0 Liked

Simplifica Tu Vida

Esta mañana continuamos nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”. Hemos estado estudiando la Parábola del Sembrador. Jesús dijo:

 

“El campesino representa al que anuncia las buenas noticias.  Las semillas que cayeron en el camino representan a los que escuchan las buenas noticias, pero luego viene Satanás y hace que olviden todo lo que oyeron.

 

Las semillas que cayeron entre piedras representan a quienes oyen el mensaje del reino de Dios y rápidamente lo aceptan con gran alegría.  Pero como no lo entienden muy bien, la alegría les dura muy poco. Tan pronto como tienen problemas, o son maltratados por ser obedientes a Dios, se olvidan del mensaje.

  

Hay otros que son como las semillas que cayeron entre los espinos. Oyen el mensaje, pero no dejan que el mensaje cambie su vida. Sólo piensan en las cosas que necesitan, en cómo ganar dinero, y en cómo disfrutar de esta vida.

  

Finalmente, las semillas que cayeron en buena tierra representan a los que escuchan el mensaje y lo aceptan. Esas personas cambian su vida y hacen lo bueno. Son como las semillas que produjeron espigas con treinta, sesenta y hasta cien semillas.” (Marcos 4:13-20 TLA)

 

Jesús describió tres tipos de malas hierbas en el terreno espinoso: los afanes de este mundo, el amor al dinero y todo lo demás que la gente quiere. Estas malas hierbas compiten y, en última instancia, corren el riesgo de suplantar  la Palabra de Dios. Ya hemos cubierto los dos primeros y hemos comenzado a estudiar el tercero. Esta mañana, mientras oraba sobre qué compartir contigo con respecto a esto, el Padre claramente me dijo que compartiera contigo estas palabras, “Simplifica tu vida”.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Dios te ha dado las llaves del éxito, la felicidad y la seguridad eterna. Esas llaves se encuentran en Su Palabra. Si permites que las instrucciones de Dios sean la vara con la cual juzgues cada una de tus decisiones, experimentarás una vida asombrosa; Será la vida para la que Dios te trajo al mundo. Sin embargo, si permites que tu vida se “llene de otras cosas”, cosas otras que los caminos de Dios, corres el riesgo de perderte lo mejor que Dios tiene para ti,  y convertirte en algo para lo que no naciste.

 

2.  Nos hacemos la vida difícil y confusa cuando andamos en pos de cosas que están fuera de la voluntad de Dios. Pero cuando nos despojamos de todo menos de Dios y de la vida que Él nos dio, la vida se vuelve más simple, la búsqueda del éxito se vuelve más clara, las recompensas se vuelven mucho más satisfactorias y el impacto que podemos tener en este mundo se hace mucho mayor.

 

3.  Cuando tu enfoque principal en la vida está en hacer aquello para lo que Dios te trajo al planeta, la visión divina te constriñe.

a)  Cuando Dios te revela Su propósito se da origen a la visión. La visión divina es la vista, nacida de la intuición, con el beneficio de la retrospección. Dios te provee visión porque Él quiere que vivas tu vida con claridad.

b)  Salomón nos enseñó que aquellos que no tienen visión desechan el consejo (Proverbios 29:18). Por el contrario, aquellos que tienen una visión clara de Dios son restringidos por esa visión. Las personas con visión no lo hacen todo. Su visión les impide ir en pos de todas las oportunidades, de aceptar cada ofrecimiento, y de permitir que sus vidas se “llenen de otras cosas”.

c)  Cuando vives tu vida con visión divina puedes comenzr cada día enfocado y tu vida se volverá mucho más simple.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este 2016 despojándome todo lo que no es como tú. Declaro que Tu propósito para mi vida es lo único que busco. No tengo otro deseo. No tengo otra tarea. Me trajiste a este mundo por una razón y cumpliré mi misión divina antes de morir. Me niego a permitir que mi vida se “llene de otras cosas”. Mi vida está SÓLO llena de Ti y de mi propósito divino. Viviendo de esta manera, puedo aprovechar la abundancia de gracia que me proporcionaste, y puedo experimentar lo mejor de ti cada día. Mi vida es sencilla, clara y enfocada. ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.