0 Liked

Superando a Dios

Esta mañana continuamos nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”.  Hemos estado aprendiendo sobre nuestra necesidad de estar enfocados todo el año y hemos estado estudiando esta parábola durante meses. Volvamos a la Parábola del Sembrador esta mañana con un mensaje titulado “Superando a Dios”.

 

“El campesino representa al que anuncia las buenas noticias.  Las semillas que cayeron en el camino representan a los que escuchan las buenas noticias, pero luego viene Satanás y hace que olviden todo lo que oyeron.

Las semillas que cayeron entre piedras representan a quienes oyen el mensaje del reino de Dios y rápidamente lo aceptan con gran alegría.  Pero como no lo entienden muy bien, la alegría les dura muy poco. Tan pronto como tienen problemas, o son maltratados por ser obedientes a Dios, se olvidan del mensaje.

Hay otros que son como las semillas que cayeron entre los espinos. Oyen el mensaje, pero no dejan que el mensaje cambie su vida. Sólo piensan en las cosas que necesitan, en cómo ganar dinero, y en cómo disfrutar de esta vida.

Finalmente, las semillas que cayeron en buena tierra representan a los que escuchan el mensaje y lo aceptan. Esas personas cambian su vida y hacen lo bueno. Son como las semillas que produjeron espigas con treinta, sesenta y hasta cien semillas.” (Marcos 4:13-20 TLA)

 

El problema principal con la gente a la que Jesús compara con el terreno espinoso es que han permitido que sus vidas se “llenen de otras cosas“. Ellos reciben la Palabra de Dios, sin embargo, sus vidas están tan consumidas con otras prioridades, que básicamente permiten que sus prioridades competitivas superen a Dios. Este es un gran error.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Los mandamientos que se encuentran en la Palabra de Dios y las instrucciones recibidas directamente del Espíritu Santo NO son sugerencias. Dios espera que hagamos lo que Él dice. Esto es lo que hizo a Jesús tener tanto éxito en la tierra. Jesús sólo hizo aquello a lo que Él fue dirigido por el Padre, y Él sólo dijo lo que oyó decir al Padre. Jesús era Dios en la carne, pero Su poder derivaba de Su sumisión. Si quieres caminar en el mismo poder que Jesús, entonces al igual que Él, debes de someterte al Padre.

 

2.  Hace unos días te enseñé a darte la licencia para librar tu corazón y mente de todos los distractores, para que puedas descansar en la presencia de Dios y escuchar Su voz. Dios te hizo un agente moral libre y tu capacidad de tomar decisiones te permite definir la dirección de tu vida. Lo que no quieres hacer es usar ese poder (la libertad de elegir) para conducirte a ti mismo por encima o lejos de Dios. Dicho de otra manera, nunca debes permitirte para debatir a Dios o poner tus ideas por encima de las Suyas.

 

3.  Dios te ha dado el derecho a elegir. Tienes la oportunidad de decidir si te someterás a Él o simplemente ignorarás a Dios y Sus instrucciones. Esta libertad puede ayudarte o hacerte daño. Si te sometes a Dios y a Sus caminos, habrás elegido andar en la Bendición y disfrutarás lo mejor que Dios tiene para ti. Sin embargo, si eliges poner tus ideas por encima de Dios, tus deseos por encima de Su voluntad y tus anhelos por encima de Su propósito, entonces en efecto te habrás sobrepuesto a Dios y tendrás que vivir con los resultados.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este 2016. Yo hago una autoevaluación. Yo busco dentro de mí. Y te pido, Padre, que busques dentro de mí también. Al identificar áreas en las que me he permitido sobreponerme a Ti, poniéndome a mí y al egoísmo por encima de Ti y de Tus caminos, declaro que haré cambios. Me arrepiento. Yo muero a mí mismo. Yo cedo ante Ti. Me someto a Ti. Yo pongo mi vida como un sacrificio. Jesús murió por mí. Su muerte fue mi muerte. ¡Así que la vida que ahora vivo Yo la vivo para Ti! Tú me SUPERAS, Padre mío, todos los días, en todos los sentidos. Nunca más me permitiré discutirte, despreciarte o desacreditar Tu Palabra, o ignorar Tus caminos. Vivo una vida sometida. Yo pongo a la divinidad sobre la humanidad y Tú entonces vives libremente A TRAVÉS de mí a causa de ello. ¡Declaro esto por la fe! En el Nnombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.