0 Liked

Una Carga de Pescado Capaz de Hundir la Barca y Romper las Redes (2da Parte)

Lee Lucas 5:1-11

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús.” En nuestro mensaje anterior te presenté la historia de la captura milagrosa de pescado de Simón Pedro. Volvamos a esta historia hoy.

 

Vamos a hacer un resumen rápido. Jesús le preguntó a un pescador (Simón) si podía ayudarle para poder predicar el Evangelio a una multitud. Simón el pescador aportó su tiempo, talento y recursos al ministerio de Jesús. Cuando Jesús terminó de predicar, honró el principio de sembrar y cosechar, y se cercioró de que el pescador recibiera una cosecha con base en la semilla sembrada. Simón dio de su negocio pesquero, por lo que recibiría en su negocio de pesca. Jesús le dijo que se adentrara en la mar y que echara sus “redes“. Simón casi se perdió la bendición. Después de años de pescar, Simón sabía lo difícil que era atrapar peces durante el día. Por eso había pescado toda la noche. Además, ese no era un buen momento para pescar. Simón había pescado toda la noche y ni siquiera había pescado una sardinita. Todos sus esfuerzos humanos fueron infructuosos.

 

Mientras Simón pensaba en todo lo que sabía de la pesca y en todo el trabajo que él ya había puesto en una noche infructuosa, su mente le decía que le dijera a Jesús “No, gracias“. Después de todo, él era el pescador y Jesús era simplemente un predicador. ¿Qué podía saber Jesús acerca de la pesca? Pero afortunadamente, su corazón triunfó sobre su mente. Algo “en su interior” le dijo a Simón que debía darle una oportunidad al predicador. Así que Simón dijo: “Sólo porque lo dijiste, lo haré“. Pero no creo que Simón estuviera verdaderamente convencido. Él lo intentó con sólo una red, y no las “redes” que Jesús le dijo que echara. Simón echó esa red en el agua y fue como si los peces estuvieran esperando para saltar dentro de ella. Había tantos peces que la red comenzó a romperse y la barca comenzó a hundirse. ¡Esta era una carga de peces que hacía naufragar la barca! Simón tuvo que llamar a sus compañeros para que le ayudaran a sacar la carga. Esto hizo que Simón cayera de rodillas y adorara a Jesús. A partir de ese momento Jesús haría a Simón, y a un par de sus amigos, pescadores de hombres.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Dios no está en contra de las cosechas naturales.

a) Algunos creyentes no están de acuerdo con recibir bendiciones naturales. Todo su énfasis está en ir al cielo y evitan cualquier deseo de tener éxito en este mundo presente. Creo que estas personas tienen una visión distorsionada de la Biblia. Dios quiere que vayas al cielo, pero también quiere que disfrutes de la jornada. Hay muchas personas en las Escrituras a quienes el Señor bendijo con riquezas materiales y bendiciones naturales. Yo estoy completamente a favor de buscar las bendiciones espirituales, y lo predico sin reservas, pero también tengo claro que Dios no está en contra del éxito natural.

b) Simón el pescador contribuyó con su tiempo, talento y recursos de su negocio pesquero al ministerio de Jesús. Como resultado, Jesús no oró para sanar su cuerpo, ni para que su relación con Dios fuera más estrecha. No, Simón sembró una semilla natural y Jesús proveyó una cosecha natural. Simón sembró de su negocio pesquero y Jesús hizo que su negocio pesquero experimentara la mayor pesca que hubiera visto. Mi punto es que Dios no se opone a que nosotros experimentemos éxito en los negocios; especialmente cuando usamos nuestros recursos empresariales para sembrar en el ministerio.

c) Cuando dedicas tu negocio a Dios y usas los recursos de tu negocio para apoyar los planes y propósitos del Reino de Dios, Dios puede hacer que los contratos vengan a buscarte. Al igual que los peces estaban prácticamente saltando dentro de la red de Simón, las oportunidades vendrán en pos de ti y te alcanzarán.

 

2.  La comprensión espiritual es mucho más grande que la educación natural.

a) Cuando Adán estuvo en la tierra fue ungido para gobernar, dirigir, mandar y dominar. Él lo hizo sin educación. Todo lo que sabía él lo recibía por revelación del Padre. Pero cuando fue expulsado del Jardín del Edén, la humanidad bajó de discernir a aprender. Jesús vino a llevarnos de vuelta al estado en el que podemos caminar con Dios y discernir lo que Él quiere que hagamos.

b) Lo que Simón había aprendido después de años en la pesca casi lo bloqueó de lo que Jesús había discernido en un momento.

c) Discernir es un nivel más alto de conocimiento que el aprendizaje.

d) Dios puede darte un pensamiento o una idea por revelación que nunca hubieras logrado a través de la educación.

e) Simón estaba actuando a partir de su intelecto, mientras que Jesús estaba operando por instinto. ¿Y sabes algo? Ahora que tienes el Espíritu Santo, puedes confiar en tu instinto divino también.

 

Hablaré más sobre esto en nuestro próximo mensaje.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Yo siembro mi tiempo, mi talento y mis recursos en Tus planes y propósitos Celestiales en este mundo. Al hacer esto, Tú, como el Señor de la Cosecha, te encargarás de que levante una cosecha por cada semilla sembrada. Tú me diste Tu Espíritu para que yo pudiera conocer los planes que Tú tienes para mí, y así poder maximizar el propósito y potencial que Tú preparaste para mí antes de que el mundo comenzara. Te doy gracias por mi educación. Pero nunca pondré la educación sobre la revelación. Nunca colocaré lo que he aprendido sobre lo que discierno. Te agradezco por mi intelecto, pero también te agradezco Pero también te agradezco por el instinto divino. Declaro que soy guiado por Tu Espíritu en todos los sentidos. Como resultado, experimento lo mejor de Ti en cada área de mi vida. ¡Yo siembro espiritualmente y naturalmente, y cosecho espiritual y naturalmente! ¡El éxito terrenal, por Tu bondad y misericordia, me está siguiendo todos los días de mi vida! Declaro esto por la fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!