0 Liked
  • October 15, 2014
  • Comments are off for this post.

Ungido Para Triunfar

Esta mañana vamos a continuar con nuestra serie, “La Gracia que es Simplemente Maravillosa” al seguir estudiando una nueva miniserie titulada “El Éxito Basado en la Gracia (Prosperidad).” Vamos a continuar con la historia de José justo desde donde nos quedamos en nuestro último mensaje. José había cruzado la ‘linea de la fe’ y decididamente había declarado que Dios le daría la interpretación de los sueños de Faraón. Faraón entonces procedió a contarle los sueños. Un sueño tenía que ver con vacas flacas y gordas, mientras que el otro tenía que ver con espigas fuertes y delgadas de trigo. El Faraón le dijo a José, “Le conté mis sueños a los magos y sabios, pero ninguno pudo decirme el significado de ellos.”

Esta era la gran oportunidad de José. Desde que lo vendieron como esclavo y fue encarcelado, José esperó 13 años por esta oportunidad. Tenía 17 años cuando sus hermanos lo traicionaron y él tenía 30 años cuando se paró frente a Faraón. El problema era que lo que el Faraón pedía era imposible. Ningún humano podría interpretar el sueño correctamente sin la intervención sobrenatural. Ni toda la preparación escolar le puede preparar para algo que va más allá de la capacidad humana. Pero la confianza de José no estaba puesta en sí mismo, en su educación (o falta de ella), o en su poder. José estaba completamente confiado y su confianza estaba puesta en Dios.

Sin vacilar ni siquiera un poco, José le dio la interpretación al Faraón, por la gracia de Dios. O dicho de otra forma, Dios proveyó la interpretación al Faraón, a través de José. José dijo, “Ambos sueños del faraón significan lo mismo. Dios le da a conocer de antemano al faraón lo que está por hacer. Las siete vacas sanas y las siete espigas robustas representan siete años de prosperidad. Las siete vacas flacas y raquíticas que salieron después, y las siete espigas resecas y marchitadas por el viento oriental representan siete años de hambre. Esto sucederá tal como lo he descrito, pues Dios ha revelado de antemano al faraón lo que está por hacer. Los próximos siete años serán un período de gran prosperidad en toda la tierra de Egipto,  pero después llegarán siete años de un hambre tan intensa que hará olvidar toda esa prosperidad de Egipto. El hambre destruirá la tierra.  La hambruna será tan grave que borrará hasta el recuerdo de los años buenos.  El haber tenido dos sueños similares significa que esos acontecimientos fueron decretados por Dios, y él hará que ocurran pronto. Por lo tanto, el faraón debería encontrar a un hombre inteligente y sabio, y ponerlo a cargo de toda la tierra de Egipto.” ( vea Gen 41:17-33)

 

¿Qué es lo que esto significa para usted hoy? Aquí tiene algunos puntos:

1.  Dios lo puede ungir para cualquier necesidad que haya.

a)  Cuando José llegó a la casa de Potifar había necesidad de una administración apropiada. Dios ungió a José, un esclavo de 17 años en ese momento, para administrar y José lo hizo excelentemente. La gracia de Dios estaba sobre José para obrar tan bien que fue ascendido a estar a cargo de toda lo que tenía Potifar.

b)  En la prisión había la necesidad de un administrador a otro nivel. En esta ocasión el administrador requeriría supervisar una locación Real. Dios ungió a José para cumplir con este rol y para hacerlo con un espíritu de excelencia. José terminó siendo encargado de toda la carcel.

c)  Mientras estaba en prisión surgió otra necesidad. En esta ocasión la necesidad era sobrenatural: alguien que interpretara los sueños del copero y del panadero. Aunque él nunca había interpretado sueños antes, Dios ungió a José para que interpretara los sueños con una exactitud divina.

d)  Por ultimo, Faraón también tenía necesidad de que le interpretaran sus sueños. Esta fue otra situación en donde se le pedía a José que hiciera algo que sobrepasaba su capacidad. La confianza de José estaba puesta en Dios. Dios ungió a José para que interpretara los sueños con confianza. Si se equivocaba, sería ejecutado. Pero si acertaba, él podía ser promovido y liberado de prisión. José aprovechó al máximo su oportunidad divina al hacer morir su yo interno y descansar en que Dios haría, a través de él, lo que por sí mismo no podría hacer naturalmente.

e)  Sin importar cuál sea la necesidad en su trabajo, en casa, con su familia, no importa. Aun si nunca ha hecho algo antes y se está aventurando en nuevo territorio, simplemente confíe en Dios. Dios puede ungirlo para que llene sus necesidades en cada situación. No porque sea usted muy bueno, sino porque Él lo es —por Su gracia y para Su gloria.

f)  La unción es la manifestación del poder y capacidad de Dios a través del hombre. Hay cosas que los humanos no podemos hacer. Somos limitados, pero Dios no tiene límites. Dios puede ungir a los humanos para hacer cosas que van más allá de su capacidad humana. Él hace esto para ayudarnos a cumplir nuestro propósito divino de manera que Él pueda ser glorificado en la tierra.

2.  Dios espera que usted obre con una confianza decidida.

a)  José (el prisionero) se plantó delante de Faraón (el rey), pero José no sonó como un prisionero cuando habló. Él habló con la convicción que viene de tener una relación con Dios. ¿Y sabe qué? Dios espera que usted también hable con una convicción similar.

b)  Yo soy testigo de la clase de confianza que usted puede tener cuando sabe que Dios está con usted. Yo rutinariamente interactúo con los más altos mandos del Ejército de los Estados Unidos, y cuando lo hago nunca me siento intimidado. ¿Por qué? Porque yo sé quien soy en Cristo. Mi relación con Dios me equipa, me permite y me llena de poder para ser usado en la tierra para la Gloria de Dios Ya que yo sé que Dios está conmigo, yo puedo ser valiente y confiado, al mismo tiempo que prudente y respetuoso. Dios puede hacer lo mismo por usted.

c)  ¡No importa ante quien se encuentre, no importa su rango o su posición, si ellos no conocen a Jesús usted tendría que rebajarse para ser como ellos!

Declaración de Fe: Padre, Te doy las gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Entre más estudio Tu gracia, más confianza tengo en Tí. Cuando me enfrento con una situación con la que sé que no puedo tratar con mi propia fuerza o poder, yo me recuerdo a mí mismo que Tú nunca me permitirás enfrentarme a algo que no puedo soportar. Así que si lo estoy enfrentando, es porque Tú ya me has dado la gracia para ello. Si es algo que va más allá de mi capacidad, yo simplemente dependo de Tí. Tú PUEDES y lo HACES: equiparme, permitirme, darme poder, y emplearme para trabajar aquí en la tierra, para Tu gloria. Yo obro con un espíritu de excelencia diariamente, porque Yo sé que Te represento. Yo trabajo arduamente por Tu gracia. Yo hago las cosas correctamente, porque son correctas y porque yo entonces las hago bien. Yo comienzo cada día sabiendo que soy una señal tuya, andante y parlante. Y como sé que siempre estás conmigo, yo nunca me siento intimidado. Tú regalo en mi vida me lleva delante de grandes hombre y cuando eso pasa, yo no me acobardo y me achico bajo la presión. Soy un embajador del Reino de Dios y me esfuerzo cada día. Estoy cubierto con la Sangre de Jesús, ungido por el Espíritu Santo para cumplir con la necesidad de cada situación, y llamado de acuerdo al propósito de Dios para mi vida. Sabiendo eso, yo comienzo este día y cada día con una confianza decidida. ¡No porque sea muy bueno, sino porque mi Dios es bueno! ¡Estoy ungido para triunfar! Yo declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

¡Esta es la Palabra de Hoy! Póngala por Obra y Mejore.