0 Liked

Un Mudo Poseído Por Un Demonio – El Reino de Dios NO Está Dividido

Sin embargo, los fariseos dijeron: “Puede expulsar demonios porque el príncipe de los demonios le da poder”.

(Mateo 9:34 NTV)

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús“.  En nuestro último mensaje hablamos sobre la curación de dos ciegos. Cuando los dos ciegos se iban con la vista dada por Dios, un grupo de personas le llevó otro hombre a Jesús. Este hombre no podía hablar. Jesús inmediatamente discernió por qué. El problema de este hombre no era físico o médico, era espiritual. Jesús discernió que estaba poseído por un demonio. El demonio estaba robándole a este hombre su habilidad para hablar. Así que Jesús, tratando con la raíz del problema, expulsó al demonio del hombre. Tan pronto como el demonio partió de él, el hombre pudo hablar.

 

Las personas que estaban presentes cuando Jesús expulsó al demonio del hombre estaban asombradas. Ellos dijeron: “Nunca hemos visto algo como esto en Israel“, y eso representaba un gran problema para el liderazgo Judío en ese momento. Muchas personas veían a Jesús hacer cosas que nunca habían visto hacer a sus líderes religiosos. Una vez tras otra, persona a persona,  multitudes de gente miraban como Jesús hacía que los cojos caminaran, que los ciegos vieran, que los sordos oyeran, y que los mudos hablaran. El Padre estaba usando a Jesús para llevar a cabo lo sobrenatural en la tierra y la gente se daba cuenta de que lo que habían estado haciendo – los rituales, la rutina y la religión – no eran lo mejor que Dios tenía. Esto ponía a los Fariseos y Saduceos en una mala posición.

 

Con los reflectores sobre ellos, los Fariseos se dirigieron a las multitudes y a Jesús. Ellos no estaban seguros de qué decir, pero sabían que querían desacreditar a Jesús. Así que ellos dijeron: “Puede expulsar demonios porque el príncipe de los demonios le da poder”. Esta era una acusación ridícula. Estaban atribuyendo los actos de Dios a satanás. ¿Por qué? Porque no tenían nada más que decir y porque estaban perdiendo gente rápidamente. Jesús respondió: “..Pero si Satanás está dividido y pelea contra sí mismo, ¿cómo puede sobrevivir su reino? … Entonces, si mi poder proviene de Satanás…Sin embargo, si yo expulso a los demonios por el poder de Dios, entonces el Reino de Dios ha llegado y está entre ustedes.” (Lucas 11:17-20).

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos:

 

1.  No hay poder en la religión.

A) Yo experimenté la religión durante muchos años, pero nunca experimenté a Dios. Yo era fiel a la rutina y a los rituales de la religión, pero al igual que los Fariseos, todo lo que hacía me hacía rechazar a cualquiera que no se sometiera a los formalismos religiosos a los que yo me había entregado.

B) Jesús no murió para que pudieras adherirte a una religión, con énfasis en las reglas, ritos, rituales y rutina. ¡NO! Jesús murió para que pudieras tener una relación con el Padre, para que el Espíritu Santo pudiera VIVIR EN ti, y así pudieras recorrer esta tierra como un conducto de Su amor y poder.

C) Los Fariseos se enojaron con Jesús porque no tenían poder. Lo acusaron porque no tenían respuestas a lo que Él estaba haciendo. En lugar de reconocer el hecho de que Jesús era el Señor, vieron el éxito de Jesús en el ministerio como una acusación contra su modo de vida. A consecuencia de esto, ellos terminaron luchando contra el hombre con quien deberían haber unido fuerzas. Es lamentable, pero el mismo error se está cometiendo hoy, en todo el mundo. La gente está luchando contra aquello con que deberían unir fuerzas.

 

2.  A veces hay respuestas espirituales a los problemas naturales.

A) El hombre mudo en el texto no era mudo debido a una condición médica. Él era mudo debido a una condición espiritual. Jesús siempre abordó la cuestión de raíz. Jesús expulsó al demonio del hombre, y tan pronto como el demonio salió de él, el hombre pudo hablar de nuevo.

B) A veces buscamos soluciones naturales a problemas que sólo pueden resolverse con poder espiritual.

C) Dios puede darte el discernimiento para conocer la raíz de un problema. Cuando ya lo sepas, Dios puede darte el poder para lidiar con él.

Voy a detenerme aquí por hoy y a terminar este mensaje mañana.

 

Declaración de Fe:  Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. ¡Este año voy a experimentar la manifestación sobrenatural como nunca antes! Mis días de religión, ritual y rutina han terminado. Tengo una relación contigo y estoy comprometido a desarrollar esa relación mientras siga en la tierra de los vivos. Yo camino contigo y Tú caminas conmigo. Tú me capacitas para discernir la raíz de los problemas, y luego me das el poder para tratar con ellos. No hay nada que no pueda hacer, porque yo no soy el que lo hace. ¡Eres Tú Padre, viviendo EN mí! Tú me das las palabras y Tú haces la obra. ¡No tengo que criticar a nadie, porque mi enfoque está únicamente en Ti! Declaro esto por la fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!