0 Liked

Sobreponiéndose al Temor

(Lee Mateo 10:28-31)

 

Esta mañana continuamos nuestra serie, “La gracia que es simplemente increíble”, continuando nuestro mini-serie titulada, “El éxito basado en la Gracia (Prosperidad)”. Hemos estado estudiando la vida del Apóstol Pedro y nuestro estudio nos ha traído al Capítulo 10 de Mateo. Hoy vamos a concentrarnos en los versículos 28 al 31.

 

Cuando Jesús envió a Sus discípulos a llevar a cabo su ministerio, Él sabía que iban a encontrar oposición. Debemos esperar que encontraremos oposición y no temerle. Jesús dijo: “No teman a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma. Teman más bien al que puede destruir alma y cuerpo en el infierno. ¿No se venden dos gorriones por una monedita? Sin embargo, ni uno de ellos caerá a tierra sin que lo permita el Padre;  y él les tiene contados a ustedes aun los cabellos de la cabeza. Así que no tengan miedo; ustedes valen más que muchos gorriones.”

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Vamos a comenzar.

 

1.  En cientos de ocasiones la Biblia nos enseña a no temer. El miedo es una fuerza incapacitante que te despoja de toda confianza y por lo tanto, anula tu fe. La fe consiste en tener confianza en Dios.

 

 

2.  Jesús envió a Sus discípulos a ser portadores y conductos de la gloria de Dios. Pero también sabía que no dejarían que la gloria de Dios fluyera a través de ellos si el miedo llenaba sus corazones. Lo mismo es cierto hoy en día. Tú eres un portador de Dios. Si eres Nacido de Nuevo, Dios ha establecido Su morada en ti y Él quiere fluir a través de ti. Pero tú impides este flujo cuando actúas con miedo.

 

 

3.  Tanto la fe como el miedo tienen su origen en la confianza. La fe se basa en la confianza en Dios y lo que Él hará. El temor se basa en la confianza en satanás y en lo que va a hacer. Tu decisión de actuar con fe o con temor depende de a quien le tienes más confianza: a Dios o a satanás.

 

 

4.  En esta temporada de Gran Gracia, lo mejor de Dios está a tu alcance. Está disponible para ti por gracia (inmerecida y gratuita) y Dios simplemente requiere que eches mano de tu fe para acceder a ella. Sin embargo, si permites que las amenazas de los hombres o satanás hagan mella en tu fe y tengas miedo, es posible que te pierdas lo mejor que Dios tiene para tu vida.

 

 

5.  El miedo es una emoción. Las emociones se supone que son una bendición y no una maldición. Dios nos dio emociones para que nos ayuden y no para que nos frenen. Las emociones se convierten en un problema cuando no están controladas. Dios espera que tengas control y gobiernes tus emociones y no permitas que tus emociones te gobiernen a ti.

 

 

6.  Jesús dejó en claro a sus discípulos que Dios es el último juez y Él tiene el poder último. En lugar de los hombres temerosos, temer a Dios, y usted superar el miedo de los hombres.

 

 

7.  Nadie puede detener a Dios, pero los hombres sin duda pueden detenerte a ti. La clave para obrar en la gracia de Dios es conocer Su voluntad, y echar mano de tu fe para llevarla a cabo en la tierra. Cuando sabes que estás haciendo la voluntad de Dios, que vives por fe, que caminas en Su gracia, nadie puede detenrte, porque hacerlo significaría detener a Dios, y Dios no puede ser detenido. Vivir de esta manera te permite vivir libre del miedo a los hombres.

 

8.  Cuando tu confianza está en Dios, en Su fuerza y en Su poder, nunca tendrás miedo de los hombres. El Salmista dijo de esta manera: “El Señor está conmigo, y no tengo miedo;  ¿qué me puede hacer un simple mortal?” (Salmo 118: 6).

 

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Tú hiciste planes para mí desde antes que comenzara el mundo. No hice nada para ganarme o merecer los grandes planes que tienes para mí. Tú pusiste Tu bendición a mi alcance por la gracia. La gracia es Tu parte. La fe es mi parte. Tú quieres que eche mano de mi fe para acceder a Tu gracia. La fe es como yo puedo vivir “el Cielo en la tierra”. La fe se basa en mi confianza en Ti y en Tu Palabra. Sin embargo, el miedo funciona de la misma manera. El miedo es como la gente experimenta el “infierno en la tierra”. El temor se basa en la confianza en satanás y en sus palabras. Puedo actuar tanto en la fe como en el miedo. Sin embargo, Tu gracia está sobre mí para resistir al miedo y abrazar Tu gracia. Hay algunos que actuan con miedo, y que debido a ello, se perderán lo mejor que Tú tienes para ellos. Yo no soy uno de ellos. Yo soy un creyente y no un escéptico. Opero en la fe y no en el miedo. El amor perfecto echa fuera el temor. El miedo no tiene poder sobre mí. Tu gracia está en mí para resistir el miedo y lo haré. Me sostengo en la fe, y sin lugar a dudas, y me niego a renunciar. Soy como el monte Sión, no seré conmovido. Al igual que el Salmista yo digo: “El Señor está conmigo, y no tengo miedo;  ¿qué me puede hacer un simple mortal?” Tengo éxito en la vida por gracia, y camino con confianza y sin miedo todos los días. Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.