0 Liked
  • August 15, 2014
  • Comments are off for this post.

Su Propósito Divino Atrae Oposición

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” Ayer les compartí un mensaje titulado, “Su Prosperidad Está Conectada con Su Propósito.” El mensaje fue bien recibido. Les compartí un resumen de alto nivel acerca del propósito de David, José, Jeremías y Pablo. Hoy vamos a retornar a estos personajes Bíblicos y a hablar acerca de alguna de la oposición que enfrentaron en el camino de cumplir con su propósito.

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Aprendamos de las vidas de los siguientes ejemplos:

1.  David. David era aun un adolescente el día en el que fue llamado del campo para ser ungido como el siguiente Rey de Israel. Algunos días después  se encontró frente a frente con un gigante. El gigante tenía una espada en la mano y un escudo. Todo lo que David tenía era una honda y una piedra. Pero David contaba con el favor de Dios en su vida y con el propósito de Dios delante de él. Después de matar al gigante, David se convirtió en un heroe nacional. Sin embargo, la luna de miel pronto terminó y pronto el Rey Saúl trató una y otra vez que mataran a David. David pasó alrededor de 13 años huyendo antes de tomar el trono después de la muerte de Saúl. La vida de David cambió para siempre cuando el Profeta Samuel visitó su casa, pero David tendría que soportar muchos años de retos antes que él pudiera caminar por completo en su propósito. El tamaño de su propósito (su tarea) atrajo una gran oposición. Las Buenas Nuevas son que Dios no solamente le dio a David la gracia para ser Rey, Él también le dio a David la gracia para sobreponerse a toda la oposición que encontraría en el camino. ¡Dios hará lo mismo por usted!

2.   José. Cuando José tenía 17 años el Señor le dió un sueño. Cuando José tontamente compartió su sueño con sus hermanos y padres, su vida cambió radicalmente. Sus hermanos casi lo matan, lo metieron en una cisterna y lo vendieron como esclavo. Después de progresar como esclavo en la casa de Potifar, la esposa de su jefe, mintió con respecto a José y éste terminó en la carcel. Después de prosperar como prisionero, él tuvo la oportunidad de pararse frente al Rey. El Señor le concedió favor, y fue promovido de ser un prisionero a ser el Primer Ministro en un momento. El entró a un cuarto como prisionero y esclavo, y salió del cuarto como el Segundo del Reino de Egipto. Muchos años después José se paró frente a sus hermanos y se dio cuenta que su sueño se había materializado. La promesa de Dios fue cumplida pero le costó a José más de 20 años y tuvo que enfrentar mucha oposición y experimentar un gran dolor. Al final, sin embargo, el Señor tomó aquello que el diablo quería usar y le dio la vuelta para beneficio de José. ¡Dios también puede hacerlo por usted!

3.  Jeremías. Jeremías fue claramente llamado por Dios para profetizar a la nación de Israel. Sin embargo, su mensaje no fue bien recibido, especialmente por los líderes religiosos. En una ocasión el Sumo Sacerdote hizo que encarcelaran y azotaran a Jeremías. En otra ocasión fue rodeado por profetas y sacerdotes, quienes pidieron la muerte de Jeremías. Dios le ayudó a salir librado de esto y después Jeremías enfrentó a un profeta con mucha influencia, Ananías. Ananías vino en contra de Jeremías de una forma tan dura que el Señor le dio a Jeremías una palabra para Ananías. Bajo la unción de Dios, Jeremías dijo, “El Señor dice, Estoy a punto de borrarte de la faz de la tierra. En este mismo año morirás.” Siete meses después Ananías murió. ¿A dónde voy con esto? Es por partida doble. Primero, Jeremías enfrentó mucha oposición al tratar de dar el mensaje que Dios le había dado. Segundo el Señor protegió a Jeremías y le dio la gracia para sobreponerse a todo ataque. ¡El hará lo mismo por usted!

4.   Pablo. Pablo es uno de mis favoritos y he compartido muchas enseñanzas usando su vida. La oposición que Pablo enfrentó está bien documentada, pero de la misma forma lo están sus victorias. Pablo estaba aislado, golpeado con palos, azotado cinco veces con un látigo de 9 tiras, apedreado, encarcelado, naufragado y mordido de serpientes. Él fue la persona con mayor influencia en el primer siglo de la iglesia y él escribió la mitad del Nuevo Testamento, pero eso no sucedió sin una gran oposición. Las Buenas Nuevas son que Dios no solamente le dio a Pablo la gracia para predicar y escribir, sino que le dio también la gracia para sobreponerse a la oposición que enfrentó en el camino de su propósito. Dios hará lo mismo por usted.

5.  Su propósito atraerá la oposición. Me encantaría decirle que una vez que usted encuentra su propósito en la vida todo será muy fácil. Si le dijera eso le mentiría. Dios nunca prometió que tendríamos un día de campo perpetuo. La verdad es que, entre más grande sea la tarea asignada por Dios, mayor será el ataque de satanás en su contra. Casi casi puede medir el tamaño de su misión en base al tamaño de la oposición que enfrenta. Pero tómelo como algo bueno. El diablo no es estúpido. Él solamente ataca a aquellos que  vale la pena atacar. ¡Si está siendo atacado de manera agresiva, esa es una indicación que Dios quiere usarle de una manera fuerte!

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi propósito. Tú trazaste planes para mí desde antes que el mundo comenzara. Yo no soy un error. Yo nací por una razón y esa razón es Tu misión para mi vida. Ahora me doy cuenta que muchos obstáculos que enfrenté antes de venir a Tí, estaban conectados a mi propósito. El diablo estaba tratando de detenerme o aun peor, matarme antes que terminara lo que comencé. Pero gracias Padre por protegerme aun antes que yo Te reconociera. Tú me apartaste para mi propósito. Ahora sé que el veneno del diablo no puede tener mi propósito. Cuando me enfrento a una oposición muy grande yo no vacilo ni me desanimo. De hecho, me siento animado, porque yo sé que satanás solamente ataca a aquellos que considera dignos de ser atacados. Si satanás pasa mucho tiempo conmigo, es obvio entonces que Tu propósito para mi vida es enorme. Así que comienzo este día emocionado. Tú me diste la gracia para cumplir con mi propósito  y esa misma gracia es el poder  que necesito para sobreponerme a cada ataque. Yo soy un VENCEDOR, por lo tanto yo tengo la gracia para SOBREPONERME a cada ataque. Si no parece que voy ganando, entonces la batalla no ha terminado. Yo sigo adelante, sigo presionando, sabiendo que mi victoria me aguarda en el otro lado de la oposición. Yo obtendré esa victoria, pero no por mi fuerza, sino por Tu poder. No porque sea muy bueno, sino tan solo por Tu gracia. Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.