0 Liked

Una Carga de Pescado Capaz de Hundir la Barca y Romper las Redes (4ta Parte) – Éxito Sin Fatiga

Lee Lucas 5:1-11

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús.” Hace algunos mensajes  te presenté la historia de la captura milagrosa de pescado de Simón Pedro. Aún tengo mucho que decir sobre esta historia, así que vamos a comenzar.

 

Vamos a hacer un resumen rápido. Simón trabajó muy duro toda la noche anterior pescando y no obtuvo nada a cambio. Todo su esfuerzo humano produjo una ganancia neta de CERO. Por la mañana, mientras él estaba limpiando sus redes, preparándose para irse a casa, Jesús se acercó a él y le pidió ayuda. Simón dio a Jesús su tiempo, talento y recursos. Jesús lo recibió y llevó a cabo el ministerio. Después, Jesús le ofreció a Simón la oportunidad de levantar una cosecha a partir de la semilla que había sembrado. Jesús le dijo que se adentrara en la mar y que echara sus “redes“. La cabeza de Simón le dijo que no lo hiciera. Sabía que la hora de la pesca había llegado y había desaparecido. Pero su corazón le dijo que obedeciera al predicador. Así que lo hizo. Simón dijo: “Sólo porque lo dijiste, lo haré“.

 

Pero no creo que Simón estuviera verdaderamente convencido. Él lo intentó con sólo una red, y no las “redes” que Jesús le dijo que echara. Simón echó esa red en el agua y fue como si los peces estuvieran esperando para saltar dentro de ella. Había tantos peces que la red comenzó a romperse y la barca comenzó a hundirse. ¡Esta era una carga de peces que hacía naufragar la barca!

 

En el mensaje de ayer, comparé el éxito sin fatiga que Adán disfrutaba en Génesis, capítulos 1 y 2, con la maldición del trabajo arduo (ganando todo con el sudor de su frente) que encontramos en el capítulo 3. El mensaje de hoy seguirá en ese mismo sentido. Estoy llamando a este mensaje, “¡Éxito sin Fatiga!

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Trabajar para la provisión y trabajar por tu propósito NO son lo mismo.

a) Cuando Adán estaba en el Jardín del Edén, él no trabajaba para ganarse la vida. Su sostenimiento fue provisto por la gracia de Dios. Todo lo que necesitaba para tener éxito en este mundo estaba preparado para Adán desde antes de que Dios soplara vida a su nariz.

b) Adán trabajó, pero no por su provisión. Adán trabajó como una manifestación de su propósito divino.

c) Al igual que Adán, todo lo que necesitamos para tener éxito en este mundo ya ha sido planeado y preparado por Dios desde antes de que naciéramos. Su provisión ya ha sido preparada. Los recursos que necesitas para maximizar tu propósito y potencial ya han sido preparados. Mientras caminas con Dios y le permites caminar contigo, Él te guiará en una vida de fe. Tu fe es la clave que abre la puerta a lo que Dios ya te ha proporcionado.

d) Dios no quiere que trabajes por esa provisión. ¡Dios quiere que trabajes por tu propósito!

e) Se supone que debes trabajar por ese propósito y que debes creer en que Dios proveerá, porque tu provisión ya está apartada.

f) El favor de Dios puede hacer más (en relación a tu provisión) en un minuto, que lo que el trabajo puede hacer en una vida.

 

2.  El sudor asociado con el esfuerzo humano es parte de la maldición.

a) Trabajar duro con el “sudor de tu frente” es parte de la maldición de la que con Su muerte Jesús nos redimió (Génesis 3:19).

b) Puedes trabajar duro y dedicar innumerables horas de esfuerzo humano para ganarte la vida, pero incluso los mejores esfuerzos naturales/humanos a veces no producen nada. Simón trabajó toda la noche, esforzándose y fatigándose con mucho sudor, y por la mañana no tenía NADA en sus redes. Estoy seguro de que todos podemos identificarnos con esfuerzos incansables que acabaron siendo infructuosos.

 

3.  Dios no nos llamó a ser perezosos, pero Él tampoco nos llamó a confiar en el esfuerzo humano.

a) Tendrás dificultades para encontrar a alguien en la Biblia que Dios haya usado poderosamente, y que también haya sido perezoso. Dios no usa a las personas perezosas. Dios quiere que estemos dispuestos a trabajar duro. Pero la advertencia importante es que Él no quiere que trabajemos duro CUANDO CONFIAMOS en nuestro propio esfuerzo humano para producir los resultados. Él quiere que trabajemos duro, enfocados en nuestro propósito, confiando en Él para los resultados todo el tiempo.

b) Cuando trabajas duro con tu confianza total en Dios, tu trabajo no es fácil, pero puede ser sin fatiga. A pesar de que estás trabajando duro, tu testimonio es uno de “éxito sin fatiga“.

c) La carga de pescado de Simón, que hacía que casi se hundiera la barca, no llegó sin esfuerzo. Todavía tuvo que llevar el bote mar adentro y echar su red. Pero los resultados vinieron claramente sin fatiga. Dios hizo que los peces saltaran dentro de su red. Esta es una imagen del tipo de éxito (o victoria sin sudor o fatiga) que podemos experimentar cuando estamos siendo guiados por Dios y hacemos lo que Él nos guía a hacer.

 

Todavía tengo más cosas que decir sobre este tema. Me detendré aquí y lo retomaré en el siguiente mensaje.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Gracias por enseñarme a procurar el éxito a tu manera. Mientras yo camino contigo y tú conmigo, Tú bendices el trabajo de mis manos, hasta el punto de experimentar el éxito sin estrés, conflicto o tensión. Tú quieres que trabaje, pero Tú quieres que trabaje a Tu manera, por Tu gracia, haciendo las cosas que nací para hacer. De esta manera mi vida no está llena de sudor sin frutos. Como soy guiado por tu Espíritu y solo procuro hacer sólo las cosas que me guías a hacer, mi vida y mi trabajo no son fáciles, pero sí serán sin sudor y fatiga. No tengo que trabajar duro sin tener resultados. Yo invierto mi tiempo, talento y recursos en los planes y propósitos de Tu Reino, y me haces levantar una cosecha por cada semilla sembrada. Trabajo por ese propósito. Creo que Tú me proveerás. Declaro esto por la fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!