0 Liked

Una Carga de Pescado Capaz de Hundir la Barca y Romper las Redes (5ta Parte) – Planea lo Sobrenatural

Lee Lucas 5:1-11 y 2 Reyes 4:1-7

 

Esta mañana continuamos nuestra nueva serie titulada, “El Año de la Manifestación Sobrenatural“, con nuestra mini-serie sobre “Los Milagros de Jesús.” Hace algunos mensajes  te presenté la historia de la captura milagrosa de pescado de Simón Pedro. Aún tengo mucho que decir sobre esta historia, así que vamos a comenzar.

 

Vamos a hacer un resumen rápido. Simón trabajó muy duro toda la noche anterior pescando y no obtuvo nada a cambio. Todo su esfuerzo humano produjo una ganancia neta de CERO. Por la mañana, mientras él estaba limpiando sus redes, preparándose para irse a casa, Jesús se acercó a él y le pidió ayuda. Simón dio a Jesús su tiempo, talento y recursos. Jesús lo recibió y llevó a cabo el ministerio. Después, Jesús le ofreció a Simón la oportunidad de levantar una cosecha a partir de la semilla que había sembrado. Jesús le dijo que se adentrara en la mar y que echara sus “redes“.

 

Pero no creo que Simón estuviera verdaderamente convencido. Él lo intentó con sólo una red, y no las “redes” que Jesús le dijo que echara. Simón echó esa red en el agua y fue como si los peces estuvieran esperando para saltar dentro de ella. Había tantos peces que la red comenzó a romperse y la barca comenzó a hundirse. ¡Esta era una carga de peces que hacía naufragar la barca! Pero si Simón hubiera puesto más redes en el agua, habría recibido una captura mayor. Si hubiera planeado mejor, si verdaderamente hubiera creído en lo que Jesús dijo, si hubiera tenido la fe para prepararse verdaderamente para lo sobrenatural, esta historia hubiera sido aún más asombrosa.

 

Anoche, en mi iglesia, hablé sobre esta historia al predicar. En mi mensaje, cuando llegué a este punto (el punto acerca de planificar para lo sobrenatural), hice mención de la historia de la mujer en 2 Reyes 4. Esta mujer tenía un esposo que le sirvió al Profeta Eliseo. Su marido murió y ella quedó llena de deudas. El deudor iba a llegar y si la mujer no tenía el dinero para pagar su deuda, el deudor se llevaría a sus dos hijos para que le sirvieran como esclavos. Ella le preguntó a Eliseo qué hacer. Eliseo le preguntó que qué tenía. Mira, Dios siempre busca trabajar con lo que tienes. En el caso de Simón fueron sus redes. Para esta mujer fue una vasija con aceite. Eso era todo lo que ella tenía, así que con eso fue con lo que Dios trabajó.

El Profeta le dijo a la mujer que reuniera tantas ollas como pudiera. Él le dijo que tomara prestadas las ollas y que pidiera prestado el mayor número posible. Él le dijo: “No tomes prestadas unas pocas.” Esta mujer no sabía lo que iba a suceder, pero tenía que prepararse para lo sobrenatural. Ella hizo lo que el Profeta le ordenó hacer. Tomó tantas ollas como pudo.

 

El Profeta entonces le dijo a la mujer que se encerrase en su casa con sus muchachos, para poner todas las ollas y empezar a verter el aceite de su ÚNICA OLLA en las ollas prestadas. Esto no tenía sentido, pero lo hicieron por fe. Llenaron una olla, luego otra olla, y así, olla tras olla, sobrenaturalmente. Cada vez que sus chicos le traían otra olla, el aceite seguía fluyendo. ¡Su ÚNICA OLLA nunca se quedó sin aceite hasta que se les acabaron las ollas prestadas! El suministro no cesó hasta que la demanda cesó. Una vez más, si Simón tuviera más redes, hubiera atrapado más pescados.

 

El Profeta entonces le dijo a la mujer que vendiera el aceite y devolviera las ollas. Con el dinero que ganó con la venta del aceite pudo pagar su deuda, y le quedó tanto dinero que ella y sus hijos se mantuvieron del resto. Esto es lo que sucede cuando planeas lo sobrenatural.

 

¿Qué significa esto para ti hoy?  Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  ¿Le estás verdaderamente creyendo a Dios para lo sobrenatural? Si es así, planearás y te prepararás para que Dios haga cosas que exceden con mucho el poder, la habilidad y la fuerza humanas.

 

2.  El problema nunca radica en la provisión de Dios. Dios siempre tiene más de lo suficiente. El problema siempre radica en nuestra demanda.

 

3.  Si no tenemos ninguna demanda, no accederemos al suministro ilimitado de Dios.

 

4.  Cuando Dios está obrando, el suministro no para hasta que la demanda cese.

 

5.  Sólo estás limitado por tu capacidad de creer en Dios. Dios es un Dios sin límites, pero tú limitas Su operación en tu vida con tu capacidad de creerle.

 

6.  Cuando planeas para lo sobrenatural comienzas a hacer preparativos para que Dios haga lo que estás creyendo que Él va a hacer. Puede que no sepas cómo va a hacerlo. Puede que no sepas cuándo Su gloria se manifestará. ¡Todo lo que sabes es lo que crees y empiezas a prepararte, porque sabes que puede suceder en cualquier momento!

 

7.  Tú dime en qué “dices” que le estás creyendo a Dios. Luego te pediré pruebas de que realmente le crees. La prueba está en tu preparación. Si no te estás preparando, entonces no le estás creyendo verdaderamente y no estás listo.

 

Declaración de Fe: Padre, este es un año de Gran Victoria para mí. Tú me hablas de las cosas sobrenaturales que quieres hacer en mi vida este año. Declaro que te creo. Recibo por la fe, por adelantado, lo que quieres hacer. Como prueba de mi creencia, planeo y me preparo para Tu manifestación. Hago todo lo que tengo que hacer para prepararme para que te muevas. No quiero ser yo el que te detiene. Planeo, preparo, oro, y me posiciono para lo sobrenatural. ¡Cuando estoy listo, comienzo cada día con grandes expectativas, sabiendo que puede suceder en cualquier momento! Tu suministro es ilimitado. ¡Estoy desarrollando mi fe hasta el punto en el que mi demanda puede obtener lo que necesita de tu provisión! Declaro esto por la fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora!