0 Liked

Testimonio Personal (Perdiendo Mi Vida)

NOTA: Este es una actualización sobre el viaje que mi esposa y un equipo de mujeres realizaron a  Dominica en un viaje Misionero. Ellas estuvieron allí hasta el día 29 del mes pasado. Nuestro Ministerio ya está establecido en la República Dominicana – donde tenemos dos escuelas que proporcionan una educación a 122 niños, y tenemos varios proyectos de otros Ministerio allí – y ahora estamos buscando establecer una presencia permanente en Dominica. Mi familia es de la República Dominicana e Isabella creció en Dominica. El Señor nos ha llevado a regresar a compartir Su amor y poder con los menos afortunados. Te ruego eleves tus oraciones por el equipo de Misiones. Ora para que lo sobrenatural fluya a través de ellos y que las vidas sean cambiadas para siempre. Gracias de antemano por tus oraciones.

 

Esta mañana continuamos con nuestra serie titulada “Enfoque Refinado”, siguiendo con nuestra nueva miniserie titulada “Concéntrate en Perder Tu vida”. Ya que te acabo de compartir lo que mi esposa hizo en un viaje de misiones, voy a incorporar a mi esposa y mí en el mensaje de hoy.

 

Hemos estado estudiando el siguiente pasaje por más de una semana. Jesús dijo: ““ Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos. ‘Si alguien quiere ser mi discípulo —les dijo—, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga.  Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa y por el evangelio, la salvará.’” (Marcos 8: 34,35 NVI). Piensa en lo que dice este pasaje por un minuto. ¿Estás realmente haciendo lo que dijo Jesús? Después de venir a Él, después de afirmar que le “DISTE”  tu vida, después de haber Nacido de Nuevo por Su Espíritu, ¿has dejado de pensar en ti y en lo que tú quieres? ¿Has cambiado tu vida? ¿Cambiaron tus deseos? ¿Cambiaron las cosas que estás buscando? Si nada ha cambiado, entonces debes cuestionar si has (o no) Nacido de Nuevo verdaderamente.

 

Pablo dijo: “Los que pertenecen a Cristo Jesús han clavado en la cruz las pasiones y los deseos de la naturaleza pecaminosa y los han crucificado allí” (Gal 5:24). Observa las palabras “han crucificado.” Pablo escribe esto en el pasado, proyectando la imagen de que hemos dado la misma dedicación al sacrificio y la muerte personal que Jesús. La vida de Pablo cambió. Él llevaba un rumbo, fue Nacido de Nuevo, y entonces cambió a una trayectoria completamente diferente. Los deseos de Pablo cambiaron. Sus amigos cambiaron. Lo que le apasionaba en su vida cambió. Su vida anterior fue clavada en la cruz con Jesús, y su vida, después de ser salvo, fue aquella que le dio Jesús por medio de Su muerte. Yo puedo decir lo mismo. Puedo decir, sin equivocarme o duda alguna, que mi vida no se trata de mí. Rick e Isabella Piña sólo queremos lo que Dios quiere para nosotros. Las pasiones de nuestra vida son las pasiones que el Señor ha puesto en nuestros corazones.

 

Al comienzo de nuestra vida Isabella y yo no sabíamos que estaríamos haciendo lo que estamos haciendo ahora. No teníamos ni idea, pero Dios sí. Dios ya había hecho planes y la única forma en que Sus planes se pudieran manifestar en nuestras vidas es si morimos a nosotros mismos.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Permíteme repetir algo que he compartido contigo la semana pasada. Le dije: “Tú no puedes convertirte en la persona que Dios te llamó a ser hasta que estés dispuesto a hacer morir la persona en la que te convertiste por ti mismo.” No se puede vivir para Cristo si no mueres a ti mismo.

 

2.  En Cristo debes morir para vivir. ¡Dios requiere que pierdas para poder ganar, que te desprendas de algo para que puedas recibir algo, que accedas para poder convencer sobrenaturalmente!

 

3.  Hay una vida increíble que te espera al otro lado de tu cruz personal – y esa es la vida que con Su muerte te dio Jesús.

 

4.  Dios no nos salvó del pecado, del infierno y de la tumba para que pudiéramos vivir centrado en nosotros mismos, absortos en nosotros, obsesionados con nosotros, con nuestro egoísmo o con una vida de auto-satisfacción. ¡Dios nos salvó para que pudiéramos alinear nuestros pasos con la trayectoria que Él planeó para nosotros desde antes de la fundación del mundo!

 

5.  Si te aferras a tu vida antigua nunca abrazarás plenamente la vida que con Su muerte te dio Jesús, y terminarás perdiendo lo mejor que Dios tiene para ti. Serás salvo. Irás al cielo. Pero nunca cumplirás con tu asignación divina mientras estés en la tierra.

 

*** Mi esposa y yo podemos dar testimonio. Nosotros, Rick e Isabella Piña te lo decimos. ¡Si te rindes a Dios, te encontrarás a ti mismo en Él! Toma tu cruz, pierde tu vida, y sigue a Jesús – ¡Estarás feliz de haberlo hecho!

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año al perder mi vida. Tú enviaste a Tu Hijo Jesús a morir en mi lugar. Él pagó un precio que yo no podía pagar, por una deuda que Él no debía. Lo hizo por mí. Él tomó mi lugar. Luego se fue y ascendió al cielo. Ahora Él espera que yo tome Su lugar en la tierra. Cuando la gente me ve, se supone que deben ver a Jesús. Cuando las personas entran en contacto conmigo, se supone que deben entrar en contacto con Jesús. Pero esto no puede suceder si yo no muero a mí mismo. Yo declaro que así es. Por la fe declaro las palabras de Pablo. Yo HE sido crucificado juntamente con Cristo. Mi vida vieja, mis viejas pasiones, deseos y antiguo yo, ya fueron clavados en la cruz.  ¡La vida que ahora vivo, la vivo EN ÉL, CON ÉL, y PARA ÉL! Mientras me revelas la asignación de mi vida a mí, Padre, yo te digo: ¡Aquí estoy, estoy disponible, estoy dispuesto, he muerto a mí mismo, estoy vivo para Ti, Soy tuyo! ¡Haz de mí y a través de mí lo que quieras! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.