0 Liked
  • July 02, 2014
  • Comments are off for this post.

¡Siga Haciéndolo Mientras Viva!

Esta mañana continuaremos con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” siguiendo con nuestra nueva miniserie titulada, “Creciendo en Gracia.” Después de haber pasado un tiempo enseñando que los creyentes deben crecer en gracia mediante el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, el Apóstol Pedro declaró lo siguiente:

Ya que hay tanto en juego, aun cuando ustedes ya saben y practican estas verdades, no dejaré ni por un minuto de recordárselas. Este es el puesto que me ha sido asignado—mantenerles alertas con recordatorios frecuentes—y voy a seguir haciéndolo mientras viva. Yo sé que moriré pronto; el Maestro me lo ha dicho claramente. Así que me esforzaré para asegurarme que tengan todo esto en blanco y negro para que después de mi muerte, lo tengan listo como referencia” (2 Pedro 1:12-15 Message Bible). Ayer comenzamos a recorrer este pasaje. Hoy nos enfocaremos en la siguiente declaración: “Este es el puesto que me ha sido asignado—mantenerles alertas con recordatorios frecuentes—y voy a seguir haciéndolo mientras viva.

¿Qué significa esto para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos.

1.  Dios le ha dado gracia para lo que Él le ha llamado. Para obrar en la gracia de Dios hay que someterse a la voluntad de Dios. Dios nos ha llamado a hacer algo, pero Él no va a competir con nosotros por el puesto de líder en nuestras vidas. Si queremos tomar el liderazgo, podemos hacerlo, Dios nos dejará, y Él nos verá cómo hacemos todo el trabajo con nuestras propias fuerzas. Sin embargo, esa no es la voluntad de Dios. Dios quiere que descansemos en la gracia que tenemos para nuestra tarea divina. Si decidimos someternos al plan de Dios y descansar en Su llamamiento, entonces podemos descansar mientras Él obra a través de nosotros. ¿Así que cuál será su elección? ¿Quiere trabajar mientras Dios lo observa? ¿O prefiere entrar en el descanso de Dios y dejar que Él haga la obra a través de usted?

2.  Pedro sabía a qué había sido llamado. Pedro dijo, “Este es el puesto que me ha sido asignado—mantenerles alertas con recordatorios frecuentes.” Pedro sabía que había sido llamado para alcanzar personas, para escribir la Palabra de Dios, para dejar un legado de rectitud, y para dejar su huella en el mundo por la gracia de Dios. Pedro conocía su llamamiento y se enfocó en ello hasta el día de su muerte. ¿Sabe usted cuál es su llamamiento? ¿Sabe usted para qué nació? Si no lo sabe, pregúntele a Dios, Él le trajo aquí y Él le dirá por qué.

3.  Pedro operaba en la gracia para su tarea. Dios tiene un buen sentido del humor. Dios llamó a Pablo, el Apóstol más educado en la Ley de Moisés, a predicar el Evangelio a los Gentiles que no sabían nada de la Ley. Y Dios llamó a Pedro, un hombre sin educación que tenía por oficio ser pescador, para predicar el Evangelio a los más educados de su tiempo. Esto causó que tanto Pedro como Pablo dependieran de la gracia de Dios. Yo no sé para qué ha sido usted llamado, pero es muy probable que sea algo que usted nunca pensó que estaría haciendo, y probablemente sea algo para lo que no se siente capaz. Así es como Dios lo hace. Cuando Dios lo llama a hacer algo para lo que no se siente capaz, eso hace que dependa de Él y de Su inmerecida gracia.

4.  Pedro estaba comprometido a cumplir su misión antes de morir. Pedro dijo esto acerca de su llamamiento divino, “voy a seguir haciéndolo mientras viva.” Déjeme decirle un secreto….usted nunca se puede retirar de su llamamiento. No hay un plan de retiro verdadero para el creyente. Sea lo que sea que Dios le ha llamado a hacer, Él espera que lo haga hasta que haya terminado y Él no quiere que usted deje el planeta hasta que eso suceda. Usted no tiene que morir porque esté enfermo. Usted no tiene que morir porque esté viejo. Dios quiere que usted cumpla su misión en la vida, y cuando lo haga, usted puede morir porque ya habrá TERMINADO y no por otra razón.  De esta manera morirá completo, satisfecho y sin ningún remordimiento. Para mí el éxito no depende de qué vehículo maneja, en dónde vive o cuánto dinero gana. El éxito depende de encontrar, seguir y cumplir su tarea divina antes que muera. Eso es. Punto.

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por hacer planes para mí desde antes del comienzo del mundo. Tú me salvaste y me llamaste por Tu inmerecida y maravillosa gracia. La tarea que me diste es mucho mayor que cualquier cosa que yo pudiera hacer yo solo. La naturaleza y el alcance de mi tarea me hacen que dependa de Tí y de Tu gracia completamente. Hubo un tiempo en mi vida en el que yo hacía todo el trabajo, y en el que Tú descansabas, esperando a que yo me cansara. Esos días pasaron. Ahora yo descanso, mientras Tú obras a través de mí. Yo trabajo para entrar en Tu reposo y ya no vivo en mis propias fuerzas. He recibido mi tarea divina, estoy comprometido a buscarla todos los días de mi vida, y yo creo que me darás la gracia para hacerlo antes que muera. No quiero morir porque esté enfermo. No quiero morir porque esté viejo. Yo no quiero morir porque esté cansado. ¡Yo solo quiero morir cuando TERMINE!  Por lo tanto, yo me comprometo a buscar mi propósito todos los días de mi vida y cuando llegue al final, por Tu gracia, yo lo sabré, y podré pasar de la tierra a la gloria, del tiempo a la eternidad, de lo mortal a la inmortalidad, con un sentido de cumplimiento y de una paz apabullante. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.