0 Liked

Tómale la Palabra a Dios

Esta mañana continuaremos con nuestra serie titulada “Enfoque Refinado” retomando de nuevo la Parábola del Sembrador. Vamos a continuar. Jesús dijo:

 

“El campesino representa al que anuncia las buenas noticias.  Las semillas que cayeron en el camino representan a los que escuchan las buenas noticias, pero luego viene Satanás y hace que olviden todo lo que oyeron.

 

Las semillas que cayeron entre piedras representan a quienes oyen el mensaje del reino de Dios y rápidamente lo aceptan con gran alegría.  Pero como no lo entienden muy bien, la alegría les dura muy poco. Tan pronto como tienen problemas, o son maltratados por ser obedientes a Dios, se olvidan del mensaje.

 

Hay otros que son como las semillas que cayeron entre los espinos. Oyen el mensaje, pero no dejan que el mensaje cambie su vida. Sólo piensan en las cosas que necesitan, en cómo ganar dinero, y en cómo disfrutar de esta vida.

 

Finalmente, las semillas que cayeron en buena tierra representan a los que escuchan el mensaje y lo aceptan. Esas personas cambian su vida y hacen lo bueno. Son como las semillas que produjeron espigas con treinta, sesenta y hasta cien semillas.” (Marcos 4:13-20 TLA)

 

Durante algunos días nos hemos centrado en la línea “Los Afanes de este mundo.” Otras traducciones dicen, “las preocupaciones de este mundo.” Hoy vamos a seguir el mismo orden de ideas con un mensaje acerca de tomarle Su Palabra a Dios y entrar en Su reposo.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Cuando Dios te da una Palabra, Él espera que le tomes Su Palabra.

a) La mayoría de las veces hay un espacio de tiempo entre las promesas que te hace Dios y el cumplimiento de las mismas. En ese espacio de tiempo, satanás hará todo lo posible para que te concentres en “las preocupaciones de este mundo” porque, como explicó Jesús en esta parábola, las preocupaciones de este mundo pueden ahogar la Palabra en tu vida.

b) Si tienes confianza en Dios, crees que Su palabra es buena, y ya que Dios es quien es, tú das por hecho que Su Palabra se cumple. ¡Eso se llama FE!

c) Vivir por la fe significa que estás viviendo con base en la Palabra de Dios, que tienes la confianza para tomarle a Dios Su Palabra, y resistes al miedo, la duda, la preocupación y la incredulidad.

 

2.  Tú estás llamado a vivir por fe. La verdadera fe tiene un componente estático en ella. Cuando estás en la fe, también estás en reposo, sabiendo que Dios ya hizo lo que dijo que iba a hacer. Lo hizo por Su inmerecida gracia. Lo hizo desde la fundación del mundo. Vivir por fe significa que crees que Él ya lo ha hecho en el cielo y la manifestación de Su promesa en la tierra no es más que una cuestión de tiempo.

 

3.  Recibir la paz de Dios es algo bueno, pero entrar en el reposo de Dios te lleva a otro nivel. Cuando entras en el reposo de Dios en relación a algo, ¡entonces eso es todo! En lo que a ti respecta, es un hecho. No importa el tiempo que realmente se necesite para que se manifieste en la tierra, tú sabes que ese asunto está resuelto en los cielos y no te preocupas por todo lo que ves. Cuando vives de esta manera no permites que “las preocupaciones de este mundo” ahoguen la Palabra.

 

4.  Una vez que entras en el reposo de Dios, la presión de las situaciones no tiene poder sobre ti. No te preocupas de cualquier cosa porque tienes la certeza en Dios y en lo que Él dijo.

 

5.  Cuando entras en el reposo de Dios no sientes ninguna presión para “hacer algo” para ganarlo o merecerlo. Simplemente crees en ello.

 

 

Declaración de Fe: Padre, este es un tiempo de enfoque refinado para mí. Yo puedo enfocar mi vida en este año 2016 con meditando y medicándome en Tu Palabra de día y de noche. No solamente acepto Tu Palabra, sino que Te Tomo Tu Palabra. Tu Palabra es buena para mí. Si me dices algo, a continuación, en lo que a mí respecta, ¡sé que ya está hecho! Así es como yo vivo en la fe. Esta es la forma en la que estoy llamado a vivir. Y al vivir así tengo la oportunidad de entrar en Tu reposo divino. Me resisto a la presión para ser yo el que haga las cosas. No acepto ninguna presión para intentar obrar o hacer algo para ganarlo. Me resisto a cualquier asomo de miedo, duda e incredulidad. Entro en Tu reposo. ¡No más noches sin dormir para mí! Yo descanso en Ti, confío en Ti y creo en Ti. Haré todo aquello a lo que me has llamado; ¡No por mi poder, sino sólo por Tu maravillosa gracia!  ¡Yo vivo sin estrés, sin preocupaciones y sin angustias! ¡Declaro esto por fe! En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.