0 Liked

Resolviendo el Asunto del Dinero

Esta mañana continuamos nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”. Hemos estado estudiando la Parábola del Sembrador. Jesús dijo:

 

“El campesino representa al que anuncia las buenas noticias.  Las semillas que cayeron en el camino representan a los que escuchan las buenas noticias, pero luego viene Satanás y hace que olviden todo lo que oyeron.

 

Las semillas que cayeron entre piedras representan a quienes oyen el mensaje del reino de Dios y rápidamente lo aceptan con gran alegría.  Pero como no lo entienden muy bien, la alegría les dura muy poco. Tan pronto como tienen problemas, o son maltratados por ser obedientes a Dios, se olvidan del mensaje.

 

Hay otros que son como las semillas que cayeron entre los espinos. Oyen el mensaje, pero no dejan que el mensaje cambie su vida. Sólo piensan en las cosas que necesitan, en cómo ganar dinero, y en cómo disfrutar de esta vida.

 

Finalmente, las semillas que cayeron en buena tierra representan a los que escuchan el mensaje y lo aceptan. Esas personas cambian su vida y hacen lo bueno. Son como las semillas que produjeron espigas con treinta, sesenta y hasta cien semillas.” (Marcos 4:13-20 TLA)

 

En esta parábola Jesús nos enseña a que recibamos Su Palabra y que le permitamos que se anide en nuestros corazones. La Palabra de Dios está cimentada en los cielos, pero si ésta va a producir en nuestras vidas, debemos dejar que se anide en nuestros corazones. Una de las cuestiones que compiten con la Palabra, especialmente en lo que se refiere a estar en paz o tranquilo, es el tema del dinero. Jesús dijo que el amor al dinero compite con la Palabra. Si tu corazón está centrado en el dinero, es porque no estás tranquilo en tu corazón en relación con Dios y Su compromiso de proveer para ti. Durante los próximos días vamos a hablar de un tema que es incómodo para algunos creyentes: el dinero.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Para que la Palabra trabaje en tu vida, tu corazón tiene que estar en reposo. Cuando entras en el reposo de Dios en relación a cualquier área de tu vida, tú le estás mostrando a Dios que estás en la fe. No te preocupas, confías en Dios, sabes que Él hará que Su palabra sea buena, así que no asumes ninguna preocupación sobre la situación en cuestión. Tú sabes que el problema ha sido resuelto en los cielos y que es sólo cuestión de tiempo antes de que se resuelva en la tierra.

 

2.  Si quieres maximizar tu propósito y potencial, debes llegar al punto donde entras al reposo de Dios en lo que al dinero se refiere.

 

3.  Si tu corazón está dispuesto para asumir la preocupación, el miedo, la duda o la incredulidad en cuanto al dinero, a continuación, la ansiedad te mantendrá alejado de la fe. Cuando estés en la fe en cuanto a tus finanzas, tú sabes que Dios es tu proveedor, tú tienes paz, has entrado en el reposo de Dios, y el tema del dinero ha sido resuelto en tu corazón.

 

4.  Tú debes llegar al punto en el que estés convencido de que Dios es tu proveedor.

a) Todo lo que necesitas para cumplir con tu asignación divina ya se te ha proporcionado.

b) Dios nos llamó conforme a Su propósito divino y, junto con ese propósito, Dios ya ha apartado todo lo que necesitarás para hacerlo.

c) Cuando te preocupas por buscar dinero en lugar de buscar a Dios, es porque no confías en Él en lo que tus finanzas se refiere.

d) No vas a entrar al reposo en relación a tu dinero hasta que creas lo que Dios cree acerca de su provisión para ti.

e) Cuando sabes que Dios es tu fuente y crees que Él ya ha preparado todo lo necesario para tu éxito, dejas de preocuparte por el dinero. Dios tiene millones de maneras de conseguir millones de dólares. Mantén tu enfoque y tu confianza en Él.

 

Discutiremos esto más adelante en los días venideros.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año 2016 haciéndote mi prioridad # 1. Yo te busco todos los días de mi vida. Yo elijo buscarte a Ti sobre otras cosas, y al hacerlo las cosas terminan por buscarme a mí. Tú provees para mí. Tú eres mi fuente. Nunca tengo temor de quedarme sin nada. ¡Tengo fe en que tendré de más! Todo lo que necesito ya se ha preparado para mí. Tú me bendices abundantemente. Tú me das todas las cosas en abundancia para que las disfrute. Declaro que el dinero no es un problema para mí. Yo entro en Tu reposo en lo que a dinero se refiere. Tú me bendices para que de, para que ahorre y para que gaste. ¡Tú me das pan para que coma y semillas para que siembre, y nunca se acaba! ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.