). Fuimos atraídos a Jesús y respondimos al llamado del Señor.

c)  El Espíritu de Dios nos revela quién es realmente Jesús. La Biblia dice: “…y nadie puede decir que Jesús es el Señor excepto por el Espíritu Santo.” (1 Cor 12:3)

d)  Los que aun viven como pecadores no conocen a Jesús de la forma en la que nosotros conocemos a Jesús.

 

 

2.  Aquellos que no conocen la verdadera identidad de Jesús no pueden relacionarse con Él correctamente.

a)  Ya que los pecadores no tienen una revelación sobre la verdadera identidad de Jesús, ellos no pueden relacionarse con Él de Espíritu a Espíritu.

b)  Los pecadores ven a Jesús como un simple hombre. Muchos lo ven como un “buen hombre”, pero sigue siendo un hombre sin embargo.

c)  Si no puedes ver a Jesús en el Espíritu, entonces no puedes recibir de Jesús en el Espíritu. Si sólo le ves en la carne, sólo podrás recibir de Él en la carne. Si sólo ves a Jesús de esta manera, Su vida no va a cambiar la tuya.

 

 

3.  Hubo un momento en que llegamos a pensar de Jesús como el mundo lo hace.

a)  Cuando pensabas en Jesús como un simple hombre, la realidad de Su vida no tenía ninguna influencia en tu vida.

b)  Cuando pensabas en Jesús como un simple hombre, estabas limitado a ver las cosas desde el punto de vista de este mundo. Por lo tanto, sólo podías recibir en el nivel de este mundo.

 

 

4.  Ahora que sabemos quién es Jesús, debemos relacionarnos con Él como corresponde.

a)  Hemos aprendido que puedes relacionar con la gente conforme a la carne (carnal, mundana), o conforme al Espíritu (en la forma que Dios espera).

b)  Cuando discernimos la verdadera identidad de alguien, entonces estamos listos para recibir de esa persona en ese nivel.

c)  Cuando descubres quién es realmente Jesús, puedes recibir de Él en el nivel en el que Dios quiere que recibas de Él.

d)  Nunca veas a Jesús de ninguna manera inferior a como el Padre le llamó. ¡A medida que te relacionas adecuadamente a Jesús, Él puede relacionarse adecuadamente a ti!

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año 2016 al perder mi vida. Cuando nací en este mundo aprendí a ver las cosas desde el punto de vista de este mundo. Pero luego Nací de Nuevo. Ahora que he Nacido de Nuevo en tu Reino yo aprendo a ver las cosas desde Tu punto de vista. Esto es fundamental para mí, porque sé que no seré capaz de recibir en cualquier nivel que no puede percibir. Por lo tanto, declaro que yo percibo correctamente a Jesús. Yo sé que Jesús es Tu Hijo. Yo Le veo como Tú le ves. Me relacionó adecuadamente con Él. Así que Él es capaz de relacionarse adecuadamente conmigo. Yo recibo de Jesús de Espíritu a Espíritu. Tengo el poder de ser como Jesús en la tierra. ¡Así como Jesús es, yo también lo soy en este mundo! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.