0 Liked

Viviendo Libre de la Ley

(Lee Mateo 15: 1-20)

 

Esta mañana continuamos nuestra serie, “La gracia que es simplemente Maravillosa”, continuando nuestro mini-serie titulada, “El éxito basado en la Gracia (Prosperidad)”. Hemos estado estudiando la vida del Apóstol Pedro y nuestro estudio nos ha traído ahora al Capítulo 15 de Mateo. En nuestros últimos mensajes hemos estado estudiando la actitud que los Fariseos y Maestros de la Ley tenían hacia Jesús (cuando estaban molestos con Él por no lavarse las manos antes de comer), y la actitud de Jesús hacia el Padre. Jesús amó el Padre y Él hizo todo lo que Él le encargo que hiciera. El Padre conocía el corazón de Jesús y Él sabía que era tierno hacia Él. Esto llevó a una relación íntima entre el Padre y el Hijo; una relación que NO SE BASABA en reglas externas. Cuando Pedro le preguntó a Jesús que le aclarara el regaño que Él le dio a los Fariseos, Jesús dijo: “Comer sin lavarse las manos nunca los contaminará.” En nuestro mensaje anterior compartí contigo acerca de las reglas y de los que se centran demasiado en ellas, en lugar de tener una relación con Jesús. El mensaje de gira alrededor del mismo tema.

 

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  La Ley te hizo daño. Mira estos tres versos:

(1 Corintios 15:56) El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley.

(Santiago 2:10) Porque el que cumple con toda la ley pero falla en un solo punto ya es culpable de haberla quebrantado toda.

(Romanos 3:20) Por tanto, nadie será justificado en presencia de Dios por hacer las obras que exige la ley; más bien, mediante la ley cobramos conciencia del pecado.

a) Sin la Ley no tendrías ninguna regla que romper. Es por eso que la Biblia dice que “la Ley le da el pecado su poder.”

b) Las reglas nunca podrían justificarte. Todo lo que las reglas pueden hacer es mostrarte lo equivocado que estás. La Biblia dice claramente: “mediante la Ley cobramos conciencia del pecado.

c) No te engañes pensando que eres “mayormente”bueno. Santiago dejó en claro que si se observa el 99% de la Ley, y luego se rompe una de las reglas, eres tan culpable como la persona que las rompió todas.

d) Las reglas vinieron de Dios y son santas. Son tan santas que, de hecho, ningún humano podría guardarlas. Jesús fue el único ser humano perfecto y lo hizo POR NOSOTROS.

 

 

2.  Romper la Ley conllevaba miedo a la muerte. La Biblia dice: ” Por tanto, ya que ellos son de carne y hueso, él también compartió esa naturaleza humana para anular, mediante la muerte, al que tiene el dominio de la muerte es decir, al diablo,y librar a todos los que por temor a la muerte estaban sometidos a esclavitud durante toda la vida.“(Hebreos 2: 14,15).

a) Jesús vino como un ser humano, Él vivió como un ser humano, y murió como un ser humano, para liberar a la humanidad del poder del pecado y la muerte.

b) Antes de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús, Satanás tenía el “imperio de la muerte”.

c) La gente en todo el planeta, los Cristianos y no creyentes por igual, viven sus vidas bajo la esclavitud del miedo a la muerte.

d) La gente dice, “Tengo miedo a volar”. Pero no es que tengan realmente miedo a volar, sino que tienen miedo de morir. El miedo a la muerte es lo que ha evitado que innumerables personas vivan en lo mejor que Dios tiene para sus vidas.

e) Jesús venció a la muerte para librarnos del miedo y de la esclavitud del mismo.

f) No hay necesidad de temer a la muerte. Si has Nacido de Nuevo, ya estás muerto en Cristo; esa es toda la muerte que se necesita tener.

 

3.  Jesús nos liberó de la esclavitud de la Ley.  La Biblia dice: “Entonces, ¿cuál era el propósito de la Ley? Fue añadida por causa de las transgresiones hasta que viniera la descendencia a la cual se hizo la promesa. La ley se promulgó por medio de ángeles, por conducto de un mediador.Ahora bien, no hace falta mediador si hay una sola parte, y sin embargo Dios es uno solo. Si esto es así, ¿estará la ley en contra de las promesas de Dios? ¡De ninguna manera! Si se hubiera promulgado una ley capaz de dar vida, entonces sí que la justicia se basaría en la ley. Pero la Escritura declara que todo el mundo es prisionero del pecado, para que mediante la fe en Jesucristo lo prometido se les conceda a los que creen.” (Gálatas 3: 19-22).

a) El propósito de la Ley era mostrarte que no puedes confiar en tu propia capacidad; y que pudieras asimilar que necesitas un Salvador.

b) Que llegó ese Salvador, Su nombre es Jesús, y Él te salvó de tanto pecado y la muerte.

c) Jesús cumplió la Ley por ti (Mateo 5: 17,18).

d) Ahora Dios te ve a través de Jesús – estás amparado mediante todo lo que Jesús hizo.

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Tú le diste la Ley a Moisés, escrita por Tu propia mano, en tablas de piedra. Esa Ley es una ley perfecta y santa. Los seres humanos de todas las épocas han tratado de cumplir plenamente con Tu santa Ley. Sin embargo Padre, como Tú lo sabes, somos humanos y defectuosos. Tú eres divino y perfecto. Ningún ser humano jamás podría cumplir plenamente con Tu Ley. Cada ser humano, a excepción de uno, que ha caminado alguna vez el planeta, ha roto Tu Ley. Debido a que se quebrantó Tu Ley, somos culpables y merecemos el castigo por ello. La realidad del castigo inminente ha llevado a muchos a vivir sus vidas bajo la esclavitud del miedo a la muerte. Sin embargo, hubo un ser humano perfecto. Tú enviaste a Tu Hijo Jesús para caminar en esta tierra, siendo el ser humano perfecto, y para cumplir con Tu Ley Perfecta. Jesús nunca pecó. Jesús no merecía la muerte, porque Él vivió una vida perfecta. Pero Jesús aceptó de buen grado mi castigo en mi lugar. Jesús pagó mi deuda, y Él lo pagó en su totalidad. Yo estoy en Cristo y Cristo está en mí. He Nacido de Nuevo. Estoy muerto a mí mismo, al pecado y a satanás. Ya he muerto todo lo que tenía que morir. Jesús me hizo libre del poder del pecado y del miedo a la muerte. No tengo miedo de volar, porque yo no tengo miedo de morir. Soy libre de encontrar, seguir y terminar mi propósito en la vida y yo declaro por fe que lo haré. Voy a cumplir con todo aquello para lo que vine al mundo, y lo voy a hacer por Tu gracia. Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.