0 Liked

Vivir Por Fe es una Travesía

(Lee Mateo 14: 28-31)

 

Esta mañana continuamos nuestra serie, “La gracia que es simplemente Maravillosa”, continuando nuestro mini-serie titulada, “El éxito basado en la Gracia (Prosperidad)”. Hemos estado estudiando la vida del Apóstol Pedro y nuestro estudio nos ha traído ahora al Capítulo 14 de Mateo. Durante las dos semanas anteriores hemos estado hablando sobre la famosa caminata de Pedro sobre el agua. Vamos a regresar allí hoy.

 

A estas alturas es probable que te hayas aprendido de memoria la historia. Pedro dijo:  Pedro dijo: “Señor, si eres tú, mándame que vaya a ti sobre el agua.” Jesús le dijo: “Ven“. Pedro bajó de la barca. Pedro caminó sobre el agua. Sólo dio un par de pasos. Él dejó de concentrarse en Jesús y empezó a preocuparse por el viento y las olas. Pedro comenzó a hundirse. Él entonces gritó, “¡Sálvame!” Jesús lo salvó y entonces en vez de elogiar a Pedro por caminar sobre el agua, Jesús lo reprendió por haber tenido “poca” fe. Eso es lo que pasa con Dios, vivir por la fe es una travesía. Aprender a vivir por la fe requiere de un aprendizaje constante y de ajustes constantes.

 

¿Qué significa esto para ti hoy? Aquí tienes algunos puntos.

 

1.  Si te hundes NO TIENE nada que ver con Dios. Tu hundimiento tiene todo que ver con que pierdaS tu enfoque o concentración. Pedro cambió su enfoque y se hundió. Si somos honestos, podemos decir lo mismo de nosotros.

 

2.  Vivir por fe es una travesía y en el camino vas a cometer errores. La buena noticia es que Dios no permite que tus errores te inhabiliten de tu asignación (ver Romanos 11:29).

 

3.  Si cometes un error, por lo menos estabas intentándolo. Es cierto que Pedro se hundió cuando caminó sobre el agua, pero él fue el único en salir de la barca. ¿Y tú ya has salido de tu barca?

 

4.  Puede seguir “seguro” y nunca intentar nada, o puedes aventurarte en la fe. Claro, puedes llegar a cometer un error, pero por otra parte, es posible que tengas una experiencia que cambie tu vida. Tú nunca lo sabrás a menos que lo intentes.

 

5.  Permanecer en la fe es la clave. Una vez que Pedro dejó de creer se fue directamente hacia abajo. Pero aprender a permanecer en la fe requiere práctica. A Pedro le llevó un tiempo aprender y a ti te llevará algún tiempo también. Pero nunca aprenderás a menos que lo practiques.

 

6.  Para vivir por la fe debes hacer un ajuste importante: pasar de vivir de acuerdo a este mundo, a vivir de las Palabras que recibes del cielo. No siempre es fácil. No siempre vas a hacer las cosas bien. A veces caerás de rodillas por la frustración, otras veces simplemente pedirás misericordia, pero la buena noticia es que Dios nunca va a renunciar a ti.

 

7.  Pedro cometió más errores que los demás discípulos, pero también se convirtió en el líder de la iglesia del Nuevo Testamento. Así que no te preocupes, tus errores no te han descarrilado de tu destino.

 

8.  Aprende a disfrutar de tu travesía con Cristo – con todo y errores.

 

Declaración de Fe: Padre, Te doy gracias por enseñarme acerca de Tu gracia y de mi requerimiento de vivir por fe. Tú me has llamado y mandado a caminar, vivir, orar, luchar y vencer al mundo por la fe. Cuando vine a Ti yo tenía años de aprendizaje sobre cómo vivir de acuerdo con los sistemas y formas de este mundo. Entonces yo Nací de Nuevo y tuve que aprender una nueva forma de vivir. No siempre ha sido fácil y he hecho mi porción de errores. Pero estoy aprendiendo y creciendo. Encuentro la paz de saber que nunca te darás por vencido conmigo. Tú ves más allá de mis fallas, defectos y fracasos, y eliges enfocarte en mi misión divina. Día a día me estoy acercando (por Tu gracia), a la persona que me has llamado a ser. Estoy aprendiendo a caminar y vivir por fe. Estoy aprendiendo a cambiar y a hacer ajustes del sistema y los caminos de este mundo a vivir por las palabras que me llegan desde el cielo. Yo estoy en el mundo, pero no soy del mundo. Recibo mis órdenes del cielo. Al hacerlo, creo en lo que recibo y echo mano de mi fe para hacer todo a lo que Tú me guías para que haga. ¡Puede que no sea perfecto, pero voy a experimentar el éxito basado en la gracia! Declaro esto por fe. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén.

 

¡Esta es la Palabra de Hoy! Ponla por Obra y Mejora.